¿Algo mejor?



Ok, la canción del post anterior era algo triste y como no quiero en absoluto amargar a nadie (porque por lo que veo estamos todos, por un motivo o por otro, más p'allá que p'acá...) aquí dejo un temazo que sólo se puede oír pegando botes...

Totalmente...



Now if there's a smile upon my face
It's only there trying to fool the public
But when it comes down to fooling you
Now honey that's quite a different subject
But don't let my glad expression
Give you the wrong impression
Really I'm sad, Oh I'm sadder than sad
You're gone and I'm hurtin' so bad
Like a clown I appear to be glad ooh yeah

Well they're some sad things known to man
But there ain't too much sadder than
The tears of a clown, when there's no-one around
Hmm Oh yeah, baby

Now if I appear to be carefree
It's only to camouflage my sadness
And honey to shield my pride I try
To cover this hurt with a show of gladness
But don't let my show convince you
That I've been happy since you
Decided to go
Oh I need you so
I'm hurt and I want you to know
That for others I put on a show

Well they're some sad things known to man
But there ain't too much sadder than
The tears of a clown, when there's no-one around
Oh yeah

Just like Pagliacci did
I try to keep my surface hid
Smiling in the crowd I try
But in a lonely room I cry
The tears of a clown
When there's no-one around, oh yeah, baby
Now if there's a smile upon my face
Don't let my glad expression
Give you the wrong impression
Don't let this smile I wear
Make you think that I don't care
Cos really I'm sad

De (des) amor y otros licores



A Candela la conocí hace... no sé, unos cuantos siglos, por lo menos. Esta tarde la he pasado con ella y me ha dicho que el año que viene va a dejar uno de sus trabajos (tiene que combinar diferentes trabajos y tareas para poder llegar a fin de mes). Los profesores de asignaturas de libre elección (y también los de las optativas) lo pasan muy mal. Ella se queja de que tiene que luchar cada inicio de semestre para que se matricule gente.

- Los cortometrajes son un tipo de audiovisual que da mucho juego.
- Ya, pero ¿hay que hacer trabajo en esta asignatura?
- Bueno, uno sencillo que se entrega a final de curso...
- Sí, vale, pero ¿puntúa?
- Claro, hombre, supone una tercera parte de la nota.
- ¿Y es obligatorio?
- No, pero si no lo haces, te faltará una buena parte de nota para la media final.
- Vale, pues paso, no me matriculo.

Candela me lo cuenta y se pone de los nervios. Los estudiantes ya no son lo que eran. Candela, cariño, que pareces una vieja, no me hables así.

- Es que es verdad, Carol. ¿Te acuerdas de lo que nos costaba aprobar?
- Bueno, a mí mucho porque curraba y estudiaba, y tenía que faltar semestres enteros.
- No sólo por eso, es que no nos lo daban todo tan mascado. Teníamos que sufrir.
- Pareces la profe de Fama, te falta el bastón.
- No te rías, joder, sabes que el tema me supera.
- Lo sé, pero no puedes hacer nada, o te únes o te largas.
- Pues tú lo has dicho, no aguanto más.

Y dicho eso se ha levantado y se ha largado sin decir ni mu. Me he quedado sola, sentada y mirando la calle. Pensaba que no volvería y justo la he visto llegar con una bolsa en la mano. Le he abierto la puerta y sonreía de forma extraña:

- Ahora tú y yo nos vamos a emborrachar, que tenemos mucho que celebrar.

Me ha dado miedo. La frase no era suya, que me la conozco muy bien. Esas pistas son muy malas y ella lo sabe.

No me he resistido así que nos hemos puesto a beber vodka hasta que el reloj se ha cansado de marcar horas.

Caduca a las pocas horas

A veces resulta complicado descubrir lo es ficción. Otras veces, se nota descaradamente lo que pertenece a la realidad. En este blog no se distingue demasiado lo uno de lo otro. Pero en ocasiones ese límite se puede ver de manera nítida y eso es lo que sucedió ayer.

Ya avisé de que el post caducaría a las pocas horas. Si lo dejé escrito era porque lo necesitaba, porque me hacía daño y me estaba golpeando por dentro. Como si me hubiera tragado una bota y se dedicara a darme patadas, desde dentro.

Ahora ya no me duele tanto. Y necesito evitar patadas a otras personas.

Las respuestas a sus amables comentarios aquí mismo...

Activar el deseo



- ¿Te apetece tomar un café?
- ¿Ahora? ¿En Nochebuena? No... no, me pone nerviosa. Mi iré a casa, a dormir.
- ¿Te acompaño?
- No, gracias. Eh... oye, ¿no irás a enamorarte de mí, verdad? Quiero decir, que no empezarás a soñar conmigo y a despertarte sudoroso y a mirarme como si fuera una princesa cuando eructo.
- Lo dudo...
- Sería muy incómodo trabajando juntos...
- Dáte prisa, se te consume el cigarrillo.

La mejor manera que se me ha ocurrido de pasar esta tarde ha sido ponerme a ver una peli que compré hace poquísimo en la Fnac (una de esas ofertas irresistibles). Los fabulosos Baker Boys. Ya tiene unos años pero recuerdo haberla visto al poco del estreno. Me encantó. Supongo que por aquella época quería ser como Susie Diamond: una tipa preciosa, con una voz increíble y… desafortunadamente sola. Viajar siempre, de hotel en hotel, de sala en sala. Sin raíces.

La primera vez que la vemos en la peli es en una audición. Ella está mascando un chicle y no se le ocurre nada mejor que guardárselo en una mano mientras dura la canción. Luego, al terminar, se lo vuelve a meter en la boca como si nada. Susie fuma tabaco francés porque, aunque es más caro, al menos te metes algo de calidad en la boca. Una tipa con clase.

Y ahora me ha cambiado la perspectiva. Me doy cuenta de que me gustaría seguir siendo Susie pero al final he acabado pareciéndome más a uno de los hermanos, Jack. Por el carácter.

Absolutamente recomendable.

El origen de la nieve





Bon Nadal a tod@s y un gran beso

El post de hoy se lo dedico a una niñita preciosa que tiene apenas un año y que me ha cambiado la vida. Ha comenzado a andar y sus ojos son los más risueños que he visto nunca.

I only wanted to see you laughing in the purple rain



No tengo recambio de agenda para el 2006.
Tengo "secuencias" abandonado, no me apetece escribir en él.
Estoy gastando unas cuantas canciones que no consigo sacarme de la cabeza.
No tengo sueño. Pero me levanto a las 06:15.
Me han dejado un mensaje precioso pero anónimo. No preguntaré nada.
Ya no tengo una única cana, son tres.
Las canas de los otros me resultan atractivas.
Las mías, una mierda.
Tengo que cambiar de móvil (¿me llegan los puntos?)
Es imposible que mañana sea millonaria.
No juego a ningún número.
O sea, que no me puede tocar.
Ayer me miraron desde lejos y me dolió un poco el estómago.
Tengo una cuenta con 971 mails guardados. Cuando llegue a 1000 la cierro y la anulo.
Sufro un síndrome de Diógenes con algunos mensajes.
Esta tarde he pillado a dos besándose. El infiel y el amigo.

El 2005 ha sido el año...

De cambiar el Surfer Rosa por el Doolittle
De meterme en demasiados fregaos
De dejarme crecer el pelo
De ser valiente y no dejar los puntos suspensivos
De poner fondos de escritorio imposibles
De las afonías
De los mails a desconocidos que han dejado de serlo
De las preguntas a media noche con los ojos abiertos
De dejar de querer para querer con más fuerza
De querer con más fuerza y abandonar a medio camino
De abandonar a medio camino y esperar un milagro
De los tatuajes sin beso
De los caprichos innombrables
De confirmar que la Gioconda sí sonreía. Yo ya lo sabía.

Y...

Sobre todo, de las dudas...

Must be a devil between us...

