Tal vez porque fueron su último regalo



Poco importa su nombre, nacionalidad, o el tiempo que hace que murió. De todos los objetos que he visto, el que más me ha impactado ha sido un par de botas. Pertenecen a una cría de cinco años que consiguió salvarse del naufragio del Titanic. Las botas se las había regalado su padre, que no pudo salvar la vida, y ella las guardó durante toda su vida. Eran un regalo. Las llevaba puestas en el momento del naufragio, durante la penosa noche, y una vez pasado todo. Las guardó toda su vida.

Algo tan sencillo como una cría que guarda un par de botas destrozadas durante años. Siempre he creído que los zapatos son importantísimos en la vida. Por eso, es una de las primeras cosas en las que me fijo.

Vencida por el surrealismo



Me ha encantado la exposición París y los surrealistas...

Nota: la obra de arriba es de Mimí Parent, la famosa corbata realizada con cabellos rubios titulada Masculino-Femenino (1959), un icono ya clásico del surrealismo.

And our lives are forever changed



Hoy he recordado un clip buenísimo de los Smashing Pumpkins. Es un claro homenaje a las películas de Méliès y la canción es magnífica.

que aquí alguien no descansa



que tengas buenas noches hoy
y malos sueños para quien prefiera
tenerte muerta que no tenerte nada
que yo te siento cerca y no quiero más nada
que destruir la fortaleza que tapia tu casa

que hoy tengas dulces sueños
que aquí alguien no descansa
pensando cómo rescatarte de tan siniestras garras
que a mí me gustaría ser el graduado que te secuestrara
y huir en autobuses y usar cruces como espadas

que hoy tengas dulces sueños
que aquí alguien no descansa
pensando cómo rescatarte de tan siniestras garras


Esta mañana me he quedado sola.
Me he puesto a leer blogs.
He desayunado.
He hecho la cama.
Me he duchado.
Me he inventado un peinado.
Un nombre y un número de móvil.
He marcado el número pero no existía.
He puesto el único CD de Los Planetas que tengo aquí.
Me han gustado algunas letras.
He entrado en blogger.
Me he puesto a fumar.
He intentado seguir la historia de Olga y Jon.
Me he quedado en blanco.
No he sabido cómo continuar.
Más o menos sé lo qué va a suceder pero no acierto a poner frases.
Iba a salir pero me ha dado pereza.
Hoy hace sol pero nada de calor.
Alguien que está cerca no piensa en mí.
Alguien que está lejos me piensa demasiado.
Y yo no me reflejo en los espejos.
Una mañana en el motor de un autobús.

Pregunto y titubeas



Él me descubrió las mejores tiendas de aquí. Me llevó a la Plaza Nueva y me hizo entrar en una tienda de nombre impronunciable. Ropa muy cool y fashion. A él todo le quedaba de muerte. Tenía un tipazo y una boca de anuncio. Nos metíamos juntos en el probador y me preguntaba: un poco justo, ¿no?. Yo me cabreaba y le ponía muecas. Te queda genial, tío, no seas tonto.

He ido a la Plaza Nueva. La tienda sigue allí. Ahora están de rebajas. Me he comprado unas converse por 25 euros (antes costaban 50, buena oferta). Pero él no estaba conmigo y no he sabido a quién pedirle opinión. La dependienta ni me ha mirado al cobrarme.

He salido con las converse puestas. Hacía frío y en mi maleta sólo hay camisetas de manga corta.

Una vez más, odio tener que elegir.

Amor, idiota



Anoche vi Amor idiota. Estupenda.

Me desperté varias veces a lo largo de la noche. Pensando que las historias de amor deberían acabar así, con un plano desde atrás y con los personajes alejándose despacio. Sin móvil, sin furgoneta y sin marido.

Banda sonora del blog

Las canciones que aparecen en el blog

Follow by Email

Sección reivindicativa

De otro planeta

Carol

La pertenencia, Gema Nieto

Seguidores

Desaparecer