Oye, ¿tú eres la chica de Sant Lluís?



Nos conocimos en Sant Lluís.
Un julio de calor húmedo y color tierra.

En pleno jaleo
Con un vaso de pomada en las manos
Haciendo malabarismos para no perder el cigarrillo,
Cuando me encontré con ella.

Y hablamos
Como hablan
Las que se desconocen.

Reímos en medio
De la gente y de los caballos locos
Que amenazaban con desbocarse
(que significa "perder la boca")

Yo acababa de hacerme un tatuaje
Y llevaba vendado todo el brazo,
Qué situación más extraña, recuerdo que pensé.

Tan juntas en medio de cientos de menorquines
Ebrios de sol y de verano,
Tan solas reunidas en una isla.

Me despedí de la chica de Sant Lluís
Para volver a encontrarla
-misteriosamente, casualmente-
En todas y cada una de las ciudades
En las que he pasado alguna noche.

Gitanas lesbianas



Hay que ver esta entrevista, hay que verla:

Primera parte

Segunda parte

Tercera parte

Siempre reinarás



No hay manera
De calcular
De medir
De fijar
De calcar
Las coordenadas del lugar
En el que estamos.

El último pitillo
Porque después de lavarme los dientes
Es un pecado fumar.

La bombilla de bajo consumo
A veces tiembla cuando suenan
Algunas canciones en directo.

Tecleo bajito para que nadie se entere
Y me concentro en oír pasar
Al camión de la basura.

La señal.

Los días de turbulencias
Silencios
Y mareos de la piel
Ya han pasado.

No queda marea sucia
Ni ventanas abiertas.
La miro
Cuando no está a mi lado.

Dormir con las sábanas limpias
Es como volver a la vida de nuevo.

El día en que alguien creyó en mis textos



Admito que mi comportamiento a veces es algo compulsivo, exagerado y dramático. Reconozco que en algunas ocasiones me encantaría borrarme el nombre verdadero y ponerme el de mentira para que me salvara de más de una caída.

Por razones que no vienen al caso, hace varios días que me hallo en una crisis de escritura. Sí, lo que escribo me parece una mierda. Y no es que yo vaya de diva, ni de tipa iluminada, no es nada de eso. Nunca he sido presuntuosa, bien lo saben los que me conocen.

Para mí escribir siempre ha sido como beber agua o respirar hondo al bajar a la calle. Lo más sincero de mí misma.

Algo necesario, divertido. Algo que hace que te reconozcas. Más limpia, más ligera. Menos triste.

Hace varios días que no creo en nada de eso. La cuesta es hacia arriba y es como si me tiraran piedras para impedirme llegar al final. Tal vez no debo llegar al final sino quedarme a mitad de camino.

Supongo que ahora estoy pasando por el moment que no surt mai a les cançons ("el momento que no sale nunca en las canciones"), como dirían de una forma genial los de Mishima.

....................................

Hoy he recordado –debe ser a causa de los efectos malvados de Sant Jordi, de los libros deambulando por las paradas, de los amores, de los Spritz a media tarde, no sé- a alguien que me hizo creer en mí, por primera vez, el 17 de noviembre de 2005. Y ahora que lo recuerdo se me pone un nudo en la garganta. La persona que me escribió se llamaba Nuria.

Y así empecé a creer en mis textos como un cristiano que cree en su religión.

En el 2006 se publicaron un par de mis posts en el libro naranja. Y, casualidades de la vida, los textos de mi chica aparecían junto a los míos. Como amantes que se buscan, aún sin conocerse.

La publicación de aquella recopilación de chicas blogueras supuso tanto que me resulta imposible hacer un resumen de todo: presentación en la Fnac con nuestra madrina (Lucía Etxebarría), viaje loco a Madrid, otra presentación en el Hotel Axel, cenas, celebraciones. La felicidad de las chicas que ven sus escritos en un libro.

....................................

Mi homenaje en este Sant Jordi no será para ningún escritor, ni para ninguna novela o poemario. Va a ser para mi editora favorita, mi única editora. La primera persona que apostó por mis textos.

Algo que jamás podré olvidar. Gracias, Nuria. Gracias por siempre y por todo.

....................................

Nuria es la editora de Iguazú, Revista Artesanal de Literatura y Cultura. Fue creada en 1996 y ya cuenta con 25 números editados, gracias a una subvención de la Universidad del País Vasco. Es una revista de calidad de 80 páginas, con un cuadernillo central de 16 páginas en papel especial dedicado a fotografía, arte, pintura, poesía visual... Está abierta a todo el que quiera colaborar en ella con relatos, poemas, reseñas, crónicas, pensamientos, artículos... sobre cualquier tema cultural y social y en cualquier idioma. Es gratuita y no tiene publicidad.

Por primera vez Iguazú tiene una paradeta en St Jordi, en Barcelona. Se trata de la parada n.26 de la Rambla del Raval, que bajo el nombre "Altres Paraules" aglutina autores y proyectos alternativos.

Si estás cansado de ver los mismos libros en Pg de Gracia y alrededores, pásate a hacernos una visita. Podrás llevarte gratis el número 25 de Iguazú, que es una antología especial que recoge los mejores momentos de Iguazú entre los números 1 y 20 (entre ellos un encuentro con Mario Benedetti y una entrevista con Isabel Allende).

Además, si compras alguno de los libros de la parada (que están todos muy muy bien) te llevarás de regalo un Iguazú n.24, con el precioso dossier central de Poesía Visual.

Fecha: viernes 23 de abril de 2010
Hora: 14:00 - 20:30
Lugar: Rambla del Raval, paradeta núm. 26 - Altres Paraules


Hacedle una visita y os llevaréis una joya.

