Cuando dejen de gustarme los Beatles, se acabará el mundo



Todo lo resumo en un bésame mucho.

No deseo nada más para el 2010.

Pequeño deseo nocturno para el nuevo año y, si puedo pedir más, para toda la vida



Que no nos roben ningún hueso sano.
Que nuestra lengua jamás se aburra.
Que se nos abran sólo las mejores puertas.
Que Lauren Bacall nunca deje de fumar.

Que os pueda seguir leyendo.
Que me podáis seguir leyendo.

Editado:

Y eso que Paola Vaggio decía que este año no le salía el villancico...

Pues le ha salido redondo: Una vez más, está en tu cara...

A veces me echo de menos, cuando escribía en directo y mirando por la ventana cerrada



Firmo los correos electrónicos con mi nombre y una sentencia: La detective que resuelve todos los casos menos el suyo propio.

Tengo un problema de oídos que hace que oiga mi propia voz con efecto reverb. No sé si esta descripción es demasiado precisa pero es que no sé explicarlo de una manera más acertada. Llevo así una semana. Intento no hablar en voz alta pero me resulta imposible porque en esta vida si no abres la boca, no avanzas. En fin, cuando hablo me escucho a mí misma como si fuera otra y es realmente curioso porque no me reconozco.

Eso sí, me está sirviendo para poner claras muchas frases que tenía turbulentas y desdibujadas. No basta con ponerte la cara de pena sino que hay que salir al sol, aunque haga frío y se te congelen las suelas de las botas.

Y que no me prohíban ni las casualidades ni las ganas de seducir a quien admiras (me refería al tabaco, sí)

.............................

Cuando era adolescente jamás olvidaba el aniversario de la muerte de John Lennon. Recuerdo que me pasaba el día sintonizando todas las emisoras posibles en las que ofrecieran algún tipo de especial o programa homenaje. Había que ser muy rápido para apretar el rec justo cuando el locutor dejaba de hablar. Cuántas cintas de cassette grabadas con mi letra temblorosa y adolescente.

Y acabo de decidir que el post de hoy va a ser por la memoria de John. Absoluto genio.

Llevo dos horas viendo fotos de mi pasado y presente, o estoy muy ociosa o estoy muy pensativa



Estrené aquel jersey con premeditación pero sin alevosía. Fue en el 2006, en el mes que nevó. Y me resultó muy útil porque es una prenda que abriga muchísimo.

No sé qué pasó que el jersey encogió y no me lo pude volver a poner.

Ayer lo saqué del armario y me lo puse. Necesitaba algo que me abrigara no ya por fuera, sino por dentro.

Me entristece la ropa que se encoge. Es parecido a las personas que se vuelven pequeñas.

Esta noche no me sale ni una palabra, ni una

Llegaremos hasta el final



Esta mañana, a eso de las 10:30, ha nevado sutilmente. He mirado a través de la ventana y me ha parecido un pequeño milagro.

Ahora ha vuelto a hacer sol.

Tengo ganas de volver a sentirme bien, de salir de nuevo a la calle y comprar ropa.

Con lo sencillo que es todo...

La carta que jamás le escribiré a mi madre



Hola mamá,

Te escribo antes de ir a dormir, escuchando el último disco de Scarlett Johansson, que ni es tan malo ni tan bueno como algunos dicen.

Llevo bastantes días mal de salud, pero no tienes porqué preocuparte, que no es nada serio. Parece que los antibióticos me están haciendo efecto, aunque hoy es el segundo día de tratamiento. No podré fumar ningún pitillo estos días, ni tampoco podré brindar en Navidad, ni en Nochebuena, ni en Sant Esteve, que esta última era la fecha que más celebrábamos en casa, cuando estábamos todos juntos. Con tus canelones.

Ahora que caigo, el último pitillo y el último mojito fueron en Madrid, en aquel café, después de cenar...¿se llamaba Café Madrid? No lo recuerdo, pero tiene su gracia que el último fuera en esa ciudad. Tú me llevaste a Madrid cuando tenía 10 años...

Esta mañana la he pasado en la cama, medio dormida, intentando olvidar el dolor que tenía en la cabeza. Por suerte, esta tarde estoy mucho mejor, algo más animada. Si te lo cuento es porque sé que no recibirás la carta hasta pasados varios días, cuando mi situación haya mejorado.