Me bebí tan deprisa aquella botellita de agua que después estuve todo el día pasando sed. Desperdicié todas las cerillas quemando frases y luego me vi sin fuego. De tanto oír aquella canción, me volví inmune a su letra. Y agoté la batería del móvil a fuerza de explicar la misma historia inverosímil.

and if the devil is 6
then god is 7...


Nunca tuve tanto poder como para controlar mis dudas.

Terminar lo interminable

El finde ha sido un agobio total: trabajo, ausencias que pesan, historias en puntos suspensivos y hambre de cigarrillos y besos.

Pero como no me gusta plasmar el mal rollo, dejo un par de risas flotando...



Mucha niña mona, pero ninguna sola



Tengo una amiga que está necesitando enamorarse de alguien (ella no lo reconoce pero yo sí), con urgencia, vaya. Pero la cosa está muy mal en estos tiempos que corren...

De cuando cambiábamos el argumento de las pelis y saludábamos a los viajeros del tren






Hoy nos hemos puesto a imaginar que éramos personajes de pelis. Al final me he decidido por O-Ren Ishii. Porque es muy guapa, porque lucha genial y porque me cae bien.

Perdida traduciendo diálogos



- Estoy perdida, ¿eso tiene arreglo?
- No... sí... Ya se arreglará...
- ¿De veras? Fíjate en ti.
- Gracias... Cuanto más sabes quién eres y lo que quieres, menos te afectan las cosas.
- Ya... Es que aún no sé lo que quiero ser. ¿Sabes? Quise ser escritora pero odio lo que escribo y... intenté hacer fotos pero eran muy mediocres. Todas las chicas pasan por una fase de fotógrafas...

De confianza y mentiras bonitas

La vida es muy extraña a veces. Y hay días en que me asusto un poco de las casualidades y las coincidencias. Bueno, al fin y a cabo, alguna vez he confiado en la bondad de los desconocidos...

Plano-secuencia



(Tres semanas y tres días sin fumar. Treinta y tres días sin besar. No he hecho trampa, lo prometo, el tres me invade y me colapsa)

Al poco de conocernos me preguntó cuál era mi película favorita. Yo respondí sin titubear.

Días más tarde, me contó que había encontrado la película, que la había alquilado y que la había visto. Por mí.

Nadie había visto esa película por mí. Y eso jamás podría olvidarlo.

Como aquella noche -la de nuestra primera cena- en que deambulamos por Sant Gervasi (un barrio de la zona alta de Barcelona) buscando algún lugar donde poder comer algo. Yo me quedé muda y apenas podía probar bocado.

Luego, de vuelta al hotel, recuerdo que nos paramos delante de una parada de tren. Y allí mismo le señalé un punto en el mapa: yo vivo aquí.

Y a partir de aquel momento, comprendí que mi hogar no volvería a estar nunca más en Barcelona, sino que sería una sucesión de planos-secuencia de aeropuertos, paquetes postales, sms, destinos frágiles y vestíbulos de hotel. Ya no volvería a sentirme segura en casa sino esperándola llegar ante la salida de una terminal cualquiera.

Díme de quién es el trozo de tu corazón que no puedo tener

Cinco clips para escuchar y ver…

La Habitación Roja, Scandinavia

La Buena Vida, hh:mm:ss

PJ Harvey, Who The Fuck?

Los Planetas, Y además es imposible

Astrud, Hay un hombre en España

El memeleo inevitable...

Bueno, pues siguiendo este memeleo terrible que he visto en un montón de blogs de los que leo, me he decidido a continuar con el tema y, oh, resulta que estoy leyendo un libro de poemas! Ya lo veo venir, seré desgraciada y caerá sobre mí una maldición... pero no pienso hacer trampa así que me arriesgo y lo copio tal cual.

Página 23 de Usted, de Almudena Guzmán:

Hoy era la última tarde.

Usted no paraba de hablar
-lo hubiese matado-
y a mí me ardían las uñas cuando nos despedimos
en la parada del autobús.

Ni un solo beso.


(Dífícil elegir el quinto párrafo así que transcribo el poema entero)

PD: Almudena, si lees esto, ponte en contacto conmigo porque me encantaría hablarte del libro (por probar que no quede)

And I think to myself, what a wonderful world

Hoy no me apetece contar nada sino que me cuenten cosas a mí. Así que abro oídos, cierro boca y lanzo pregunta:

- Díme una secuencia de cine que te haya emocionado últimamente (no valer fastidiar finales, si puede ser)

Vale, la mía es cuando suena What a wonderfuld world, de Louis Armstrong en Good morning Vietnam. Por el contraste, por la sandalia en el suelo, por los críos que corren y lloran con bombas de fondo.

Me encantan los tigres






Tengo 31 años y en estos momentos apenas hay nada estable en mi vida. Me pregunto si eso es bueno o debería preocuparme...

Retomando y recordando versos

Dejaré mi boca entre tus piernas

Venga ya, para que luego digan que Lorca no era sensual...

...and time can do so much...





Hoy he llamado a una amiga a la que no veo hace más de un año. Era su cumpleaños y le he regalado un domingo.
Esta mañana me he puesto un jersey granate pero luego lo he cambiado por uno azul. Más que nada, porque estaba lloviendo y he creído que sería un buen detalle conjuntar con la lluvia. Precisamente yo, que casi nunca conjunto (con) nada.
He pasado todo el día con el móvil apagado (eso en mí es una hazaña) porque me apetecía darme un descanso del resto del planeta.
Me he dado cuenta de que se me ha pasado un plazo para presentarme a algo que creía importante. Ahora veo que no lo era tanto.
He quedado para cenar mañana. Los viernes son un buen día para quedar. Pero casi nunca puedo.
Por la noche he redescubierto una canción y la he enviado en plan spam a unas cuantas personas. Y sólo han contestado dos. ¿Por qué la gente es tan vaga para contestar?
Por la mañana, al hacer el zumo de naranja, me he hecho un corte en un dedo. Tenía sangre.
He hecho otras cosas, pero no son tan importantes como éstas.

PD: La canción de hoy va dedicada, por supuesto ya sabes que es para ti...

Keep walking, slim


En stand by


Powered by Castpost

Pues eso, que estoy en stand by...

Mi amor se escribe al revés




Powered by Castpost

Crecí escuchando canciones de Simon & Garfunkel, Queen y Los Panchos. Y así me vi convertida en niña ecléctica. Y así me transformé, con los años, en una tipa dispersa. Que comienza escribiendo sobre influencias musicales y acaba explicando que es (un poco más) feliz porque el viernes se le van a quitar algunos gramos de puntos suspensivos de la sangre. Y los pequeños dolores desaparecerán, tal vez, poquito a poco.

Lo que realmente importa no son las tonterías que pienso en voz alta, ni las que escribo aquí sino las que me trago sin verbalizarlas. Ésas son las únicas ciertas.

Y mañana me abrazaré a ti como sobreviviente de un naufragio de dudas, errores y sábanas limpias de sombras. Y sé que aunque llegue con la cara arrugada y oliendo a café de Colombia, me acogerás en tu pequeño reino y me dejarás un sitio preferente. No te asustes porque ya no soy ni encantadora de serpientes ni de abejas. Ni siquiera soy Blenk. Pero a lo mejor es eso lo que has estado esperando siempre. Que deje mi apellido, mi trayectoria al trabajo, mi agenda y mi bono de tren. Me pregunto qué planes tienes para mí.

Lo que realmente importa ahora es que este jueves pase rápido. Porque mañana ya no duermo sola.

Lo importante no es ser la primera sino la última.

Suerte, Guasteví



A veces, algo tan sencillo puede gustar igual que lo más sofisticado. Mira, no seré demasiado original pero... hoy opto por la sencillez. Unas flores, Guasteví (te he elegido mis preferidas).

Que tengas un buen día y que los 26 te traigan mucha suerte. Es una buena edad para comenzar etapas. ¿Sabes? A mí a esa edad se me cumplió un sueño...

