El último post de un año en el que he escrito poquísimo y ello me hace sentir un poco mal, aunque no tanto como para doblarme y cerrarme como una caja

Como cada año trato de escribir algo más o menos inspirado en el último momento pero no lo consigo y al final decido elegir una canción para compartirla.



Hay luz en la casa del fabricante de alas de mariposa.
Cada día que pasa allí se cumple un año.
¿Dónde guardarás tantos regalos?


Hace insectos pendientes, para niñas buenas
también fabrica alas a medida.
Hay niños que cantan con las dos manos
recién, recién cortadas.


La luna no brillará hoy,
un niño se perderá hoy,
un niño partido en dos.

Has tenido en vida tanto afecto y tanto amor,
que acabarás en casa disecado como yo.
Alas como manos, tu belleza se acabó,
volando sobre el campo causaras admiración.

Hay luz en la casa del fabricante de alas de mariposa.
Ahora está eligiendo algunos colores
que hagan juego con tu cara.

Has tenido en vida tanto afecto y tanto amor,
que acabarás en casa disecado como yo.
Alas como manos, tu belleza se acabó,
volando sobre el campo causaras admiración.



Salud, amor y toda la felicidad del mundo para vosotros.

Los antojos que se materializan son peligrosos como lápices afilados que se te clavan al escribir vocales


En Rock 'n' Roll Suicide David Bowie se desgañita tratando de animar a alguien, probablemente a un tipo que se debate entre el suicidio y el alcoholismo.
Si pego un repaso a todos los proyectos que comencé para luego abandonar realmente tengo que sentarme para no perder la cabeza del cabreo. Listas de música, listas de relatos, de poemas, de fotos, de ropas, de cócteles… Listas que jamás se cierran, que se quedan indefinidamente olvidadas, como los astronautas que aún siguen dando vueltas por el espacio.
Tenéis que volver a ver – o descubrir- 2001, una odisea espacial. Es tan indie, tan espacial… Me acordé de muchos de vosotros, lectores, al verla porque pensé que a muchos os debía de gustar.
Es curioso el mundo blog, me sigue sorprendiendo después de tantos años. Sé perfectamente que si volviera a sentirme sola de nuevo sería uno de mis salvavidas.
Adoro esta versión de Poupée de cire, poupée de son.
El antojo de este domingo podría ser tener un grupo como ellos y cantar temas en italiano para lograr hacer llorar a los que se sienten felices…

Una agenda equivocada no puede torcer un año porque no es ni un huracán ni una inundación



Me encanta Come to me, de Björk. Hipnótica y con una letra sencilla pero que no dice nada más aparte de lo necesario. La versión acústica de la MTV no está mal pero la original es más acuática todavía.

Mi pequeño drama de hoy es que me he comprado una agenda Moleskine (como cada año) y me he equivocado de modelo. Las semanas no son horizontales -como creía- sino verticales, lo cual dificulta mucho la escritura porque apenas hay espacio y voy a tener que adaptar mi caligrafía a un espacio realmente diminuto.

Me pregunto si este error me va a traer mala suerte para el 2013 y me inquieta. ¿Podré seguir haciendo mis anotaciones de detective en esas columnas ridículas?






Tengo que intentarlo porque comprar otra nueva me parece una opción de tipa cobarde que abandona si algo no le sale bien. Hay que encajar los errores. Siempre.



Quiero seguir siendo la misma, siempre.


Hace más de diez años impartía unas clases de publicidad. Siempre analizábamos espots en aquellas sesiones: la idea inicial, los recursos audiovisuales, los personajes, etc. Recuerdo que iba a clase cargada con cintas de vídeo en las que tenía grabados los ejemplos para visionar en clase. Era un trabajo bastante laborioso porque me requería pasar horas frente a la tele esperando a que pusieran los ejemplos que me interesaba grabar. Además, debía demostrar una puntería increíble tanto para iniciar la grabación como para detenerla. Todo ello sin olvidar lo desgastadas que terminaban las cintas tras tantos visionados…
Uno de los ejemplos que más me gustaban es el que he insertado más arriba. No he olvidado que sentía el alma estrujada cada vez que lo ponía. La carrera, la Sarabande de Haendel, los impactos, la velocidad, la destrucción de los muros, como si todos los elementos se dirigieran a mí.
Ya no imparto esas clases así que hasta hoy no había vuelto a ver el anuncio.
Me ha parecido una metáfora de lo que siento durante estos días apocalípticos y, cómo no, de final de año. La carrera vital en la que sólo has de mirar hacia delante porque sólo existe eso: el futuro. Y para llegar a ese futuro se han de romper muchas puertas, derribar muchos muros con el cuerpo, sin armas, y sin llorar. Dejando atrás cualquier debilidad.
Acabar el año con certezas.
Cada vez me gustan más las óperas de Wagner.

Banda sonora del blog

Las canciones que aparecen en el blog

Follow by Email

Sección reivindicativa

De otro planeta

Carol

La pertenencia, Gema Nieto

Seguidores

Desaparecer