Semillas negras que se vuelven pequeñas, invisibles y lejanas

-->

Voy todos los días a rehabilitación. Un problema de rodillas de nombre difícil de recordar y que me ha vuelto a los diez años, como una ex que regresa aporreando tu puerta un viernes por la noche.
No lo negaré, me deprimen esas sesiones rodeada de la tercera edad, aunque sea gente maravillosa y auténtica que no deja de hablar ni un segundo. En realidad, creo que son afortunados de estar allí haciendo ejercicios para que los huesos no se les derritan aún más. La suerte de estar vivo, en definitiva.
Cada mañana me pongo un chándal negro Adidas y una cazadora raída de polipiel negra. Me miro en el espejo y pienso que si estuviera en NY sería moderna pero aquí, en esta ciudad, soy la chunga del primero segunda.
Mañana me hacen una radiografía. Tengo la creencia estúpida de que con cada radiografía te roban algo de alma. Pensamiento absurdo, o vagabundo, que diría Leonor (la Leonor de antes, la que nos gustaba tanto).
(Pausa. Me pongo Semilla negra y me fumo el segundo cigarrillo del día).
Qué maravilla.
Con la crisis y la economía nos hemos olvidado del amor. De las penas románticas, de las cartas a las tres de la mañana, de las ojeras, de los perrillos que te miran en los escaparates de las tiendas de animales, de los novios que trabajan en el turno de noche, en la cadena de montaje. De todo eso nos hemos olvidado.
Pienso en toda la gente que aprecio y que sufre por amor. Por semillas negras. Y me duele lo que a ellos les duele. Y se me pone un nudo porque yo también pasé por eso, todos hemos pasado, o pasaremos de nuevo. No lo sé.
Empiezas hablando de rodillas y terminas con los dramas de amor.
……………………………………………….
Cuando nos conocimos, Marlango estaba en su mejor momento y nosotras en nuestro peor con nuestras sombras.
Ahora fumo y bebo cerveza con limón (cuánto glamour) mientras tú planeas tus cosas en otra habitación que se mantiene en un mundo aparte pero que sé que no tardaré más de tres segundos en alcanzar.
Y me parece un milagro si lo pienso.
Te vi llorar en el cumpleaños de Ronaldo.
Pareces perdida, no puedes, no, disimularlo.
Menudo error, te las prometías tan felices,
y en vez de recibirlos, tendrás que devolver regalos.

Conténtate con ser feliz

al lado de un buen muchacho.

Adiós a los días de fiesta, a los telediarios y a las caracolas.

Adiós a las ruedas de prensa, los falsos robados y las amazonas.
Adiós a los trajes de baño, los viajes pagados, los sitios de moda.
No habrá más copas de yate, tirar las botellas, dormir a deshoras.

No llores más, la vida está bien si no te rindes.

Sé que eres más fuerte que el delantero más notable.
Me llamo Fran y quiero que todo el mundo se haga rico,
para pasar junto a ti un verano interminable en Tarifa.

Anúnciate en el periódico,

podrás estar siempre a mi lado.

Adiós a los días de fiesta, a los telediarios y a las caracolas.

Adiós a las ruedas de prensa, los falsos robados y las amazonas.
Adiós a los trajes de baño, los viajes pagados, los sitios de moda.
No habrá más copas de yate, tirar las botellas, dormir a deshoras.

Banda sonora del blog

Las canciones que aparecen en el blog

Follow by Email

Sección reivindicativa

De otro planeta

Carol

La pertenencia, Gema Nieto

Seguidores

Desaparecer