Un gran beso para ti, muacks

PD: Por cierto, ¿¿es que todos cumplís años en octubre?? ;)

Van a hacer un aeropuerto donde habíamos quedado



Últimamente, me pasa que confundo letras. Escribo "v" donde iría una "b", le cambio el flequillo a los acentos y, lo que es peor, confundo vocales. Así, hoy he escrito un mail en el que se leía algo así como tanga que enviarte el esbozo del nuevo tal. Y lo he enviado tal cual. De tangas y posesivos, debería haber escrito en el asunto.

Pero cuando pulsas enviar ya no hay marcha atrás. Luego ya no vale decir aquello de uy, no, en realidad no era para ti ese mail, perdona, me equivoqué de contacto. Ya. Cuéntame algo más inverosímil, si us plau.

Como aquella vez que me invitaron a una copa de cava y se arrepintieron. Se disculparon diciendo que no podía ser, que iban a hacer un aeropuerto donde habíamos quedado. Suerte que soy la mejor descubriendo subtextos, entre líneas y pistas de ese estilo.

Qué mala soy entrevistándote



No recuerdo de qué manera llegué al blog de Paola (Qué mala soy dosificándote). Supongo que, al igual que me ha pasado con otros tantos blogs, llegué saltando de un enlace a otro. Lo primero que me impactó fue el título. Buenísimo. Pensé que podría ser un título perfecto para una novela. Incluso para un corto, por qué no. Pero después de leer unos cuantos posts, me di cuenta de que no, de que ese podía ser únicamente el título del blog de Paola. Su título. Personal e intransferible.

Así que me metí en el blog sin hacer apenas ruido, sin dejar mi opinión. Cuando me gusta demasiado un blog, no suelo dejar comentarios al principio, me limito a entrar y a salir cerrando la puerta con sigilo. Para no molestar, tal vez. Me puse a leer sus primeros posts, los de justo hace dos años, y me quedé embobada. Eran buenísimos. O al menos eso me pareció. Bueno, supongo que dio la casualidad que yo por aquella época estaba viviendo historias similares a las que ella narraba. Lo que leía me parecía genial. Los mejores posts de amor que había leído. Qué bien lo narraba todo. Pero hubo un momento en que tuve que dejar de leer porque me parecía que estaba devorando los párrafos, y dos años dan para escribir mucho. Así que aún me quedan muchos posts por leer. Pero habrá que dosificarlos bien. Como esas buenas comidas que nunca deseas que se acaben.

Y así fue como seguí entrando en su blog. Y comencé a hacer ruido y a dejar comentarios. Paola es amable, te sonríe, te contesta y bromea cuando hace falta. Y te da la impresión de que acaba de comenzar, y eso es genial. Es uno de esos blogs en los que te sientes cómoda, en los que nunca falta ni sobra nada, no sientes el típico agobio del blog supertransitado, comentado y visitado. En su punto justo.

Me gusta la gente generosa, la que te sorprende y te envía pequeñas sorpresas a tu cuenta de correo. La gente que no te hace preguntas pero que, sin embargo, te deja que les hables porque siempre escuchan.

Y Paola es una de esas personas.

Y por eso le pedí la entrevista. Porque sabía que me diría que sí. Tan sólo tuve que decirle que tenía una vena periodística no satisfecha y enseguida accedió.

Éste fue uno de sus primeros posts. Uno de los primeros que me gustaron:

21.10.03
no el de mañana
(malgastando a L)

De repente, lo que para tí es innecesario para mi no lo es, y en este cruce entre tus cosas y mis cosas, quizás ya nos alejamos. Me he dado cuenta de lo largos que se hacen los semáforos, de lo que cuesta levantarse por las mañanas, de lo tristes que son las canciones tristes, y no sé que música poner. Y de que la cuarta cuerda está a punto de romperse desde hace meses y no sé que tocar. Y no sé si habrán más quioscos con postales como excusa para esperarte ni hombres estatuas fingiendo que no nos ven. Quiero otro miércoles y no el de mañana y me importa una mierda si el sol es más caro en octubre y otra mierda me importa si exagero, porque sólo yo sé con que pesos intento equilibrar la balanza. Que poco sentido tiene dosificarte.


Y ésta fue la entrevista...

1. ¿De dónde viene el título de tu blog?
Qué mala soy dosificándote podría ser también “qué pesada soy pensando siempre en ti”...o “hablando siempre de ti”...o “escribiendo siempre sobre ti”, etc. Es esa idea. No sé si me explico... Cuando no dosificas bien algo o te pasas o no llegas, no? Y no hace efecto, o se te gasta antes de tiempo, no sé (..)

2. Sí, a muchos nos pasa, dosificamos fatal… ¿Recuerdas cúal fue tu primer post? (y no vale hacer trampa, es decir, acudir a los archivos del blog)
Mi primer post se llamaba Peta Zetas y es del 18 de Octubre de 2003. Prometo que lo digo sin mirar porque además lo borré, ya no aparece. Era un recuerdo de aquel verano, mezclado con el recuerdo de muchos otros veranos. Lo que ocurrió es que al cabo de un año de haberlo escrito me pareció tan rematadamente cursi que lo hice desaparecer. Y lo peor es que me pasa eso mismo con tantos otros posts, entonces, tendría que borrar medio blog. Me rio mucho de lo que escribo , mi blog es muy cómico!

3. (Qué buenos eran los peta zetas, pero qué artificiales!) ¿A qué hora del día escribes generalmente en el blog? ¿Crees que hay una hora mejor que otra?
La hora depende del tiempo que tenga y del horario que lleve, ahora, trabajando de mañanas y estudiando de tarde, solo me queda una hora, las 24:00 de la noche cuando ya he cenado, me he duchado, he sacado a los perros, o he llegado de cenar, etc. y todo eso, y claro, no tengo ganas. Es demasiado tarde, si tienes en cuenta que me levanto cada día a las 6:45 am... A veces aprovecho el tiempo que paso en el metro, escribo en una libretita o en cualquier papelucho que lleve encima y luego lo paso a blogger. Giulia me regaló una libretita para escribir.

4. ¿Blog o bitácora?
Me quedo con “bitácora”. Es más fantasioso, te puedes imaginar como una navegante, apuntando cada día todo lo que va ocurriendo en el barco...Como si cada día tuviera un rumbo diferente, de hecho, es así ¿verdad? Sol y tormentas!

5. ¿Cuál fue el primer blog que leíste de forma asidua, el primero al que realmente te enganchaste?
El primero al que me enganché se llamaba Cerebro, es del 2002 creo, y el diseño era rojo y negro. Le perdí la pista, supongo que ya no existe. Era de un chico que explicaba las idas y venidas con su novia y las fiestas que se montaba con los amigotes. Me parecía una fantasmada descomunal pero me enganché y me gustaba.

6. ¿Has conocido en persona a algún/a blogger?
Sí, pero lo ideal sería encontrarse en algún bar, de forma natural, y reconocerse, como me pasó con Guasteví (burningguastevi.blogspot.com). Supe que era ella porque había estado mirando las fotos que tiene colgadas en su fotoblog. Me acerqué y le dije...” te voy a hacer una pregunta un poco rara...¿tú tienes un blog?” La respuesta fue que sí!
Con Ike Janacek de las Islas Canarias, me fui una semana de vacaciones a Lisboa. También nos acompañó una chica que comentaba en mi blog, a la que tampoco conocía, la señorita de la maleta roja. Me gustó mucho, está bien irse una semana con personas a las que en principio no conoces demasiado, te dejan el espacio que necesitas pero a la vez disfrutas de su compañía.

7. Pues qué fuerte lo de reconocer a un blogger por ahí… ¿Y por qué comenzaste a escribir en el blog? ¿Necesidad personal? ¿Curiosidad? ¿Inquietud? ¿Deseo de…?
Por todas esas cosas a la vez, supongo. Ganas de comunicarte, de expresar algo, de hacer públicos unos sentimientos y compartirlos. Pero te comunicas porque te leen, sino te leen es como un diario personal. Al principio, escribía paralelamente en otra bitácora comunitaria de ficción llamada Me gusta el Vicio y el Autoservicio (autoservicio.blogspot.com), que no tenía nada que ver con memoria, pero me servía para reírme mucho cada día! Era un ciber-culebrón sobre las andadas de un grupo de vecinos, muy en plan cachondeo. Mi personaje era una italiana, Luara, muy pasada de vueltas y que trabajaba de bailarina y camarera en un bar de ambiente llamado Homolulú. Lo mejor eran los comentarios de los lectores! Incluso hubo algún cameo de otros blogguers de la época. Muy divertido.

