Ni los malos son tan malos; ni los buenos, tan buenos




“Niños jugando a los fusilamientos”, de Agustí Centelles (1937)


Cada vez me da más pena vivir donde vivo. Con la negación, la ocultación y la mentira. Cada vez me pone más triste. Que la gente trague, que la gente de fuera se piense que aquí las cosas son diferentes, cuando aquí la realidad es otra.

Leo la noticia relacionada con los hijos del fotógrafo valenciano –valenciano, destaco, valenciano- y me siento sin aliento.

¿Por qué no pueden vender el legado a quien les de la gana? ¿Por qué les quieren obligar a que su obra se quede encerrada en Catalunya? ¿Por qué no tienen libertad? ¿Por qué han recibido amenazas? (ah, esto no ha salido en los diarios ni en televisión ni en ningún lado…). Que la obra genere pasta, que recaude, que sirva para sus propósitos… qué asco.

Qué putada hizo Dalí, ¿verdad? La lectura de su testamento fastidió mucho en Catalunya: dejaba como heredero universal de sus bienes (los muebles y los inmuebles) a España. Poco después de su muerte, se llegó a un pacto entre el Ministerio de Cultura y la Generalitat catalana que se ratificaría dos años más tarde. Según este pacto, el legado del pintor se repartiría entre el Museo Reina Sofía y la Fundación Gala-Dalí de Figueras, aunque la titularidad de todas las obras seguiría correspondiendo a España, que fue lo que decidió Dalí.

Qué curioso que en Barcelona no haya ni una sola calle dedicada a Salvador Dalí… Así de rencorosos son.

Mi sobrina no estudia en el colegio mapas de España ni de Europa. Le enseñan todas las comarcas catalanas –lo cual me parece perfecto- pero desconoce que más allá de estas tierras existen otras. Hoy me preguntaba dónde está Italia, qué forma tenía, cómo era.

Qué tierra tan triste y tan aislada la mía.

Centelles, uno de mis fotógrafos preferidos.

“Y allá donde vayamos seguirán nuestros asuntos…”



Nos sigue emocionando Madrid.

Leemos las últimas noticias
Desde Barcelona
Como quien lee mensajes de una ciudad lejana
A mil kilómetros.

Nos fascina saber que han inventado
Una pista de patinaje
En la plaza de Callao.
Y que hoy viernes 27
Van a encender oficialmente
Las luces en la capital.

Joder, qué hermoso.
A mí me parece bello
Que exista Madrid.
Llámame flipada o lo que quieras,
Pero lo que nos emociona
Eso no lo comprende nadie,
O algunas personas tan sólo.

Eso sólo puede pasar en Madrid.

Madrid es la pasitos callejeando,
La albiñoca y su novia tan felices,
Elenita y sus historias,
La chica de Toledo que ya no está sola,
Nosotras buscando a la Jiménez,
Y la presentación en la Fnac
Sin ningún ejemplar del libro.

Madrid es la Navidad.
Y para mí, que fui una versión bebé de Mr. Scrooge
Eso significa mucho.

No valoréis la forma de lo escrito.
Sólo es un arrebato amoroso de esta mañana
Algo ociosa, algo fría.

25 de noviembre



(La foto pertenece a la exposición Fotoarte contra la violencia de género, del Círculo de Bellas Artes de Madrid)

Cada 18 segundos una mujer es maltratada en algún lugar del mundo.

No tengo nada más que añadir. Bueno, sí, que este mundo a veces es una mierda.

Toda la tarde con ansiedad y nubarrones

Iba a hacerlo esta mañana
levantarme de la cama
comprar algo de comida
y ordenar por fin mi vida.


Algunas canciones se recuperan en el momento justo o en el peor de los momentos.

No sé de qué depende.

Se acaba noviembre, empieza diciembre y la vida nueva a punto de iniciarse



He comprado una lavadora y una secadora. La primera, porque ir al río en invierno es un fastidio y da mucha pereza; la segunda, porque no dispongo de terraza y es una movida colgar las sábanas en una sissí. Una pena tener que utilizar secadora, colgar la ropa me parece una de las tareas más bonitas del mundo: el olor a limpio que lo impregna todo y la ropa delicada que se debe secar a la sombra porque el sol la castiga demasiado.

