El futuro es como un cajón de cartón comprado en Ikea



La Nochevieja de hace diecinueve años.
Todos los cubatas imaginarios que me tomé.
Los zapatos que no me pongo aunque estén nuevos.
Mi anillo de plata roto por detrás.

Alguien me explicó la historia
De un pescador que se había disparado
Al corazón
Porque no había logrado
Alcanzar ni un solo pez
La mañana después de su boda.
Su esposa no lo soportó
Y se fue a pescar
Sola
Sin red, sin botas, sin barca.
Sin avisar a nadie.
La hijita no lo comprendió
Y se durmió llorando
Bajo las sábanas de su abuela.
Estaba sola
Sin comer, sin abrir la puerta, sin hablar.

A veces me miro en el espejo
-Como todos, como todas-
Y sigue pareciéndome un fraude
Lo de maquillarse las ojeras.
Después se me olvida cuando
Siento que respiro
Y que sé lavar ropa a mano.

El uno de enero subirán los transportes,
La luz, el tabaco y los unicornios.
Nos prohibirán estornudar
En los pasos de cebra
Y marcar números de teléfono
De ex amantes los lunes por la tarde.

El dos de enero
Volveremos a estar contentos
Sin motivo alguno
Y por todos los motivos imaginarios
De nuestra lista de deseos imaginarios
Que se incumplen de forma imaginaria.

El tres de enero una madre le confesará
A su hija
Que lo único que le importa es saberla feliz
Sin conocer cómos, ni cuándos, ni quiénes.

Intuyo que ese día del año
Ya estaré sentada
Mirando algún tejado
En reconstrucción
O buscando alguna pista
Que me salve el pecho
De toses invisibles.

Miro la foto que saqué
De la bandeja con cincuenta canelones
Que cocinó mi madre.
Odio fotografiar ciertas imágenes
Pero a veces me supera la parte
Extraña y perfecta
Y entonces sólo puedo beberme dos vasos
De agua seguidos
Y reírme de mis tonterías.


War is over if you want it.

Despedir el año de manera dulce en lugar de a balazos



La canción es porque adoro a los Housemartins y creo que este tema expresa lo que ahora mismo siento pero no sé poner por escrito.

Sería algo así como la voluntad de que en este 2011 pueda hacer las cosas a capella, sin adornos innecesarios, sin fachadas, con sinceridad y con buenos deseos. No sé, una vez más escribo en directo así que no repaso lo que tecleo.

Por un 2011 a capella ;)

Fue aquella gitana que nos leyó el porvenir, dijo "uno es el asesino y el otro el que va a morir"



—¿Te echo las cartas, guapa?

Me lo dice una gitanilla que no debe de tener más de diecisiete años. Su amiguilla paya está sentada al lado de ella, escribiendo mensajes en el móvil.

Le sonrío desde lejos y niego con la cabeza sin dejar de caminar.

No quiero que me tiren las cartas, ni que me lean la palma de la mano, ni mirar predicciones para el 2011 en YouTube.

Lo que tenga que suceder, sucederá.

Suicidasbook



El miércoles 13 de septiembre de 1995 comencé un proyecto en una libreta forrada de terciopelo naranja. Escrita con tinta negra, completada con fotos de diario pegadas en las hojas, llena de recortes de revistas y de páginas de libreta repletas de notas.

En una de las notas escribí esto acerca de Kostas Karyotakis (probablemente, lo copié de algún diario de aquella época, recordemos que no disponíamos de Internet):

En Preveza –región campestre- se arroja al Mediterráneo. Tras horas, su cuerpo vuelve a tierra con vida. Se va a casa, descansa, desayuna, viste su mejor traje y compra una pistola. Se va a la terraza de un bar – “El Jardín Celestial”-, toma café y fuma un cigarrillo tras otro. Escribe una nota que le encontrarán en un bolsillo:

“Aconsejo a cuantos sepan nadar que no intenten jamás suicidarse tirándose al mar. Durante diez horas me estuve peleando con las olas. Tragué una enormidad de agua y, sin saber cómo, de vez en cuando subía a la superficie. Seguramente alguna vez, cuando tenga oportunidad, escribiré las impresiones de un ahogado.”

Hacia las cinco de la tarde, tras dar un paseo por la playa, se tiende al pie de un eucalipto y se dispara al corazón. Con treinta y un años.


Nos place anunciar el nacimiento de una página más de Facebook:

Sucidasbook

Y de su correspondiente banda sonora:

Suicidasbookmusic


Esperamos que os guste.

Ya te echo de menos (post en directo vía móvil)

No soy la del anuncio de Dior,
No tengo brazos atléticos
De cuarentona repelá
Ni me quedo sola
En la pista de baile.

Esta noche
Me he pintarrajeado como
Una puerta que se abre
Para que entre el aire fresco.

Menudo poemilla,
Mi amor.
Menudas palabras te envío
Para que a 22 km sonrías
Y me veas en las palmas
De tus manos.

Enorme el silencio
Sin ti,
Novia morena,
Que tanto te extraño ya
Que me dedico
A escabullirme
De mi trono de reina.

