14 de enero de 1990



Que veinte años no es nada...

Me topé con Gil de Biedma un domingo 14 de enero de 1990, en el suplemento de El País. Me impresionó el titular ("Ecribir fue un engaño") y un fragmento de "Pandémica y celeste". Jamás, jamás, jamás había leído un poema como aquél. Bello y terriblemente real. Qué iba a saber yo por aquel entonces lo que era la poesía de la experiencia. Pobre de mí, con quince años. Ansiaba la experiencia de otros viviendo en mi sangre.

Unos ocho años más tarde tuve la suerte de asistir a las clases de Carme Riera -ya en la Facultad- y de reencontrarme con el poeta. La mirada ya no era la misma, había pasado de adolescente a aprendiz de filóloga. La experiencia entonces era más pesada, más turbia. Ya la tenía, la experiencia.

Doce años después del segundo reencuentro. Tampoco soy tan mayor pero anoche, al ver el recorte del diario, pensé que veinte años eran demasiados. Ya no guardo recortes, ni fotos, ni rescato papelillos... ¿Hago bien? Suelo recordar una frase de esas "de carpeta" que decía algo así como: conservar algo que me ayude a recordar sería admitir que puedo olvidar. La idea sería ésa, supongo.

Total, que el post -una vez más- se me ha ido de las manos. Quería comentar que anoche vimos El cónsul de Sodoma y nos gustó.

............................

Y de postdata: que escuchar a las Shangri-las de vez en cuando siempre me hace reencontrarme conmigo misma, con mi mejor fondo.

No se puede capturar un relámpago



Qué pena, con la de cosas interesantes que se me habían ocurrido hoy... mientras planchaba la ropa, cuando pasaba la aspiradora, al ordenar mi escritorio... nada. Al llegar la noche, nada. Todo se me ha esfumado. Como el humo del segundo cigarrillo. Cero.

Me cuesta atrapar los momentos. Como cuando te asomas a un acantilado y ves el mar rugiendo bajo ti. Te impresiona. Te atrapa la imagen. Incluso puedes sentir gotas minúsculas chocando contra tu piel. ¿Es posible? Pero si estamos a demasiados metros de altura, las olas no pueden llegar tan alto. Sí que llegan. Sólo allí lo consiguen.

No sirven ni las fotos ni los textos. La belleza se escapa, una furtiva, una indescriptible. Una.


No se puede capturar un relámpago. La clave, tal vez, esté justo en eso.

"Tener" se debería conjugar siempre en presente

Tenía los pies más gitanos de toda la isla. No se casaba con nadie y jamás la habían visto con el pelo suelto. Su segundo apellido era público pero el primero era desconocido. Miraba como quien lanza una hacha en encendida.

Ayer la vi en la playa, a la hora en la que el sol se cae. Tenía, aún los pies más gitanos de toda la isla.

Bronceadores, ventilador y sangría

Hacer el amor bajo un ventilador de techo es como amarse ante un molino de viento.

Los días de isla que anhelamos en invierno

Por tener los ojos nuevos hay gente que mataría. Por sentarse y tomar café como si nunca se hubiera probado. Por nadar como un salvaje hasta el fondo de una piscina. Por besar un hombro antes de hacer el amor a las diez de la noche.

No tengo cursivas en este teclado así que debo escribir que estoy leyendo "Escrito en el cuerpo", de J. Winterson y que resulta una delicia.

Me recuerda al recuerdo de mí de antes. A frases que se arrojan como anzuelos. A resaca amarga de malos hechos mientras llueve con furia y amnesia en otra ciudad. O en otro puerto.

Estar en una isla sigue siendo algo nuevo y enigmático

Suena el mar de fondo.

Tengo muchas sensaciones en la mente pero soy incapaz de ponerlas por escrito.

No me voy a preocupar por eso ahora.

Ella es infinitamente más espectacular que esta isla.

Fascinación



Sobran las palabras. Este pulpo es un genio. Creo que a partir de ahora él debería ser el que gobierne este país: el que decida qué se hace en el asunto del Estatut, el que suba o baje el IVA, el que modifique o no la Constitución, el que elabore las leyes, etc.

En serio, hace tiempo que no veo a un tipo más lúcido en los medios de comunicación.

...........................

Me voy de vacaciones. Hasta la vuelta :)

Banda sonora del blog

Las canciones que aparecen en el blog

Follow by Email

Sección reivindicativa

De otro planeta

Carol

La pertenencia, Gema Nieto

Seguidores

Desaparecer