Sigo sin aprender inglés, con lo que a ti te enfada... Nunca encuentro tiempo y tampoco sé estudiar por mi cuenta. Debería avergonzarme, lo sé. De poco sirvió que te empeñaras en dirigirte a mí siempre en esa lengua, ya sabes que me negaba a hablar en otra lengua que no fuera el castellano o el catalán. Lo siento, perdona mi torpeza.

El trabajo más o menos me da resultado. Ahora salgo poco de casa porque tengo menos casos que resolver, pero puedo ir tirando. No, no llegué a empezar el doctorado. Con eso no sé qué podré hacer. De momento me veo incapaz de pensar en algo al respecto.

Sigo teniendo miedo a algunas cosas y a algunas situaciones, ya ves, supongo que sabes de qué te hablo. Somos imperfectos los humanos, y yo no iba a ser una excepción.

La foto que te envié es mi preferida, parezco medio macarra medio elegante. Le tengo mucho cariño, cosas mías, que soy una sentimental.

Con ella... ésta va a ser nuestra cuarta navidad juntas. Te vas a reír pero siento que hemos formado un hogar, con ropa, discos, cama, sofá y cafetera. Es muy fuerte, lo sé. Y te caería bien, seguro. Ojalá os conocieráis algún día.

Bueno, mamá, creo que me voy a la cama a leer un cómic que me han dejado, Maus. Un Pulitzer nada más y nada menos. A ver si me gusta.

Ojalá sigas teniendo esos ojazos. Recuerda abrigarte por las mañanas, en esa tierra hace demasiado frío.

Te quiero.

C.B.

Pequeña tontería gitana a las 14:24 de un viernes

Ahora que ya no me dan miedo
los ascensores
y que he dejado de fumar cuando
no me apetece.

Al mismo tiempo que escribo
como cuando era una cría
y me recetaron un poemilla
cada día
para curarme los miedos
(me duró cinco años la terapia,
lo cual nos da unos 1825 poemillas
escritos con tinta negra
en hojas blancas dobladas por la mitad)

Ahora que es cuando pasa todo
y en realidad no sucede nada
porque nos vemos la misma cara
cada mañana
y tomamos los mismos vinos
en diferentes bares.

No sé si creerme lo que vivo.

Me acuerdo de Gabriel
que se murió a sí mismo
en Sant Cugat.
Y de su foto en blanco y negro
recortada oculta en aquel libro
que a veces releo.

Qué guapo y qué moderno, Gabriel,
con su Poema inacabat,
que me hacía soñar con una Helena
desconocida
pero que imaginaba joven y guapa
más morena que rubia,
alguna compañera de universidad,
probablemente.

Ahora que me quedo alguna mañana
planchando la ropa
-también tu ropa-
y pensando que en otro tiempo
era algo más guapa.

Tonterías gitanas,
que diría mi abuela
si la hubiera conocido.

Me dan mucha pena las últimas fotos de Marilyn Monroe que tomó Bert Stern



El caso de Lucía Chanovick es uno de los muchos que resolví allá por el 2007, cuando me dedicaba a la investigación con más fruición que ahora.

Y qué caso más sencillo, la verdad, porque la clave estaba en distinguir entre impotente e imponente. Ella no lo supo ver y fui yo la que llegó una tarde con un maletín repleto de fotos de su hijo perdido y con un par de definiciones de la RAE.

Lucía Chanovick ha vuelto a reclamar mis servicios. La he visto más mayor y menos ingenua. Más alta y menos guapa. Creo que en estos dos años le han pasado demasiadas cosas difíciles de comprender para nosotros, que tenemos los pies más tiempo en el suelo que en el cielo.

Le voy a recomendar que se abra un blog, para empezar. Y luego, ya veremos.

..........................

Serrat me aburre soberanamente pero me encantan las versiones que de él han hecho otros. Qué blasfema, deben pensar muchos.

"Que nos pille a todos juntos pa las palmas y el cajón"

Ha nacido un gitanito
más peludo que pelón
no ha llorado
ni ha gemido
ni ha querido el biberón.

Aquí estamos tos los primos
celebrando la ocasión
que tenemos uno nuevo
pa las gachas y el jamón

Que la vida le de suerte
en el amor y la simiente
de su raza
traiga el duende
que a este mundo tanto falta
y de sus golpes haga el faro
que ilumine al corazón.

