Videojuegos, soledades, monólogos y lunes sin fumar



Viva el mal, viva el capital. Tal vez los niños de aquella época éramos más lunáticos. O más locos. O tal vez nos quedaba más por destruir, que ahora ya lo tienen casi todo destruído.

Me he pasado el día comiendo. Y pensando en si alguien pensará en mí. El eterno what if, supongo. Luego, me ha quedado rato para preguntarme de qué voy a morir -todo morimos de algo, no nos engañemos- y qué estaré haciendo a los cuarenta.

No he llegado a ninguna conclusión. Sigo esperando una llamada que me resuelva el futuro económico. Lo mismo es que mi camino no es el de la estabilidad, por mucho que me empeñe en creerlo.

También he buscado un buen simulador de coches para Mac; gratis, por supuesto. Pero al final no he sabido decidirme entre el VDrift y el Live For Speed. Me ha dado pereza aunque, conociéndome, me veo a las dos de la mañana bajándome el programa.

Y eso me ha llevado a recordar los tiempos en que jugaba con una copia pirata del Carmageddon: "un videojuego de coches creado en 1997 que destacó por el morbo y la violencia. El juego tenía como misión principal acabar la carrera o destrozar los coches de los contrarios, no obstante la matanza de peatones era un aliciente. En su época sufrió duras críticas que lo llevaron a los primeros puestos de ventas" (lo saco de la Wikipedia)

Sigo creyendo que los que parecemos más malos al final somos los más buenos. No lo digo por mí directamente, o sí, no sé.

La riqueza siempre es gratis.

Quiero ser tan valiente como José Tomás



Esta película tiene dos secuencias que me impresionan y ésta es una de ellas.

...................................

Estos días estoy escribiendo poco porque vivo mucho. Nunca había vivido tanto como ahora, durante estos tres últimos años. No menosprecio el pasado, pero es que yo nunca me había descubierto. Soy la arqueóloga de mí misma o algo así.

..................................

No voy a recomendar ningún libro porque cada vez leo menos. Y me duele. Pero existe una revista que lleva años por el mundo, de mano en mano, de recomendación en recomendación... Una revista casera, artesanal, pequeña, preciosa como las cosas que sabes que son únicas e irrepetibles.

Hablar de la revista me lleva, irremediablemente, a hablar de su editora. Y a releer el primer correo que me escribió, el 17 de noviembre de 2005. Bendito Gmail, guardián de todas las historias. Ella tal vez nunca lo sepa, pero aquel correo fue clave en mi vida.

La intención del post era, sencillamente, recomendar una buena lectura en el día de hoy. Una revista increíble que edita Nuria Rita Sebastián (la misma del libro naranja):

Iguazú. Revista Artesanal de Literatura y Cultura

Vale la pena sentarse, fumarse un pitillo y leerla. Y nada más que eso.

Antes de que el gallo cante, me negarás tres veces



Algunas mañanas se marcha al trabajo y yo me quedo en casa. Nos levantamos a la misma hora y, mientras ella se viste y se arregla, preparo el desayuno. Luego, la acompaño al coche y la miro salir a la carretera.

Entro en casa, recojo el desayuno, hago la cama, paso la aspiradora. Pongo Radio3 y escucho un programa que se llama “Hoy empieza todo”. Siempre pienso que ella también lo escucha en la radio del coche, camino del trabajo.

Siempre me gustó mucho Dusty Springfield y hoy Juan de Pablos la ha puesto en ese programa (hace un especie de mini espacio). Me he puesto a bailar y a cantar en su honor. Y también he llorado un poquito. A me pasa que bailo y lloro al mismo tiempo. Es ridículo, lo sé. Pero es que si me corto al escribir en este blog ya no me queda nada. Nada.

………………………………

Me he pasado la tarde con el Google Maps, paseando por las calles de Madrid. Estoy acabada, sí, lo sé. Me parece un invento maravilloso, realmente impresionante. A pesar de que lo virtual no se puede comparar con los zapatos en la calle. La última vez nos compramos un picnic en el Museo del Jamón (un clásico, hay un montón por todas las calles de Madrid) que costaba 2 euros -ja, me río yo de Barcelona y su tacañería- y que estaba compuesto de bocata, bebida y fruta. Nos lo comimos en el Retiro, que es como la playa de la capital.

En Madrid no veo problemas, no me agobia la falta de trabajo, no siento el recibo del pago de los autónomos, ni el de la comunidad de vecinos, ni el de la factura telefónica… En Madrid no tenemos que rebuscar en veinte restaurantes o cafés para encontrar uno en el que se permita fumar.

Cada vez que estamos allí se nos abre un paréntesis limpio.

………………………………

Cuando te enamoras te sientes muy solo. Es algo curioso que no sé explicar. Ya no estás solo en el mundo, tienes una especie de sombra guapa a tu lado. Que te sigue, que te persigue, que huele tu perfume, que te lame el cuello, que come tu comida, que se tapa con tu bufanda.

………………………………

Los Mishima musican un poema de Joan Maragall, “Els Ametllers" que es algo grande…

Admirable.

Banda sonora del blog

Las canciones que aparecen en el blog

Follow by Email

Sección reivindicativa

De otro planeta

Carol

La pertenencia, Gema Nieto

Seguidores

Desaparecer