2012

Que llegue el 2012 y se lleve toda la basura del 2011, como cuando limpian la playa los equipos por la mañana.

A todos los que, desde cerca y desde lejos, habéis estado por aquí. Un año más, gracias.

Que tengáis lo mejor en este año y que sepáis valorarlo para no perderlo.

Un abrazo.

Lídia y Sílvia, o cuando uno más uno no suma dos, sino uno más uno


Sílvia Comes y Lídia Pujol grabaron tan sólo dos discos juntas. Dos trabajos perfectos, brillantes, deslumbrantes. Y después se separaron. Nunca volvieron a aparecer juntas, ninguna alusión a su pasado musical, ninguna otra colaboración.
Silencio absoluto. Como si jamás hubieran tocado juntas.

Tuve la suerte de verlas en directo una sola vez y aquello era tan perfecto que dolía.

Nadie sabe qué pasó entre ellas realmente. ¿Realmente importa? Recuerdo que investigué para saber qué había sucedido, busqué pistas, comentarios de ellas, recuerdos... No hallé nada.
Como cuando se asesina a alguien y limpias tan bien la sangre que nunca pasó. Tan sólo en tu memoria.

Me sigue apenando saber que jamás volverán a cantar juntas.

Supongo que me pone triste porque son como el símbolo de algo hermoso, de algo que funcionaba de una manera tan perfecta... De todo aquello que tiene una conexión absoluta y bella pero que, un día cualquiera, se termina. 

Cuando algo es tan grande como lo que ellas crearon parece una injusticia que se rompa.

Tal vez no deberíamos preocuparnos ni angustiarnos por todo lo que se pierde sino aceptarlo como una puerta a otra etapa.

Ahora ellas son otras. Cantan de otro modo, escriben otras letras. Aunque sus voces ya no se acoplan juntas.

Acoplarse es un verbo preciso. Acabo de caer en ello.
Y quedan las canciones, las letras, las adaptaciones de Gil de Biedma, de Cernuda, de tantos...

Pretendía escribir un post divulgativo pero de nuevo me he ido por la tangente. En fin.
Aquí hay algunas canciones, ni están todas ni son las mejores pero es lo único que he encontrado.

Querido Ike


Querido Ike,

Esta mañana nos hemos despertado con la brutal noticia de tu ausencia. Hemos llorado abrazadas, sin ser conscientes de que te estabas yendo hacía tiempo. Planeábamos ir a verte a tu isla pero más adelante, cuando estuvieras recuperado y tuvieras más fuerzas. A mí me hacía ilusión conocerte en persona, te admiro muchísimo, siempre he pensado que eres un tipo grande, muy grande, una buena persona, dulce, amable siempre, detallista, un buen amigo.

Alguna vez pensé escribirte un correo, no sé, contarte cuatro tonterías, simplemente para poderte acompañar un ratito. No lo hice, no entiendo porqué no lo hice.
Me da mucha pena. Lo único que podía hacer es escribirte esta carta. No te pongas triste, ya sé que ves que estoy llorando. Ojalá te hubiera podido conocer, ojalá pudiéramos rebobinar la historia e ir volando a verte, para darte un abrazo inmenso.

Me siento incapaz de escribirte nada más. Nunca te olvidaré. No olvidaré tus preciosas ilustraciones, ni tu sentido del humor, ni tu persona.
Que tengas un buen viaje, amigo. Y que siempre te sientas arropado allá donde estés. Jamás te olvidaremos.

Siempre pensaremos en ti en presente.


Banda sonora del blog

Las canciones que aparecen en el blog

Follow by Email

Sección reivindicativa

De otro planeta

Carol

La pertenencia, Gema Nieto

Seguidores

Desaparecer