Miércoles de ceniza



He ido a comprar al supermercado a una hora de esas en las que o bien te cruzas con adolescentes que van a comprar pastelillos de chocolate con decenas de conservantes y latas de refrescos, o bien con solteros y solteras que no miran el reloj para hacer la compra.

He pagado con tarjeta y le he entregado a la cajera un vale que llevaba arrugado en el bolsillo: por veinte euros de compra hoy, 27 de marzo, le regalamos una planta. Me he sentido un poco feliz por gastar justo lo que se requería y por estar también precisamente hoy, día 27, comprando en ese supermercado.

Como la vida misma. Recibes tu premio si estás en el lugar señalado dando lo que se supone que has de dar. Si no llegas a los veinte euros pierdes la planta, da igual que hayas gastado 19,90 porque entonces no sigues la regla de la promoción y no tienes derecho a nada.

La planta es pequeñita pero está muy verde, llena de vida. La he puesto en el balcón y ha comenzado a llover. A mí me ha parecido una buena señal esa lluvia, era como de agradecimiento, de bienvenida ilusionada a la nueva habitante del balcón.

Después me he quedado un ratito soplando en silencio para alejar las cenizas de este miércoles.

Banda sonora del blog

Las canciones que aparecen en el blog

Follow by Email

Sección reivindicativa

De otro planeta

Carol

La pertenencia, Gema Nieto

Seguidores

Desaparecer