8. Y si mañana mismo se decretara una ley que prohibiera (y bloqueara) la publicación de blogs… ¿cómo te sentirías? ¿qué harías?
Haría un blog de papel y lo repartiría por los lavabos públicos en los bares, quizás sería de utilidad y todo... Ejem. Me fastidiría mucho. Enviaría e-mails. Sería ilegal :P

9. Yo también sería ilegal, je, je… Imagina por unos segundos el futuro… ¿te ves con cuarenta años frente a una pantalla redactando posts?
...si tengo tiempo y ganas... Aunque creo que el título seria ya, directamente, “Sobredosis”. Quizás en un futuro sea obligatorio tener blog y la url salga en el dni. Es una idea.

10. Díme tres cosas que no soportes: manías, fobias, no sé…
Manía manía no tengo casi ninguna, quizás mi manía sea rodearme de gente maniática ¿? Hablo dormida y me río en sueños, puede ser molesto, pero es una manía incontrolable. Siguiendo con la cama , tampoco me gusta oír el tic tac de un reloj. A mi compañera de piso sí le gustaba oírlo, entonces llegamos a un acuerdo: Encerramos el reloj en el cajón. Se oía igual pero no tanto. Ella se concentraba en buscar el tic tac y yo en olvidarlo. En cuanto a fobias...No me gustan las atracciones de feria o parques temáticos, ni ese tipo de cosas que pueden ser peligrosas. No me compensa pasar miedo por gusto.

11. Y ahora dime tres cosas que te encanten…
1. El desayuno en la cafetería antes de entrar a trabajar. Me cunde aunque solo sean 5 minutos.
2. Sentarme al piano, imaginarme cosas e ir tocando. No tengo nada de técnica pero me relaja, me refiero a que no sigo ninguna partitura.
3. Quedar para tomar algo, hablar con alguien, reírnos, salir por ahí.

12. Sigamos curioseando, venga: una comida, una prenda de ropa y una bebida.
Ah, me gustan muchos los macarrones, es mi plato feliz. En cuanto a prenda de ropa, no sé qué decir, me gustan, mmmm... los abrigos? Y para beber pues una cerveza, por ejemplo.

13. Y el último cotilleo: algo que siempre llevas encima es…
Unas gafas porque si llevo puestas las lentillas, las llevo en el bolso o en el coche por si me las tengo que quitar o algo...y si no llevo lentillas, las llevo puestas. Este año me he comprado 3 gafas diferentes. Unas rojas, otras negras con la patilla rosa chicle y otras negras y blancas. Fue un capricho. Otra cosa que suelo llevar es un pintalabios, pero curiosamente luego no recuerdo pintármelos. En la mochila de cada día llevo un neceser con pasta de dientes, cepillo de dientes, crema y un peine.

14. Cuéntame un momento emotivo como blogger…
Cuando le dio el infarto a mi padre, en diciembre del año pasado. Recibí muchos comentarios y mails. Me hicieron mucha compañía. Luego me di cuenta de que pasé esos días sin ser muy consciente del tema, mi padre estaba a punto de morirse y yo escribiendo en mi blog...desde luego!! Parece hasta frío pero era una vía de escape.

15. ¿Les pones cara y ojos a los bloggers, los imaginas físicamente o no?
Cuando llevas un tiempo leyendo a alguien sí. Te imaginas como puede ser esa persona. Y más sin dejan pistas...si ponen fotos de sus zapatos, etc...como haces tú :P

16. Ummm, no vuelvo a colgar fotos de mis zapatos ;) Díme ahora cúal es el primer enlace (sea blog o sea un website) que visitas cada día, sin falta.
Lo primero primerísimo que visito es mi correo. Luego leo algún blog. Pero suelo hacer LA ruta de blogs los sábados o viernes noche que no he salido y estoy en casa.

17. Díme tres objetos que haya ahora mismo sobre tu mesa de escritorio (no vale el ordenador, jeje)Una botella de agua, una lámpara de aceite que no uso y dos sobres de carta.

18. ¿Te has planteado escribir un último post?
Sí ...sí..de hecho el año pasado lo escribí en noviembre, creo. Se llamaba Rosebud, haciendo referencia al final de Ciudadano Kane...etc. pero al cabo de dos días volví porque me daba pena dejar a “memoria” abandonada después de tantos meses. Bah, fue una pataleta. Luego tuve que ingeniármelas para volver sin que se me cayera la cara de vergüenza. Creo que cuando dejas un blog de verdad, no haces un post final, dejas de escribir o lo borras y punto.

19. Y recomiéndame, para despedir la entrevista: una buena canción, una peli y alguna lectura…
El año pasado, justo hace un año, me regalaron un libro de Alessandro Baricco, Océano Mar, que me encantó. Me gusta cada línea de ese libro, así que lo recomiendo. Se lee en seguida, luego te quedas con ganas de más y no sabes si has estado soñando o leyendo, en serio, es muy bueno! Una canción, ahora escucho a menudo You’re beautiful de James Blunt porque me gusta y suena mucho en todos los sitios, pero no tengo canción preferida de la vida, me gustan muchas canciones, en general y muchos tipos de música. Una peli, pues aunque soy bastante mala para esto, Big Fish por la realidad mágica que envuelve al Sr. Bloom, Deseando Amar por lo de “Si consigo otro billete, ¿vendrías conmigo?” ah! y High Fidelity, porque las empanadas mentales del personaje se parecen a las mías. Porque... no se valía responder Indiana Jones, ¿verdad?

Bien, Paola, pues gracias por la paciencia, por el intercambio de mails y de canciones, y sobre todo por ese buen rollo que desprende tu blog. Ojalá dure muchos años más. Re-muacks ;)

dormir cuando no toca



Me gusta viajar en tren por la noche, con música, y mirar por la ventanilla. Ver los faros de los coches, a lo lejos, en la autopista. Y desvariar pensando en...

Stop: una entrevista a un/una blogger


Powered by Castpost

Atención, atención, he entrevistado (he tenido el placer de entrevistar, todo hay que decirlo) a un/una blogger y publicaré la entrevista este fin de semana.

¿Quién es? Es alguien realmente interesante y que escribe genial...

PD: No pienso dar pistas así que ni lo intentéis...

La tipa que robaba los lapiceros de Ikea


Powered by Castpost

Hoy me han multado por estornudar en la calle.
Odio los martes. Trabajo quince horas. Hablo más en un día que en todo un mes.
Hoy me han echado bronca por no saludar sonriendo.
Me he puesto a fotografiarme los zapatos.
He inventado una cena, y estaba buenísima.
Me he puesto unas gafas antiguas y me he reído de mi cara.
He recibido una postal (y un beso) desde París. Me ha encantado.
Hacía siglos que no recibía una postal.
Casi me tiño el pelo, por cambiarme un poco las ideas.
Creo que nunca tendré consciencia de que ¿soy/he sido/fui/seré? feliz.
Me he puesto a leer en voz alta con acento de ses illes.
Y por eso he recordado la historia de una amiga que estaba colgada de una cantante.
Y consiguió que ella la viera desde el balcón de su casa.
Y la invitó a subir.
Y se sentaron a charlar de música.
Y le dio un vaso de agua.
Debe ser genial conseguir eso.
Esa cantante era realmente atractiva. Y su voz más aún.
Yo también me habría colgado.
Y aún hoy, sigo recordando esa historia.
Y una fotocopia de la mano de mi amiga.
Es bonito que te regalen una mano fotocopiada.
Odio los martes pero por suerte ya es miércoles.
Y hoy ha llovido tanto que no he bebido nada de agua.
Esta noche por fin dormía cuando a las 04:00 AM un alarma me ha despertado.
Así que hoy no hay post porque paso de hablar más.
Ni foto alguna, que me duelen los ojos.

