A las siete de la mañana aún es de noche pero cuando llego al trabajo, casi a las ocho, ya ha amanecido y eso me parece alucinante, soy así de impresionable

Qué fatiga de comunidad autónoma. O debería decir automona, tal vez (aquí es cuando vuelvo a quitarme lectores, pero esto siempre me pasa, como cuando hablo de toros, partidos políticos o famosos que salen/entran/duermen en el armario). Me cansan mucho las etiquetas, los adjectivos despectivos, el escuchar contínuamente que los catalanes odiamos a los madrileños, o que ellos nos repudian. Me hastía infinito y ya no sé dónde esconderme para no tener que aguantar tantas estupideces. Y lo que más me entristece es cuando mezclan a los niños en toda esta locura. Como el otro día, el día de la Riada, perdón, de la Diada (aquí va un guiño que nadie entenderá, pero lo entiendo yo y me quedo tan feliz). Iba en el tren rodeada de esteladas humanas -esas banderas tan bonitas que están de moda en los balcones catalanes- y vi todo el proceso en el que una madre le pintaba la cara a su hijo (de unos diez años) con una estelada, vamos, una vulgaridad absoluta. Y el pobre crío allí aguantando el tipo, ya convertido a la doctrina nacionalista, tal vez feliz de contribuir a la causa contra el esclavismo catalán.

Me asquean todas las banderas. Y de igual forma me habría entristecido que al crío le pintaran la bandera española o la italiana. Me fatiga todo esto. Y las mentiras. Y las etiquetas. Y que me llamen facha si no soy nacionalista, y que me llamen roja por ser lesbiana. Y miles de tonterías. Que la gente sigue sin entender que las cosas no son blancas ni negras, que hay miles de matices.

A mí ahora mismo me emociona recordar que por fin he estado en Pamplona y que con ella cualquier pintxo es espectacular. Lo demás me lo puedo y quiero saltar a la torera.

Ocupat no fent res, he hagut de trobar el temps per poder perdre'l amb tu. Avisa'm quan surtis de la feina!

Mi historia se resumiría en infinitas canciones

A veces me hago formulo cuestiones muy profundas. Reconozco que me pongo bastante mística e insoportable. Y me inquieta saber si el resto de personas se hace las mismas preguntas que yo:

- ¿Cambiaría de profesión si pudiera? ¿Y de trabajo?
- ¿Volveré a teñirme el pelo de naranja?
- ¿Tendré un hijo? ¿Lo adoptaré?
- ¿Volveré a temer que me muerda un vampiro por las noches?
- ¿Aprenderé a tocar la guitarra?
- ¿Tendré una enfermedad chunga?
- ¿Me cortaré el pelo algún día en plan radical? (ya lo hice de joven)
- ¿Volveré a vivir con alguien en el futuro?
- ¿Dejaré de fumar de verdad?

Etc. 

Y así pasan los días, algunos más lentos, algunos más oscuros que otros. Suerte que soy una tipa que siempre trata de mirar hacia adelante.



Algo que tengo muy claro es que Francisco Nixon, el gigante, siempre me va a gustar. A morir.


How happy is the blameless vestal’s lot!


Subrayar, no pensar, beber mucha agua, tomar el sol, comer sano, dormir en una cama bien hecha... A eso aspiro ahora

Me han regalado esto:






Son subrayadores en forma de cápsula, muy original pero también muy práctico. Los he empezado a usar y lo hago pensando en algunos de mis quebraderos de cabeza, intentando sugestionarme para que las cápsulas me hagan efecto. Igual es el efecto placebo, no sé.

Siempre he creído que subrayar es una acción muy importante y que se ha de realizar con mucho cuidado. Si subrayas demasiado no sirve porque nada resalta en el conjunto, demasiadas cosas reclamando atención. Es como el uso de la negrita, uno de los más peligrosos por el exceso en su empleo.

He pasado mucho por la vida sin subrayar y a veces me arrepiento. No es cuestión de tener más o menos memoria -para suerte o desgracia carezco de ella- sino de fijarse en lo relevante para destacarlo de lo trivial o de lo gris.

Ahora intento -las cápsulas me van a ayudar, lo sé- subrayar sólo lo que vale la pena y no desperdiciar ni un segundo en asuntos que me hacen daño o que pueden hacerme daño. Y, por supuesto, no pensar en nada más que no sean los casos nuevos que tengo que resolver, que me parecen más complicados que nunca.

