And I remember quiet evenings trembling close to you...



Operator, number, please: it's been so many years
Will she remember my old voice while I fight the tears?
Hello, hello there, is this Martha? this is old Tom Frost,
And I am calling long distance, don't worry 'bout the cost.
'Cause it's been forty years or more, now Martha please recall,
Meet me out for coffee, where we'll talk about it all.

And those were the days of roses, poetry and prose
And Martha all I had was you and all you had was me.
There was no tomorrows, we'd packed away our sorrows
And we saved them for a rainy day.

And I feel so much older now, and you're much older too,
How's your husband? and how's the kids? you know that I got married too?
Luck that you found someone to make you feel secure,
'Cause we were all so young and foolish, now we are mature.

And those were the days of roses, poetry and prose
And Martha all I had was you and all you had was me.
There was no tomorrows, we'd packed away our sorrows
And we saved them for a rainy day.

And I was always so impulsive, I guess that I still am,
And all that really mattered then was that I was a man.
I guess that our being together was never meant to be.
And Martha, Martha, I love you can't you see?

And those were the days of roses, poetry and prose
And Martha all I had was you and all you had was me.
There was no tomorrows, we'd packed away our sorrows
And we saved them for a rainy day.

And I remember quiet evenings trembling close to you...

"Con tu gabardina gris pareces mucho más alta", es una pista importante para no perder


He descubierto una canción maravillosa, de melodía sencilla, de letra clara y sin dudas ni sentidos crípticos. Trasteando en Facebook la he hallado en el de mi revista favorita, Iguazú. Me he emocionado al pensar en Nuria y en su guapa. En lo poco que nos vemos pero en lo mucho que deseo que estén bien y sean felices.
Y cierro el inciso cursi pero a veces me pasan estas cosas. Que doy gracias por el genial descubrimiento. Últimamente, me alimento de canciones que repito y repito hasta que casi se me desgastan.
……………………………………………………………………………….
Esta tarde ella estaba cantando y he pensado que podría volverme a enamorar sólo con su voz. Suena raro pero era como si ella no estuviera en la habitación de grabar, como si fuera otra chica, diferente, una desconocida seductoramente conocida. Entonces he puesto la canción porque la ha asociado al momento y ya está. He vuelto a ser Carol, me he sentido bien fumándome un cigarrillo a solas mientras ella se secaba el pelo. También he pensado en mi madre y me han venido ganas de llorar, sólo unas lagrimillas, porque la quiero y veces la quiero menos y eso me pone triste. Luego recapacito y comprendo que no soy mala, sólo que a veces las situaciones son algo complicadas y me faltan recursos o por lo menos yo no sé encontrarlos en el momento justo.
Trago agua y sigo.
También he pensado en mi pelo salvaje, en el tiempo que hace que no me lo tiño. Y en lo poco interesante que debe de resultar este post.
En realidad sí hay algo importante en lo que acabo de escribir. Para mí sí lo es. Ese volver a ser Carol, aunque sea intermitentemente. Creer en uno mismo debería ser algo obligatorio, no te deberían dejar pasar de curso sin escribirlo cien veces seguidas.
De pequeña no era demasiado buena persona.

Obsesionarse por una canción es muy de detectives pero no pienso obsesionarme por una obsesión que no hace daño a nadie, ni siquiera a mí misma


Para mí ha sido un día más, para una compañera ha sido un día de mierda.
Yo no sabía que existía un comité de la muerte en uno de los sitios que trabajo (recuérdese que soy autónoma, una nómada de los puestos de empleo) y hoy he tenido la oportunidad de ver sus sombras moverse por los despachos.
Cada vez que esos tipos entran por la puerta nos ponemos a temblar.
He comprendido la magnitud de la tragedia en ese mismo instante.
Unos minutos después, la llamaban al despacho. Se ha girado y nos ha lanzado un adiós como el que sabe de su inminente ejecución.
Yo me tenía que ir, después me han confirmado su despido. Así, de repente, sin avisar y sin ponerle una red para que la caída fuera más leve.
Se me ha puesto un nudo en la garganta. Nunca había sido testigo de un despido fulminante.
¿Quién despide a los que despiden?
..............................................................
La canción es perfecta.