Quiero volver a casa
Y que nos besemos
Como dos salvajes
Sin domesticar.

(Poemilla muy malo pero escrito con muy buena intención. Es lo que pasa cuando tienes un rato libre y piensas...)

Catálogo de novias imaginarias (parte II)



Nos conocimos en clase de latín. Ella vestía siempre de negro y era pelirroja. Me dio un único beso después del examen de recuperación, era la última convocatoria.

Yo aprobé pero ella suspendió. A partir de ese día se dedicó a tontear con todos los chicos de la Facultad delante de mis propias narices.

La última vez que la vi salía por la tele, en un anuncio de ensaladas.

Mañana es Nochebuena, aunque aquí en Catalunya no exista



Esta mañana he recibido una carta —sí, los detectives tenemos la suerte de recibir cartas de las que se envían con sello y sobre— en la que una tal Sofía H. me preguntaba acerca del significado de la expresión dar sentencia de cruz. Por lo visto, ha encontrado la frase en una carta que le ha descubierto a su marido en el bolsillo de la americana (anda que no es típica esta escena). Escrita a mano con tinta verde. Una mujer, seguro.

Me he puesto a investigar en seguida y sólo he podido seguir la pista de la copla que, por cierto, tanto me llega:

¿Por que yo tengo la corazoná
de que vas a darme sentencia de cruz?


Asimismo, en la cronología del Jueves Santo y Viernes Santo también aparece el concepto:

Sentencia final, Ecce homo, nuevo interrogatorio secreto, Ecce Rex vester, Pilato se lava las manos, sentencia de cruz, vía dolorosa, el cireneo, las hijas de Jerusalén.

………………………………………………

Poco que investigar cuando faltan datos. No obstante, voy a escribirle una carta a Sofía H. y le voy a contar mi teoría acerca de la expresión: la zorra que ama a su marido lo va a dejar así que podrá alegrarse.

Catálogo de novias imaginarias (parte I)



Poseía la guitarra más nerviosa de toda la ciudad. Era rubia y tenía los ojos blindados a otras rubias así que yo, teñida de castaña por aquella época, pude acercarme a sus pestañas sin mucha dificultad.

Su sms de las 23:59 h del 2 de noviembre de 2005 fue decisivo: no tardes, te estoy esperando fuera y me estoy helando.

A partir de ahí la velocidad media de mensajes fue de uno cada cuarto de hora, las veinticuatro horas del día. Cinco meses que tuvieron la intensidad de cinco años.

Evidentemente, me vi forzada a hacer horas extra para poder pagar las facturas del móvil.

Yo trabajaba de dependienta en un lugar del que apenas me acuerdo ahora.

Pequeño poemilla en directo para ser leído en cuarenta y cinco segundos

Y qué si me gusta Moulin Rouge
Como a una bandida los trabucos.
Y qué si dejo de fumar cada dos por tres
Mientras camino hacia el estanco.

Fui al Zara y salí
Con uno de esos pantalones deportivos
De estar por casa.
Los acabo de estrenar y
Parezco una capulla con ellos.

Llorar mientras suena
C… w… m…
Es tal vez de cobardes
Pero prefiero eso
A escupirme en las manos
Antes de golpear el techo.

Ya no soy la chica
De los ojos de canica.
Soy algo peor,
Algo mejor.
Soy.

Me arrepiento de muchas listas
Siempre que termina el año,
Me borro de algunas fotos
En las que el paisaje
Me supera.

Los bolígrafos existen
Para ser gastados
No para que se te sequen
En el bolso y en las ideas
Que olvidas.

Joder, que este año
No vuelva a tropezar conmigo misma
Y que ninguna moto en ninguna isla
Nos impida
Desperdiciar ni un solo día de sol.

¿Dónde está el doctor Mierzwiak?

Han cerrado el bar donde solíamos
Cenar bocatas los viernes por la noche.
Nos hemos quedado como huérfanos
De pan y lomo con pimientos.

Sigo sin saber francés
Así que no puedo comprender
Ni un verso de las canciones que te gustaban.

Ya me pasó una vez
Y no quise pintarme las uñas
Para no destacar demasiado.
Era octubre,
Hacía calor,
Ni siquiera me quité las botas
Para llegar a lo más alto.

Un coche más un abrigo
Era igual a un refugio.
Un cedé prestado menos un mensaje de móvil
Era igual a un dolor en los ojos.

Los conflictos,
Las madrugadas de engaños,
Las nochebuenas en un local húmedo y vacío,
Mis pantalones cayendo
Y una boca.

Las bandas sonoras descartadas
Cuando me despertaba cada dos horas
Cada noche de cada día
De cada mes de ese año.

Y al fin,
Comprender que lo perdí todo
Por guardar silencio.

¿Quién eras?

"Se cayeron las estatuas/al abrirse la gran puerta" me parece uno de los versos más enigmáticos que he leído en mi vida



No solloces. Silencio,
que no nos sientan.


(El post lo he redactado así, a lo bruto, en diez minutos, pero es que tenía que ser hoy. Se lo debo, gracias a este disco existen muchos de los posts de este blog, así que ha sido una gran inspiración).