Y ahora tres recomendaciones:

Serie: ¿Qué fue de Jorge Sanz?
Todo un descubrimiento, divertidísima, de humor brutal. Hay que verla, son sólo seis capítulos de una única temporada.

Película: Esperando septiembre
Fantástica. Una opera prima muy bien hecha, con una trama original y muy bien construida. Debajo de la capa del humor se esconde un trasfondo muy amargo: el poder del dinero y cómo nos maneja a todos. Hay que verla.

Disco: Diálogos. De Buenos Aires a Granada.
Fantástico trabajo de Miguel Poveda -gigante guapo- y Rodolfo Mederos. Huele a tango y a flamenco. La voz de Poveda me enloquece.

Un post insípido para un uno de septiembre, me podía haber lucido un poco más pero no estoy nada inspirada y paso por aquí como quien se pasa a tomar una caña

Ahora anochece cada vez más temprano y eso me cabrea mucho, me pone algo nerviosa, tengo la sensación de que los días duran poco y no los aprovecho lo suficiente.

Mañana me voy a hacer un horario de esos con cada tarea de un color diferente, y voy a llenar todos los días al máximo. Me voy a apuntar al gimnasio por fin porque noto que mi cuerpo no es el de antes y para estar sana y ser una buena amante es muy importante hacer ejercicio. Y porque quemas mucho mal rollo y eso siempre sienta bien. Necesito disciplina en mi vida. Debería apuntarme a algo en plan juegos del hambre, eso sí me activaría del todo.

Un año y medio después he vuelto a entrar en Facebook. Hice una actualización musical y ya no he vuelto a entrar. Antes me hacía gracia esa red pero ahora reconozco el aburrimiento que me provoca. Soy una romántica fiel al blog, supongo que después de probar todos los medios éste es el que más ilusión me provoca siempre. Será por lo de que necesito tener espacio para expresarme y también porque siempre me han agobiado las multitudes.

Hoy he visto a mi sobrina preferida. Me ha dado un abrazo de película y casi se me saltan las lágrimas, ella sí sabe cómo abrazar, es increíble. Me pone tan feliz verla... Y más ahora que me ha dicho quién es su equipo favorito y su entrenador favorito.

Ojalá nunca me deje de abrazar, aunque sea de vez en cuando.

.................................................................................................................................................

Scarlett Johansson siempre será moderna.



31 de agosto de 2014 (siento como si se acabara el año)



Hoy he salido a la calle sólo a tirar la basura y a comprar comida. No he cocinado porque me ha dado pereza pero por la tarde me he preparado un mojito espectacular, lo cual me ha hecho sentir algo mejor, como más ama de casa responsable. Hacerte un mojito para ti sola es similar a prepararte una paella, que hay que estar muy entera para eso. Lo he conseguido. Me he fumado dos cigarrillos, estoy bastante contenta por eso a pesar de que ayer -que fue mi sábado torturado- me pasé de la raya.

Tengo una duda acerca de cómo hacer correctamente la cama. No sé cuál es la posición correcta de la sábana, mi madre me enseñó que la sábana se ha de poner con el dibujo hacia abajo para que el embozo (RAE: doblez de la sábana de la cama por la parte que toca al rostro) se vea al doblarlo y quede bonito. A mí, sinceramente, siempre me pareció una manera muy absurda de colocar la sábana: sacrificas todo el dibujo sólo para que se vea el embozo, no sé si me explico. El otro día decidí hacerlo al revés: poner la sábana del lado del dibujo de forma que el embozo quede con el dibujo cara abajo. Me parece mejor que se vea toda la sábana completa sobre la cama.

Para variar, la cuestión de las sábanas me ha hecho reflexionar acerca de otros temas. No sé, es como si a veces sacrificáramos el lado bello de algunas cosas simplemente para que lo más visible se pueda lucir. Creo que es una teoría complicada de explicar, a veces trato de escribir aquí para verbalizar lo que siento o pienso y así no perderlo aunque al final acabo olvidando la mayoría de las teorías.

Me gusta mucho Richi (Ricardo Vicente). Quería poner otra canción pero no la ha encontrado así que he elegido ésta, que me parece muy buena; es realmente conmovedor eso de "aviso que voy a quererte demasiado, aviso por si luego tú te asustas y te crees que he exagerado". Creo que yo no saldría corriendo.

Banda sonora del blog

Las canciones que aparecen en el blog

Follow by Email

Sección reivindicativa

Seguidores

Desaparecer