Ha nacido un gitanito

Entre payos no destaca
porque es rubio como el sol,
pero rubio fue el gitano
más eterno...
¡CAMARON!

Y si esto es un augurio
de talento y emoción
que nos pille a todos juntos
pa las palmas y el cajón



Ha nacido un gitanito. Cuando nací, también dijeron que había nacido una gitanilla. Y también salí rubia con los ojos claros. De la mezcla andaluza, inglesa, catalana y madrileña. De ahí el acento indefinido. Y cada día que pasa con menos banderas, con menos patrias y con menos rezos a reyes de imposibles reinos.

Me emociona más oír Ha nacido un gitanito que la última propuesta de Obama, los puntos del Estatut, o las tramas de corrupción de ciertos políticos.

Me he puesto a llorar como una imbécil porque volvemos a Madrid y a nuestros aliados, aliándose en la capital. Allí siempre se regresa y no nos cansamos de trotar los kilómetros en AVE o en avión.

Y si esto es un augurio
de talento y emoción
que nos pille a todos juntos
pa las palmas y el cajón


Hasta la vuelta...

Otra de las canciones con las que lloro sin tener depresión

Me verás en los carteles para hacerte irme detrás
te creerás que soy alguien con un toque especial
soy un chico de la calle que vive su canción
también me emborracho y lloro cuando tengo depresión.





(Maravilloso el fragmento comprendido entre el 03:37 y el 03:44)


Alguien ha entrado en mi blog buscando "has tenido suerte de llegarme a conocer". Y eso me ha llevado a volver al gran tema de Loquillo. Y eso, a su vez, a escuchar otro del que ya hablé por aquí alguna vez ("te contarán de mí quizás lo peor, quizás no sé si habrá existido...)

Pienso en algo que leí ayer y que me dejó absolutamente tocada. Hoy me he dado cuenta de que me ha dejado de importar lo que no me había importado nunca. No sé si puedo explicarlo de manera que se me entienda, creo que no seré capaz. Y encima siento que me repito, lo cual es terrible.

Mejor explico lo de hoy.

La tarea del día ha sido marcar con rotulador fluorescente las entregas. Entregado: fluorescente; no entregado: en blanco. Un trabajo absurdo y mecánico. Pero los errores son imperdonables. Si se te pasa marcar una entrega, entonces queda reflejado en el papel y habrá que buscar responsables. Responsables de nada porque sí estará entregado pero tú te has equivocado por pensar en tonterías, por distraerte, y no has marcado con fluorescente la casilla correspondiente.

El error cada vez se hará mayor. Crecerá como un árbol salvaje y loco. Realizarás una llamada y con ella aumentarás el fallo...

- Mire, le llamo para reclamar una entrega.

- ¿Qué? Pero si la hicimos esta mañana, antes de las once.

Y mientras hablas, repasarás la lista y comprobarás que sí, que la entrega estaba hecha, que el error ha sido tuyo, de tu mano, de tus ojos, de tu pulso fluorescente. Y pedirás perdón por tu descuido.

Y todo por no pintar una casilla de amarillo.

La relación con los rábanos -la imagen que me dejó alucinada ayer, ella lo entenderá- está clara. Ni soy alta, ni puedo evitar ser impulsiva.

Ahora, lo que importa, es seguir con los pies bien sujetos para defenderla. Y defenderme de los posibles ataques de raíces malvadas.

Voy a ir preparando la maleta, que allí sí que hará frío del bueno.

Lo mío era el mundo del espectáculo, está claro, pero acabé investigando casos demasiado difíciles para mí sola



The Shangri-La’s eran -son- mi grupo favorito dentro del sonido Girl Group (o el Girl Group Garage Sound, nunca he sabido exactamente cuál es la más acertada denominación).

Letras que reflejaban los típicos problemas de adolescentes, ellas que eran súper modernas para la época... Un aluvión de grupillos de chicas que tenían un hit o dos, como mucho, y que luego fueron desapareciendo. Los Beatles y otros monstruos de la época se las comieron, pero son maravillosas las versiones que hicieron los de Liverpool de algunos de estos temas.

Yo también soñaba con montar un grupo como las Shangri-La’s de pequeña.

Banda sonora del blog

Las canciones que aparecen en el blog

Follow by Email

Sección reivindicativa

De otro planeta

Carol

La pertenencia, Gema Nieto

Seguidores

Desaparecer