La canción es realmente buena.

Pero sigo odiando los martes.

zu




Powered by Castpost

Porque las cosas más importantes pasan así, de un día para otro. Porque resulta que te levantas una mañana y te das cuenta de que ya no eres una cría. Porque ves una foto y entonces comprendes que sí, que existe, que te está esperando, que tiene paciencia pero que todo tiene un límite. Porque entiendes por fin que nadie sabe leerte las manos de esa manera, inventándose el futuro.

Porque no sé aún si la culpa ha sido de ese astro que nos espía o de esta lluvia que me ha empapado hoy los libros.

Tú eres lo primero, hoy más que nunca. Por eso hoy he visto, por fin, dos tostadas en lugar de una. Y me importa una mierda que no puedas leer el post -tu maldito trabajo- ni que pienses que soy cursi. En el fondo, sé que te halaga.

And she hates you and your friends and you just can't get served without her




Powered by Castpost

Nos han avisado con tiempo. Mañana luna llena, nuestra querida regente que nos besa y nos quema los sueños al mismo tiempo. Tú por tu lado. Yo por el mío. Tus con tus ojos. Yo sin los míos. Prepárate para sacudirte la escarcha del cerebro y las vocales de la lengua. Yo ya he sacado brillo a las copas y he limpiado a fondo los cristales. Siento un pequeño dolor en los labios... me miro al espejo, ¿qué pasa? Nada, parece que he vuelto a sonreír. Aún me tienes puesta en la lista. Pero el tiempo se rebobina solo y aunque me empeñe en darle al pause eso es una absurda estrategia que está demasiado vista como para que alguien se la crea.

Si sobrevivo a esa luna, prometo lijarme la piel y quedarme tres días a la intemperie para poder volver a buscarte.

I tornaré a explicar-te que m'agraden el divendres i que se'm fan interminables els dimarts...I et demanaré que em vinguis a buscar a la feina, però que no et vegi ningú més, que jo t'esperaré amagada sota un barret i un diari qualsevol...

¿Por qué tú no eres como los demás?




está en it's such a perfect day

Hoy me han llamado de Spanair. Me han dicho que como soy una buena cliente, que me regalan no-sé-cuántos puntos y que puedo conseguir un billete a cualquier lugar de la península. Le he dicho que estaba hasta las narices de promociones y que si de verdad quería hacerme feliz [entonces se ha hecho un silencio incómodo, todo hay que decirlo] lo que tenía que regalarme era un viaje a cualquier país nórdico. No ha sabido qué contestar y me ha dicho que era la primera vez que alguien le pedía eso. Siempre hay una primera vez, le he dicho. Entonces he notado que se estaba poniendo nerviosa y que lo que quería era cortar el rollo. Así que me ha cortado explicándome -eso sí, muy educadamente- que lo propondría a los responsables de promociones.

Hay un tipo al que, por ser el pasajero un millón de Vueling, le han regalado cinco años de vuelo gratis. Y le han puesto su nombre a un avión. Imagínate, me podía haber tocado a mí. Justo por esas fechas volaba con Vueling. Un avión llamado Blenk. Vergüenza por los aires. No, no, no, quiero otro premio, por favor.

Hay quien se pasa la vida con las maletas en las manos. Hay quien se la pasa huyendo de aeropuertos invisibles. Y hay quien los persigue con el tiempo justo de fumar un cigarrillo y llorar de espaldas al deseo.

A Paola, felicidades con lluvia

Paola, pequeña (porque soy mayor que tú me reservo el derecho a llamarte pequeña) pero grandísima cumple hoy 27 así que ahí va mi regalo para ti. Espero que por lo menos te haga sonreír… (imagina que la tipa que sale en ese clip soy yo, ok? y te hago todas esas chorradas). Ah! Y conserva esa preciosa voz ;)

Tu regalo

Lost and found



Me he sentado en la barra de un bar cualquiera a tomar un café. Un ratito antes de ir a trabajar. Hacía mucho tiempo que no me evadía a esa hora. No había demasiada gente, era un sitio acogedor. Me he encendido un pitillo y me entretenido mirando las botellas de licor. He contado los que había probado y los que no. Muchos sabores nuevos, por lo que he podido ver.

He recordado un fragmento de conversación, con una amiga, hace un par de noches:

- Cuando tenga ochenta años pensaré que he pasado cincuenta años con él.
- ¿Y?
- Pues que no sé si eso es bueno. ¿Y lo que me pierdo?
- ¿Qué quieres decir? Se supone que le quieres y que estás de-pu-ta-ma-dre viviendo a su lado...
- Ya, pero... ¿y el resto de historias que me pierdo?
- Bueno, siempre le puedes ser infiel...
- No se trata de eso, Carol.

Me he pedido un segundo café. Necesitaba alargar ese momento "tan mental", para que no se me escapara. Necesidad de estar a solas con mi cerebro, supongo. El caso es que la reflexión de mi amiga me ha dado que pensar. ¿Qué pasa con las historias no vividas? ¿Qué sucede con todas aquellas personas que dejamos pasar? ¿Dónde se quedan todas las noches sin dormir no vividas, o simplemente las no pasadas al lado de una única persona? Me ha salido de la garganta una especie de ubi sunt versión actual.

Al salir del bar estaba lloviendo. He pensado que era un día precioso. He recordado una lista de cosas: a Lou Reed, unas botas preciosas que he visto hace días, dos CD que debo conseguir ya, un par de mails a medio redactar, una camiseta carísima que acabaré comprando y, como si fuera una pregunta de concurso: ¿Uno de los momentos más emotivos de su vida, Blenk? La primera vez que fui a la ópera... una maravillosa representación de Carmen, de Bizet.

No me pidan entender el post




Powered by Castpost

Blenk lleva demasiadas horas sin dormir. Demasiadas copas. Demasiados pitillos. Demasiadas conversaciones. Demasiado peso en los ojos.

Y eso que la palabra demasiado nunca le apasionó.

Nunca ha ido a Nueva York. Tal vez ya vaya siendo hora.

Y hace una semana que intenta ser mejor persona pero no le sale.

Hay personajes secundarios que pueden llegar a ser tanto o más atractivos que los protagonistas.

Pero eso, hasta que no lo vives no te lo crees.

Y algunos se cuelgan de la persona equivocada.

Pero eso, hasta que no lo vives te lo niegas.

Para Summergirl, un post enterito

Bueno, pues el post de hoy se lo dedico a Summergirl, que cumple años, y que cada día nos enseña algo nuevo en italiano :)

La canción es para ti, niña...


Powered by Castpost


PD: Llamé a la Watling para que diera un acústico en tu casa pero no pudo ser, jeje... Espero que te guste la canción o, por lo menos, que te recuerde tantas cosas preciosas como a mí. Baci...

the piano has been drinking...



Sí... lo confieso... no he podido resistirme... me ha encantado y... yo también he sucumbido a la moda...

os presento it's such a perfect day...

De trenes y sueños gélidos



Iba en el tren y a una señora le ha sonado el móvil. Lo tenía en modo vibración y el cacharro se le ha salido solo del bolso y ha comenzado a mordernos las rodillas. A mí me ha roto el pantalón y no me ha hecho demasiada gracia, era uno de mis preferidos.

Sangrando, con la cicatriz recorriéndome la cara y sin tabaco, he bajado del tren y he pensado que prefiero los aviones. Allí nunca te morderá ningún móvil.

Me he puesto a caminar y he esquivado mi casa. He llamado a Elena y me ha invitado a un té de rosas. La boca me sabía a pétalos. Después le he pedido un vodka porque he sentido miedo de volverme cursi al beberme ese té. Elena me ha contado una historia de soldados y de profesoras perdidas que no he comprendido demasiado bien así que, algo ebria e hipnotizada, me he quedado dormida en su sofá.