Sincronización en curso



Todo en la vida es una cuestión de sincronización. Tengo la certeza de ello hoy, martes, a las 21 h en punto. Saber sincronizarse con el tiempo, el amor, las obligaciones y la tecnología es clave.

Yo no aspiro ni a ser perfecta ni a ser un ejemplo a seguir. Sólo quiero que me salga bien la sincronización.

(Moon es una de las mejores películas que he visto, lo acabo de recordar mientras me sincronizaba los recuerdos)

Valiente ser de cansancio el



¿Es posible atrasar unos años el tiempo? ¿Regresar al perfume que te ponías a los veinte años? ¿Se puede dormir hacia atrás? ¿Se escapa de la lógica el deshacerse de la miopía? ¿Desconocer a los padres, a los truenos de la infancia y a los clásicos de la literatura rusa? ¿Sacar los secretos de todas las mochilas que jamás utilizaremos? ¿Olvidar tu segunda lengua? ¿Escribir los diarios de memoria? ¿Puede suceder? ¿Puede? ¿Se puede?

Lo mismo me pido la nacionalidad italiana

Yo debía tener unos doce o trece años. Recuerdo que siempre tenía preparada una cinta en blanco en el vídeo, por si salía alguna canción interesante en la tele. Iba grabando videoclips, fragmentos de actuaciones, conciertos... todo lo que captaba mi atención.

Un día grabé justo esto:



Lo grabé y lo vi cientos de veces, hasta que me aprendí la letra de la canción. Y puedo dar fe de que aún la puedo cantar de un tirón, sin dudar ni una estrofa.

Hasta hoy no lo había vuelto a ver, a veces no sé cómo dar las gracias al cielo por los avances de la tecnología que permiten que nos reencontremos con estos milagros.

................................

Mañana me cambio de compañía de teléfono. En cuanto se enteraron —los de mi ex-compañía, se entiende—, me llamaron:

—Señora Blenk, ¿y por qué desea cambiar de compañía?
—Porque me ofrecen el modelo X, que es el móvil que deseo tener.
—Ya, verá, pero es que nosotros podemos ofrecerle el modelo Y, que es mucho mejor.
—Bueno, es que yo prefiero el modelo X, que me encanta.
—A ver, pero es que el modelo X no tiene el sistema tal que sí tiene el modelo Y.
—¿Ustedes tienen el modelo X para ofrecérmelo? ¿Sí o no?
—Ummm... pues no, no lo tenemos.
—Pues ya está, no hay nada de que hablar.
-Pero piense que con el modelo Y, en cambio, usted podrá disponer de...
—Perdone, ¿usted se ha enamorado alguna vez?
—Sí, claro.
—Entonces comprenderá que no se puede cambiar el objeto de deseo. Si amas algo, lo amas por encima del resto, es absurdo que alguien trate de ofrecerte otra cosa.

Es la primera vez que una vendedora de telefonía móvil me cuelga el teléfono. Supongo que mis argumentos la han abrumado.

Tracklist Milagro - borrachas



Es un milagro que nos gusten las mismas canciones de los Rollling,

Es un milagro intentar perpetuar el momento,
Es un milagro que un trueno nos atravesara,
Es un milagro que Rufus sea tan guapo,
Es un milagro que estemos borrachas de Spritz,
Es un milagro que esto sea un post en directo
y que ella esté metiendo su lengua en mi oreja,
Es un milagro que nos muramos escuchando Ha passat molt temps
de Mishima,
Es un milagro que nos entren ganas de desnudarnos
escuchando a PJ Harvey,
Es un milagro que nos entren ganas de pegarnos
escuchando Hey de los Pixies,
Es un milagro que nos entren ganas
de hacer el moonwalker escuchando a Najwa Nimri,
Es un milagro que Carol escriba y se derrumbe de amor
-soy Carol, la que respira y camina alegre a tu lado-
-la que se cuela en directo en tu post-
-parece que hay un incendio cada vez que nos emborrachamos-
-esto es para volverse loca de tanto que sentimos-
-de tanto que nos queremos-
-de tantos pitis que nos fumamos-
-en esta fiesta gitana antes de la luz de la mañana-
-que se nos anticipa-
-porque te llevo dentro como un soldado que se va a la guerra-
Es un milagro que cantemos Nacho Vegas
alzando nuestras copas al cielo,
Es un milagro que Bob Marley nos recuerde a Formentera,
Es un milagro que digamos Madrid y suspiremos
y nos demos un golpe en el pecho,
Es un milagro que ayer hablara con mi amigo Enrique,
y que echemos de menos a Gema,
a Chelo,
a la Pasitos,
a la Jimenez,
a Sis,
a... un guiño,
a Ruth,
a Nuria,
a Cristina,
a Merche,
a Maria José,
a Bea,
a Izaskun,
a Lulamy,
a Flavia,
a Migae,
a Emilio,
a Maria Bumblecat,
a Elvis,
a Maria del Mar Bonet,
a Marilyn,
a Menorca,
a Jim Morrison,
a la milonga andalusa,
a los trigales verdes,
a Madonna,
strike the pose,
deeper and deeper,
a give it 2 me,
que es la preferida de Carol,
Human Nature,
uups,Bang!
mi preferida!
¡a Venecia!
Vamos juntos hasta Italia
Nos compraremos un jersey a rayas.

Es un milagro.

No tengo palabras, así que tan sólo tres imágenes de las tantas que guardaré toda la vida






Banda sonora del blog

Las canciones que aparecen en el blog

Follow by Email

Sección reivindicativa

De otro planeta

Carol

La pertenencia, Gema Nieto

Seguidores

Desaparecer