Ahora ya puedo salir en una peli de la Coixet.

Ella era tan guapa en las pelis que dolía como un desengaño



En noviembre
Se nos escaparon las agendas rojas
Y nos fusilamos a nosotros mismos
Con agujas diminutas.

En noviembre
Pasamos hambre de vocales
De corcheas y de abrigos.
Éramos grandes e invisibles.

En noviembre
No entendimos que no hay que mirar
Si alguien no nos mira.
Todo estaba escrito desde ayer.

En noviembre
Nos dormimos por las tardes
Para escapar del trabajo
Y de las listas de morosos.

En noviembre
Lo recuperamos todo
En noviembre.

"Entrevista con el vampiro" es tan buena que quema



Las tardes de invierno trabajando en casa y comiendo un puñado de pistachos.

Los bolígrafos por estrenar y el sol manchando las gafas viejas.

Yo ya no estoy ante las dudas, ya nunca ante las dudas.

Me siguen dando miedo las pelis de vampiros.

Menos mal que ahora estás en mi cama.

Y me siento plena con una de las mejores canciones del mundo de fondo.

La investigación te la dedico a ti



Apasionante, no tenía ni idea de este tema. Resulta que las mujeres toreaban ya desde el siglo XVII –aunque de forma no profesional- y en el XIX despuntaron algunas como, por ejemplo, Nicolasa Escamilla, aka “La Pajuelera” (el retrato de arriba es de Goya). Bueno, sobre todo esto hay un montón de información por ahí así que no me voy a extender más.

Lo que me ha fascinado realmente es conocer a María Salomé -aka “La Reverte”-, una torera de finales del XIX (1878-1942). Resulta que en 1908 se dictó una ley para prohibir a las mujeres torear, que no se revocó hasta 1974 (increíble) y por ese motivo ella decidió “convertirse” en Agustín Salomé, para poder torear a pesar de la prohibición. El caso es que hubo toda una polémica y se llegó a dudar del sexo de la torera: se decía que realmente era un hombre y que le había tomado el pelo a todo el mundo.



(Ampliar la foto para leer el artículo)

Investigaciones, documentos médicos, rumores, testimonios… hay una historia enigmática detrás. Alguien debería hacer algo con todo este material.

Algunos documentos:

Extracto de Cervantes y las religiones

Resumen de mujeres toreras

Artículo en la hemeroteca de ABC

.............................

Siguiendo con la investigación… descubro que hay un documental titulado Ella es el matador en el que se denuncia la discriminación de la mujer en los ruedos. Está dirigido por Gemma Cubero y Celeste Carrasco y se estrenó en el festival Silverdocs de Washington (en España no, que yo sepa)



Entrevista con las directoras (muy muy buena)

Fragmento 1 del documental

Fragmento 2

Fragmento 3

Fragmento 4

Fragmento 5

Y dejo ya la investigación que es hora de dormir…

.......................

Como no tengo remedio, al día siguiente he seguido buscando información...

Y ahora me he centrado en la figura de la torera Eva Florencia, una chica italiana.



Increíble su historia:

Eva Bianchini nació en Florencia (Italia). Un sitio equivocado. Ya lo sabía cuando tenía 14 años y su gran afición era "hurgar por las agencias de viajes en cualquier revista en que apareciera España". Se compró un diccionario de castellano y le dio por escuchar la radio que hablaba en ese idioma. Por fuerza, acabó tropezándose con el mundo de los toros y a partir de entonces se dedicó a recortar las crónicas taurinas que aparecían en los periódicos españoles. Así comenzó el guión que ha diseñado minuciosamente para su vida y que ahora, con 20 años y cinco novilladas de éxito, está completando.

A los 15 años se fabricó una muleta con la que dibujaba amapolas en el aire sin mucho arte. Ese mundo extraño le fascinaba, y, a base de leer a Hemingway, logró convertir "el gusanillo" en una forma de vida en la que ha puesto todo su empeño.