Y ahora me he despertado con frío y echando de menos a alguien que me traiga una manta y me lea algo que pueda entender...

La tipa de ojos eclipsados



Ayer, en el trabajo, todo el mundo me miraba los pies. Al cabo del rato me di cuenta de que había ido a trabajar con las converse. Más tarde, al entrar al baño, me miré en el espejo y sólo vi una franja negra que me recorría el rostro: de la frente hasta los labios. Se me ha quedado la cara partida en dos. Que no es lo mismo que decir que me han partido la cara.

Hoy me da vergüenza salir de casa. He llamado al trabajo y les he dicho que tengo la cara partida y que así no puedo hablar. Me han dicho que no importa, que no intente escurrir el bulto, que escriba frases en hojas en blanco y que las vaya pasando una tras otra (como aquel clip de Dylan en blanco y negro, no recuerdo qué canción era, pero me gustaba)

Así que he respirado hondo y me he dispuesto a arreglarme la cara de la mejor manera posible. Entonces ha sonado el móvil. Era mi madre.

- Carol, ¿has mirado el eclipse?
- No, ¿por qué?
- Díme la verdad, ¿lo has mirado o no?
- Bueno... sólo un poco...
- Lo sabía.

Y me ha colgado. Mi madre debió ser pitonisa en otra época.

Y ahora son las once de la mañana y compruebo que mi cara no tiene arreglo. La he intentado componer pero se me ha quedado extraña. Como si no fuera yo. He sacado el DNI a ver qué nombre pone pero veo que se ha borrado. Ya sólo pone el nombre de la calle y la ciudad. ¿Qué hago ahora para recuperar mi nombre? ¿Y la cara?

Yo quiero ser ye-yé



Blenk cumple hoy un año. Justo un día como hoy comenzó a escribir y hasta ahora lo ha seguido haciendo, unos días mejor, otros peor, unas semanas más y otras menos.

Y me gustaría celebrarlo dando una fiesta, invitando a todos/as los que pasan por aquí, a los que leen, a los que comentan, a los que cotillean, a los que se ríen, a los que lo pasan mal, a los que me escriben su vida, a los que me envían canciones… Gracias por estar ahí porque sin eso seguramente Blenk no existiría y posiblemente no tendría sentido alguno seguir narrando.

Como lo de montar una fiesta va a ser complicado (tema distancias geográficas y tal), os dejo unos temas para compensar. Va por vosotros…

Yo quiero ser ye-yé, Ernesto Ronchel

Yo no tengo a nadie, Los Soberanos

No vino, estaba enferma o de vacaciones, Le Mans

À Helène, Les Très Bien Ensemble


PD: Sobre las canciones… La primera y la segunda son estupendas, mis orígenes son sesenteros (musicalmente hablando) y eso siempre está ahí; la tercera es no apta para almas con penitas de amores, pero es brutal, últimamente siempre vuelvo a ella; y la última es un descubrimiento reciente, simplemente es genial, ahora que estoy en una época rollo Nouvelle Vague.

y no he vuelto a pensar en ti hasta que he llegado a casa...



Que acabe septiembre y que me limpie el alma. Que se me escapen las dudas de las manos. Que llueva de una vez por todas y que estemos en la calle ese día. Que se nos haga tarde y nunca más pongamos el despertador a las siete. Que me siga poniendo nostálgica al escuchar alguna de Madredeus, que discuta con cualquiera porque Un buen día me parece una de las más tristes de Los Planetas. Que no se me vuelva a secar la máscara de pestañas (antes rimmel) de tan poco llorar. Que siga alterando el orden sintáctico y gramátical de todos los verbos, de todos los sustantivos, de todos los nombre de calles. Que me tome el café con los ojos cerrados, mientras contesto algún mail, mientras cumplo años con la sensación de que los descumplo. Que en el disco duro se me multipliquen las carpetas con nombres de archivos extravagantes y curiosos. Que me abran los cines por la mañana y que me subtitulen las películas al oído. Que no te pierda este invierno, que rompa este intervalo de cartas y dedos y que sea capaz de lamerte el corazón con la boca, muy despacio, para que no te des cuenta, para que no me veas, para que cuando haya pasado el momento todo sea verdad y tú y yo volvamos al principio. Para que compartamos cenas, insomnios y viajes al continente más frío.

Sé molt bé que des d'aquest bar...



Cuánto tiempo tienen ciertas canciones, porelamordedios... He encontrado este clip y no he podido resistir la tentación... qué bueno...

Disfruten de los tiempos pasados...

PD: Frase del día :"lo que a mí me está pasando no es mentira ni verdad".

Cuando tenga 36...



Esta noche no apetece escribir así que dejo una cancioncilla para que tengáis dulces sueños...

...se titula 36...

Bendito sea mi insomnio si estalla entre tus brazos (perdónenme lo cursi del título)



Hoy he comido con Elena. Un día ya escribí sobre ella y sus carteles mágicos. Una tipa estupenda, como pocas. Me ha contado que se encuentra en un aprieto, tiene que ponerse al día en temas de publicidad. Hemos intentado contactar con conocidos pero resulta que yo la he podido ayudar poco ya que el campus de Periodismo, Publicidad y Relaciones Públicas lo pisaba poco, más bien para ligar y otras historias de cuyo nombre no quiero acordarme. Elena está apurada y le pasa lo de siempre, que no se ve capaz. Y yo le he dicho lo que digo siempre:

- Porque seas enfermera no has de conocer los síntomas de todas las enfermedades del mundo, el que seas profe de literatura no implica que te hayas tragado todas las novelas que se publican en la actualidad, por ejemplo.

No la he convencido mucho. Y ahí ya se me ha puesto pesada. Y, lo siento, pero he desconectado de ella y mi cerebro se ha ido a dar una vuelta solo, bien solo.

Y entonces ha sido cuando he pensado en ti. He cerrado los ojos y he cogido fuerzas. Y me he visto cogiendo el primer avión -lo he parado poniéndome en medio de la pista de despegue- para llegar a tu ciudad antes de que anochezca. Y poder darte así una sorpresa, dormir a tu lado. Toda la noche. Toda esta noche. Aunque no dormiría, bien lo sabes, te velaría el sueño. Bendito sea mi insomnio si estalla entre tus brazos.

Elena me ha pedido fuego y he vuelto a la realidad.

- Carol, ¿fuego?
- No llevo, he dejado de fumar.
- ¿¿¿Tú??? ¿Y eso?
- Estoy afónica perdida, llevo unos cuantos días a ver qué tal.

Se ha quedado con el pitillo en los labios y se ha ido a buscar fuego por ahí. Está jodidamente guapa sosteniendo el cigarro entre los labios. Y lo sabe.

No encuentro historias



Lo mejor que he hecho hoy ha sido robarle el catálogo de Ikea al vecino del ático. Sé que está forrado así que no creo que le importe en absoluto no poder echarle un vistazo a los muebles de Ikea. Me va a venir mucho mejor a mí.

De cómo la tipa se puso nostálgica en un mal momento



Esta tarde un señor me ha preguntado algo que me ha dejado, ¿cómo decirlo?, perpleja y algo descolocada. No importa en qué contexto ha sucedido ni de qué manera, lo relevante ha sido la pregunta que me ha dirigido, después de girarse porque ya se iba.

- Oye, ¿tú eres hija del señor tal?

Me he quedado parada porque era algo que no habría imaginado. No había visto a ese tipo en mi vida, y supongo que él tampoco a mí. Le he contestado que sí, casi en un susurro.

- Lo imaginaba, eres clavada a él. Yo conocí a tu padre, fuimos compañeros de trabajo…

Lo ha dicho de una manera dulce, casi tierna, recordando a mi padre, cómo era físicamente… Pero se ha debido dar cuenta de mi turbación y ha dejado de hablar. Se ha despedido con mucha educación. Yo no he sido capaz de hacerle ninguna pregunta y me he despedido de él sabiendo que lo más probable es que nunca vuelva a coincidir con él.

