No me echo de menos, no me he vuelto invisible, tan sólo estoy recuperando las letras de mi segundo apellido



Las 17:40 aproximadamente,
caminando por mi calle
desde el final de mi propia calle
hasta casi el inicio de mi propia calle,
fijándome en la polisemia
del verbo y del sustantivo
como quien repara en un chiste malo.

Poco puede afectarme el recorte del sueldo
el del sueño
o el del precio del atún en conserva
si has parado tu coche
y me has subido como si fuera
una chica desconocida para ti.

Ha faltado un poco más de intensidad solar
para que fuera verano
en nuestra calle
pero nos hemos atrevido a estrenar
el pitillo con cerveza en nuestro rincón balcón.

No hay que olvidarse de las cosas sencillas
ni de nuestros nombres reales
o de que me encanta Bad kids
aunque sea una cancioncilla fácil.

Me imagino con mi grupo cantándotela
en un pueblo minúsculo del norte de Inglaterra
(de pequeña le decía a todo el mundo que era inglesa
y dibujaba la bandera británica hasta la saciedad)
y al final del concierto me vendrías a buscar
y volveríamos
como siempre
al final de nuestra propia calle.

Banda sonora del blog

Las canciones que aparecen en el blog

Follow by Email

Sección reivindicativa

De otro planeta

Carol

La pertenencia, Gema Nieto

Seguidores

Desaparecer