Un año más tarde convenció a sus padres para viajar a España. Tres días en Sevilla fueron suficientes para afianzar su sueño: "Aquí la gente es diferente, optimista. Los andaluces saben disfrutar de valores que en otros sitios se han perdido. En la Feria de Abril y en el Rocío todos van como hermanos". Eva volvió a Italia, pero ya no se apellidaba Bianchini. Ya era Eva Florencia, el nombre con el que se enfrentará pronto a un toro si hay suerte.

A pesar de ser italiana, su historia es de manual, la de un maletilla español de los años sesenta, salvo en una cosa: ella no quiere sacar a su familia de la pobreza, más bien ha cambiado un hogar confortable por una vida literaria.

A los 17 años se escapó de su casa para cambiar de país y de vida. La aventura duró apenas dos semanas. Su padre y el cónsul fueron a buscarla y la devolvieron a Italia. No se conformó. Abandonó los estudios y trabajó unos meses de camarera; lo justo para ahorrar un dinerillo, alcanzar la mayoría de edad y regresar a España.

"Me alojé en un piso en la Macarena. ¡Soy tan de la Macarena! Cuando me fugué llevaba el pasaporte caducado y era menor de edad. Recé a la Virgen para que la policía no se diera cuenta", recuerda con su voz baja y casi tímida.

Una vez en Sevilla, se apuntó en la escuela taurina. Recuerda con orgullo sus primeros tentaderos, a los que iba en bicicleta o en autoestop: "La primera vez que me puse delante de una vaquilla me pegó ocho revolcones".


(Cito de El País, artículo de C. Morán, 1999)

Según los datos que me han llegado, Eva sufrió la discriminación machista que mancha el toreo, la misma que años atrás forzó a Cristina Sánchez a abandonar los ruedos en 1999.

Ahora, según he entendido, Eva Florencia ha dejado el toreo y se dedica a pintar.

Me ha impactado mucho esta historia, no sé, creo que hay que ser muy valiente para luchar por algo tan difícil. La pasión y lo que se ama, sin duda, son lo que te pueden empujar a ser gigante sin caerte.

.............................

Editado de nuevo:

Me acabo de enterar de que Ella es el matador se estrena el 25 de noviembre en Cuenca:

Festival Mujeres en dirección. Semana Internacional de Cine de Cuenca (23-28 noviembre)

Una pena, yo no podré ir. Si alguien está por allí, que no se lo pierda, por favor!

Sandie Shaw y Michel Polnareff juntos es alucinante



Me he pasado la tarde preparando exámenes para la escuela de criminología. Exámenes para ser aprobados. Tomando colacao y cantando canciones de Lluís Llach, Mishima y Bob Marley.

En mis sueños, dejo mi trabajo y me gano la vida como locutora en un programa de radio en el que sólo suenan las canciones que a ti a mí nos gustan.

(Aquí, el genio solo)

Las flores del cementerio no huelen nunca a nada



Tenía 55 años. Hoy he sido consciente de que mi padre tenía 55 años cuando estaba limpiando su lápida. Como quien lee un titular impactante en el diario y se derrama el café sobre la chaqueta recién limpia. Así de duro.

En el cementerio, todos los ramos relucían al sol. Las flores nuevas, con el papel brillante, parecían escalar en las lápidas más altas. Me gusta entretenerme y mirar los nombres, las fechas, los estilos. Una familia gitana había improvisado un pequeño altar encalando un trocito de pared y colocando objetos que parecían sacados de un todo a cien. A veces visito muertos que no son míos y me detengo un rato, un poco por respeto, un poco por recordar a quien está tan solo.

Siempre hay un detalle que me conmueve. Esta vez ha sido un dibujo hecho a mano por la mano de un niño, en color. Estaba recién puesto, protegido con una funda de plástico, de esas que sirven para guardar dossiers. El dibujo representaba una familia y cada miembro tenía encima su nombre. El pequeño o pequeña había escrito en mayúsculas un mensaje de despedida, con una caligrafía infantil, temblorosa pero más bella que nada.

Y ya no he podido pensar en nada más.

Banda sonora del blog

Las canciones que aparecen en el blog

Follow by Email

Sección reivindicativa

De otro planeta

Carol

La pertenencia, Gema Nieto

Seguidores

Desaparecer