Que yo recuerde, nadie me dice nunca que me parezco a mi padre. Totalmente diferentes. Lo único que heredé de él, tal vez, las manos. Las suyas no eran las típicas manos masculinas sino delicadas, alguien le dijo alguna vez que tenía pinta de pianista.

El señor desconocido me ha revuelto el pasado. Se me han agolpado los recuerdos aquí, justo en la garganta, donde más duele. Como unas anginas espontáneas. No sé si ha sido un golpe de tristeza, de nostalgia, de sentimiento de pérdida, de lo que pudo haber sido y no fue. No sé, no sé.

Y así me he pasado la tarde pensando en mi padre. Intentando recordar frases, imágenes, voces, yo qué sé. Pero tengo poco material. Porque no tuve tiempo de almacenarlo… y porque fui una inmadura justo cuando no tenía que serlo.

El señor desconocido me ha dejado con la duda. Me miro en el espejo y no hallo parecido alguno. Mi padre era guapo, tenía cara de galán de película. Cigarrillo rubio en mano y mirada ausente. Esa es la imagen. Y vuelvo a mirarme, no sea que no me haya visto bien. No, yo soy diferente. Nadie me comentó nunca aquel parecido. Los ojos sí, los ojos son toditos de tu madre, niña, más claritos porque tú aún eres joven.

Después de desenredarme los recuerdos, he llegado a una conclusión. Mi padre, en realidad, tenía los ojos verdes, pero se le pusieron oscuros de tanto tomar café.

Una canción más para la lista



...Y fracasar, y sin embargo volver a empezar.
Un documental de nosotros no estaría nada mal...

(escuchando, de nuevo, a LCB)

Érase una vez una tipa de ojos de color indefinido...

Blenk, algo más pequeña de lo normal, se ha quedado en casa, arrebujada en el sofá e intentando dormir oyendo el Claro de luna, de Debussy.

Con trescientas copas de más y doscientas pestañas de menos



Blenk se ha ido a comer por ahí con un par más de compañeras detectives. La comida se ha alargado –como las buenas comidas, en mayúsculas- y ha llegado a casa a las tantas. Con trescientas copas de más y con doscientas pestañas menos. Blenk ha llegado a casa y se ha puesto a escribir un mail. Le ha salido en pasado y en tercera persona. Se ha cabreado y de un botonazo lo ha suprimido. Harta de inventar palabrejas y de mascar sílabas en catalán, se ha tomado otra copa. No viene de una.

Más tranquila exteriormente, se ha sentado a mirar el trabajo acumulado. Crece día tras día. Y a ella las manos se le están quedando chiquititas poco a poco. Ha puesto su canción secreta y ha pensado que si le hubieran dado la oportunidad de crear una canción, tal vez habría sido justo esa. Tampoco es tan buena, pero es suya.

Se ha quitado los anillos, se ha recogido el pelo y ha dejado la tercera persona dentro de una novela trucada (ya no hay pistola dentro).

Me he visto a mí misma jugando a los Sims. Te he visto a ti mirándome y diciéndome que soy a veces como una cría. Sólo a veces. Me he dejado caer. Y por fin he sido consciente de que me he perdido y de que tal vez no hay vuelta atrás. Reconociendo lo irreconocible. Abanicos como pestañas que cada vez que mirabas, se me doblaban las cañas, varitas de paragüero, he recordado la canción, que tú ni siquiera conoces. Porque yo conduzco por la izquierda y tú lo haces siempre por la derecha.

He abierto la novela por la penúltima página y Blenk ha sacado de nuevo la tercera persona. Suspirando, aliviada, porque ha pasado casi todo el mal trago de enfrentarse a la realidad y a las fotos en blanco y negro.

Acaba de recibir un sms: tu eres lo primero, el origen de todo este infierno

Y me ha venido a la mente uno de esos poemas extraños de Sabines, inútilmente cursi e imperfecto para pasar la noche...

volver atrás y arrepentirse luego



...y tú, escuchando sin fumar todas las frases irreales que salían de mis pitillos...

Zuretzat, Holden

Como me ha pillado por sorpresa no he tenido tiempo de "currarme" más el post y la dedicatoria pero, bueno, ahí te dejo una cancioncilla de esas tiernitas para que tengas dulces sueños y muchos buenos deseos, el 26 es un buen número (a mí me trae buenos recuerdos, espero que a ti también en el futuro)

Para Holden...

Una mica perduda



Venga, ahora que no nos oye nadie, te diré un secreto. Hoy, si tuviera que identificarme con un personaje, tal vez lo haría con la chica de esta película. No me preguntes por qué, ni cómo fue, ni qué hacía yo deambulando por estas calles.

Y tú... me pregunto qué personaje has sido tú hoy...

Lunes 7:10 AM



Lunes. Me despierto a las 7:00 h. Me levanto de la cama a las 7:10, después de oír sonar un par de despertadores. Ducha, ropa, preparar cosas del trabajo, etc. Me preparo el desayuno y me conecto. Mientras me tomo el café abro Gmail y entre algunos mails más o menos poco interesantes, destaca éste:

Apreciada Blenk:

Soy Elena, ¿te acuerdas?. Nos intercambiamos algunos mails hace meses pero hace algún tiempo que no nos escribimos. ¿Cómo estás? Supongo que vas tirando, más o menos como todos.

Te escribo porque estoy muy confundida, muy desorientada. Penas de amor, para variar. Me he enterado de que ahora te dedicas a resolver casos, que has dejado tu anterior trabajo y que ahora vives trabajando como detective. Ignoro qué tipo de casos resuelves, y supongo que el mío te resultará extraño, por su naturaleza, pero bueno, confío en que tal vez me puedas ayudar.

Ya sabes que hace ya cuatro años que estoy con Julio y supongo que recuerdas que nos iba bastante bien. Una relación cómoda, sin demasiados altibajos, vaya, lo normal. Nos hemos estancado un poco pero es lo típico. A nadie le dura el subidón inicial toda la vida. En todo este tiempo nunca le he sido infiel y él tampoco a mí (vamos, que yo sepa). Y eso que siempre he sido de las que iban “de flor en flor”, pero fue antes de conocerle, luego ya no sentí la necesidad. La verdad es que es un tío estupendo y le quiero como a nadie pero… he conocido a alguien. Y aquí llega el problema.

Podría decirte que es sólo algo sexual, que me atrae sin más pero no es sólo eso. Objetivamente, él podría ser lo que la gente llama tu media naranja (aunque nunca he creído demasiado en ese concepto, llámame incrédula). Tenemos los mismos intereses, los mismos gustos y las mismas fobias. Coincidimos tanto que resulta un poco vomitivo, no sé si entiendes lo que quiero expresar. Estoy intentando hacerte un resumen de estos últimos meses pero es que me cuesta sintetizar porque han pasado demasiadas cosas…

Y encima es guapo, hay que joderse. Y rubio, ya sabes que me pierden los rubios.

Por ahora no hay nada explícito, es decir, que ni él me ha tirado claramente los tejos ni tampoco yo a él. O me estoy montando una película (típico en mí, por otra parte) o la hostia que me voy a dar será antológica.

No sé qué hacer. Por un lado pienso en Julio y me siento una hija de puta auténtica. Por otro lado pienso en mí y creo que me merezco vivir algo con él, aunque sea efímero, aunque me haga daño. Joder, llevo cuatro años sin fijarme en nadie! Carol, es demasiado especial para dejarle pasar de largo… Ni puedo ni quiero, ya me conoces. Cuatro años sin temblar por nadie, no puedo dejar escapar este tren.

¿Qué hago? ¿Tú crees que debo arriesgarme y dar un paso? ¿Que lo debe hacer él? Estoy hecha un lío, me ha descolocado totalmente y ha llegado un punto en que la mente no me funciona con claridad.

Díme algo, por favor. Resuélveme este caso lo más pronto posible, necesito ayuda, una opinión objetiva.

Un beso, espero tu respuesta.