Es uno de los mejores discos que he tenido en mis manos. Creo que es del 96 o del 97, no lo recuerdo bien pero es de esos discos de milagro: todas las canciones son buenas.

Es cósmico, es brutal, es desgarrado, es de lágrima, es granaíno, es flamenco, es psicodelia... es todo y más. Es un disco tan moderno que incluso ahora, en el 2010, me parece del futuro, de otro espacio, de otros seres. Yo no soy crítica musical así que lo único que se me ocurre es decir que a mí se me pone la piel de gallina al escuchar el primer tema, Omega (poema para los muertos).

Joder, es que es tan bueno... que se me encoge el corazón. Si alguien no lo conoce, por favor, que se lo ponga y lo escuche a solas, sin nadie a su lado, y a medio oscuras.

Tremendo.

Por favor, conocedlo, recuperadlo, compartidlo, estrujadlo y lloradlo. Omega está en Spotify, razón de más.

Lorca lo escribió, Morente y Lagartija Nick (genios ambos) hicieron el resto:

Como la noche es interminable
cuando se apoya en los enfermos
si cada aldea tuviera una sirena
mi corazón tendría
la forma de un zapato
Aqueos los golpes
aqueos por Dios
que se le arrancan de fatiga
las alas a mi corazón.
Las hierbas.


Yo me cortaré la mano derecha.
Espera.
Las hierbas.
Tengo un guante de mercurio
y otro de seda.
Espera.
¡Las hierbas!

No solloces. Silencio,
que no nos sientan.
Espera.
¡Las hierbas!
Se cayeron las estatuas
al abrirse la gran puerta
¡¡Las hierbaaas!!


Tú vienes vendiendo flores,
las tuyas son amarillas,
las mías de tos colores.

Ella hacía pesas; yo, me limito a los pasos



Hace varios días que me molesta el ojo izquierdo. Es esa sensación de cuando se te mete una pestaña y la sientes ahí, incomodándote todo el rato.

Pero en mi ojo no hay nada. Sólo venillas y miopía de cuando era una cría, que se quedó conmigo para siempre.

Sigo.

El inventario del día de hoy me parece fantástico:

1. Despertarse.
2. Retozar en la cama en plan cachorro.
3. Desayunar.
4. Comprar comida.
5. Cocinar la comida que se ha comprado.
6. Poner una lavadora de ropa negra.
7. Practicar Taekwondo.
8. Poner una secadora.
9. [Privado, ♦♦]
10. Preparar la cena.
11. Ver una peli.
12. Escribir este post.
13. Tomar un par de chupitos de Baileys y un piti.
14. Lavarme los dientes.

Omito muchas acciones porque son poco relevantes y porque las elipsis son necesarias tanto en la escritura, como en el cine, como en los sábados.

La vida, sin elipsis, sería insoportable.

Esta noche he descubierto que en las cadenas de televisión locales –sí, esas pequeñitas que siempre te preguntas si alguien realmente les presta atención- ponen películas muy buenas. Y sin publicidad, que prepararte la cena se convierte en una frenética carrera comedor-cocina con todos los cachivaches necesarios.

Sigo con la pestaña imaginaria en el ojo. A veces hay cosas que nos inquietan a pesar de que son invisibles.

Se reedita "De otro planeta", la primera antología de blogs española



¿De otro planeta?. Miradas cotidianas desde el Universo Blog fue el primer libro colectivo de blogs publicado en España, en abril de 2006, y reunió extractos de 34 blogs escritos por lesbianas entre 2003 y 2006. Por aquel entonces, supuso una pequeña revolución de lo que se empezaba a llamar la “bollosfera”, al mismo tiempo que trascendió más allá del ambiente y llegó incluso a ser presentado en la Fnac Callao de Madrid junto a la premio Pulitzer Maureen Dowd.

(Extracto del blog de la editora, Nuria Rita Sebastián)

Motivos para comprar el libro o hacer un donativo:

1. Que es divertido.
2. Que está escrito por autoras que son chicas como tú, como yo o como la vecina de al lado.
3. Que su editora se dejó la piel para llevarlo adelante y no morir en el intento.
4. Que tú, lector/a, te puedes sentir identificado con las historias que allí se narran.


Pero el motivo más importante de todos, el fundamental es que:


Los beneficios del libro, tanto de la venta en papel, como de las donaciones voluntarias por la descarga digital, irán destinados en su totalidad al colectivo nicaragüense APADEIM (Asociación para el Desarrollo Integral de la Mujer), en Nicaragua.

Más información, por aquí:

Alfabetizada soy una mujer diferente, artículo por Nuria Rita Sebastián.

Artículo de la BBC sobre Mayela, la fundadora de Apadeim.


Si os interesa el asunto, id a la página de la editora y allí encontraréis las instrucciones para efectuar la compra:

Editora con carrito, blog de Nuria Rita Sebastián

Banda sonora del blog

Las canciones que aparecen en el blog

Follow by Email

Sección reivindicativa

De otro planeta

Carol

La pertenencia, Gema Nieto

Seguidores

Desaparecer