El que no se haya sentido algo psicópata alguna vez que deje de leer este post



Limpiando un mueble, se resbaló una botella de tinto y dejó el suelo teñido de un rojo que hería la vista. El exceso de botellas en el armarito de madera tuvo la culpa; si hubiéramos sido menos alcohólicas, todas las piezas habrían estado en su sitio correcto, no apiladas, y se habrían mantenido intactas.
Me pasé media mañana limpiando los restos del crimen. Mientras, pensaba en cómo se debe sentir un asesino; recordé Volver, de Almodóvar, cuando Penélope limpia la sangre de su marido muerto en la cocina. Magníficos los planos del mocho escurriendo la sangre en el cubo y los del papel de cocina empapándose.
No sé si llegado el momento sería capaz de matar a alguien. De pensamiento sí, claro, lo he tramado muchas veces: con veneno o con puñal, nunca con revólver porque me sería muy difícil conseguir uno.
Aunque ahora que lo pienso -bien serena, con sólo un gin tonic en el cuerpo- no necesito nada más que una mala mirada para eliminar a cualquier enemigo. Hay que darse el placer de vez en cuando de sentirse poderosa y alta.
………………………………………………….
Qué comunidad autónoma más pesada y repetitiva la mía. Los dioses aquí son el Barça, TV3, Bruce Springsteen y Josep Guardiola. Cada vez lo soporto menos, ojalá perteneciera a otra comunidad más salá como la madrileña o la balear. Por suerte, mi sangre andaluza compensa toda esta necedad y así me siento capaz de capear las tonterías que leo/veo/oigo contínuamente.
Jamás he sido futbolera, pero ahora deseo con todas mis ganas que el Real Madrid gane la liga, aunque en el fondo me importe un pimiento.
Adoro la imperfección de Mourinho. Un tipo extraño, lunático e impulsivo.

post en directo y sin respirar



conducía hacia londres y no me di cuenta de que el coche se me iba directamente al mar pero no es que fuera drogada ni bebida ni nada de eso es sólo que llevaba una pistola en la guantera y un tatuaje recién hecho aún sangrándome en el hombro derecho algo así como una espiral amarilla y azul que me hice el mismo día que la gitana me abandonó en barcelona porque se había encaprichado de otra tipa algo más alta y con más tetas así que lo único que podía hacer aquel maldito viernes de octubre era conducir a londres con todas mis fuerzas tratando de que la gasoina se me alargara tanto que me permitiera no parar jamás incluso más allá de londres o lo mismo podría tal vez llegar hasta liverpool para seguir la voz de john lennon que seguro que estaría allí esperándome como otro de mis ángeles de la guarda como mis queridos pixies


que son lo mejor de la música porque gracias a ellos sigo gritando y saltando cuando me quedo sola en casa y entonces no importa que tenga ya casi cuarenta años o treinta y pico tirando a cuarenta porque lo que realmente importa es que no seas una cateta y que aún te quede bien la ropa del berska o cómo diablos se escriba que tú ya te encargas de intentar parecerte a las tipas que salen en el sartorialist a pesar de que haya personas envidiosas que te miran mal juas cómo te vas a reír tú de ellas cuando sepan que ahora vuelves a ser feliz y que duermes por las noches y que hey te sigue pareciendo una canción para enrrollarte con tu chica porque siempre será la canción más sensual de los pixies


me voy a respirar

Banda sonora del blog

Las canciones que aparecen en el blog

Follow by Email

Sección reivindicativa

De otro planeta

Carol

La pertenencia, Gema Nieto

Seguidores

Desaparecer