Elena


Bueno, lo que faltaba para empezar el día y la semana... ufff, un caso más que añadir a la lista. Bien, escribo lo siguiente:

Elena,

Sí, claro que me acuerdo de ti. Tu caso es... algo complejo, pero nada que no tenga solución. Déjame que lo estudie y en breve te vuelvo a escribir con una respuesta.

Cuídate.

C. Blenk

No paro de hablar con esa pared



He madrugado y me he asomado a la ventana. Ni dios por la calle. Normal, todo el mundo durmiendo, felices o con resaca. Y yo, sobria y con los ojos aclarados, mirando a ver qué pasa. Un poco pasando de todo.

He llamado a mi amiga (la del gato fugado) pero tenía el móvil apagado. Le he dejado un sms pero aún espero su respuesta. Hace casi un mes que no nos vemos. Tiene uno de esos trabajos que te piden pasarte noches enteras sin dormir. Pero le encanta y es muy buena dentro de su profesión.

Y este domingo debería ser eterno y no acabarse nunca. Porque después de él vendrá un lunes inicio de carreras, trabajos a medio hacer y quejas a media voz.

La gente cuelga banderas de los balcones. Abro la agenda y busco en vano alguna nota suya. Septiembre está vacío, y noviembre, y también diciembre. Mi agenda termina en diciembre. Mi agenda y su historia. Y me llama diciendo que lee mi blog, mes a mes, día a día, y que piensa que en abril ya no le quería. Y hoy, domingo semieterno, me miro en el espejo y me veo dos centímetros más pequeña. Y desearía tanto poder salir a buscarle, y decirle que estoy bastante perdida, que no me lo tenga en cuenta, que ni yo misma sé lo que quiero. Que no entiendo nada. Eliges tu trabajo o me eliges a mí. Ya sabes, si hay algo que odio es tener que elegir. No puedo con eso. Mi vida entera se almacena en un diminuto pen drive. De un lado a otro, sin compromiso, sin ataduras. Y si te acostumbras a vivir así, ¿cómo cambias luego? De memoria externa a disco duro. Demasiado cambio, ¿no crees?

Me gusta inventar comidas, pero luego no sé qué nombre ponerles.

Bowie, cómo me gustaría invitarte hoy a comer...

Ya no peino tu pelo



Pablo me había hablado de aquella caja al poco de ser pareja. La caja de madera, la llamaba él. Me contó que contenía cartas de amor suyas –escritas y recibidas-, algunas fotos y objetos de valor. Me pidió que respetara aquel espacio y que nunca curioseara lo que había en su interior. Sólo me lo pidió una vez, después no volvió a sacar el tema. Y yo tampoco.

Siempre he sido muy curiosa pero con Pablo parece ser que mi sentido de la curiosidad se aletargó, por decirlo de alguna manera. Él era bastante transparente así que no sentí deseos de indagar ni en su pasado ni en su presente, en aquellos momentos compartido conmigo.

El fin de semana que supe que Pablo se había marchado con Lucía recordé de repente la existencia de la caja de madera y decidí quedarme en casa destapando y aireando sus papeles privados. Al principio no me sentí mal pero al cabo de las horas me sentí asquerosamente sucia y sabedora de historias que no me pertenecían. Usurpadora de secretos ajenos. Tal vez por eso me marché de casa, de su casa, en realidad.

Recuerdo que leí los secretos de Pablo mientras sonaba U2. Es curioso cómo hay datos aparentemente triviales que no se olvidan por mucho tiempo que pase. El Pablo que yo conocía era muy diferente del Pablo que se definía en aquellas cartas. La mayoría eran de Lucía, sobre todo e-mails y sms de móvil que él había tenido la paciencia de transcribir a una libreta. Así fue como supe que a Lucía la había conocido mucho tiempo antes que a mí, y que en realidad ella era el gran amor de su vida. ¿El gran amor de su vida? Qué concepto más extraño y genérico.

Pablo se parecía al cantante de Suede...

…miedo de encontrarte de repente…



Miedo de volver a los infiernos
Miedo a que me tengas miedo,
A tenerte que olvidar.
Miedo de quererte sin quererlo,
De encontrarte de repente,
De no verte nunca más.


Malditas canciones.

El futuro es lo de menos, ya lo sabes. Hace algunos meses te habría dicho que es lo más importante. Pero ahora todo es diferente. Ya no miro igual. Ya no bebo el café de la misma manera. Ya no sonrío cuando me piden fuego por la calle. De hecho, ya nadie me ha vuelto a pedir fuego por la calle.

Discutimos. Te gusta la ropa surf, a mí me pierden los vaqueros. Me cabreo cada vez que enciendo la tele porque no puedo soportar a Bebe, Fernando Alonso, Mercedes Milá y compañía. Me encanta Hilario Pino.

Ayer me puse muy triste porque pusieron aquel capítulo de los Simpsons en que Lisa se encariña de un profesor sustituto, el señor Bergstrom. Un tipo increíble. Para mí, es uno de los mejores capítulos. Sobre todo cuando ella le pregunta si puede correr junto al tren en marcha, hasta que se aleje del todo. Está echa polvo y él le deja una nota escrita, doblada y le dice que, cuando se sienta sola, lo único que ha de hacer es leer la nota.

Hay poquísimos señores Bergstrom por el mundo.

Como una vagabunda



Ha salido una canción en este mediodía lluvioso, ruidoso, de tornados en Barcelona y de llamadas recibidas desde Sitges para decirme estoy bien, algo asustada pero ya vuelvo para casa.

Le Métèque, de Moustaki. Una canción que no comprendo –no sé nada de francés- pero que interpreto a mi manera. Algo sé de ella: que trata de vagabundos, exiliados, expatriados y… de amor. Me ha recordado a alguien a quien quise hace años, a pesar de que no tienen ninguna relación entre sí. Alguien que hizo que me aficionara al flamenco, a tumbarme sobre la hierba y a otras cosas.

No volví a saber nada de esa persona. He buscado su nombre en Google pero no aparece. Y eso que tiene un nombre peculiar. Y eso que alguien de su familia es, digámoslo así, popular. Me pregunto qué hará en el presente, cómo se le plantea el futuro.

Me asombra de qué manera se pueden asociar los recuerdos.

Hoy no hay ficción




Nueva Orleans, 6 Sep. (CIMAC).- Una mujer muerta y abandonada por tres días en su silla de ruedas a las afueras del Centro de Convenciones es ya insignia de la vergüenza nacional, Vera yace desde hace tres días en la esquina del centro, como si habláramos de la Quinta Avenida y la Calle Catorce en Nueva York o de la Avenida Insurgentes y la calle Londres en la ciudad de México...

Narraciones es un blog bastante ficticio, supongo que eso se nota. Pero esta noche no me apetece ni fabular ni escribir historias. Lo que está pasando me da asco y vergüenza. No voy a recuperar nunca más la fe en el ser humano. Y creo que como yo, mucha más gente.

El huracán no ha sido lo peor, lo peor han sido algunos cabrones que han quedado con vida para destrozar las esperanzas de otras personas.

(Gracias, Bellota, por este buen artículo)

Hey, Slim. Are you still happy?

Te parecerá algo absurdo y fuera de lugar pero a veces solía decir…

- Anda a mi alrededor.

Y lo hacían con cara extrañada y una leve expresión de incredulidad. Una vez completado el círculo, les preguntaba:

- ¿Has encontrado algo?

Se quedaban sin saber qué responder, tal vez era un acertijo, una broma estúpida…Pero jamás les daba ningún tipo de explicación, ninguna solución, porque no la había. Simplemente había que pronunciar una frase. Después de aquello –era inevitable, pero simpre existía un después- ya no me apetecía más salir a bailar ni destrozarles los sueños. Por lo general, volvía a casa caminando y, era curioso, pero solía llover –antes llovía muchísimo en mi tierra- y entraba en casa con el maquillaje que daba pena y con las ojeras arrastrando tras de mí, como un perrillo.

Me acostaba, inquieta, boca arriba y sin cerrar los ojos. Y pensaba que nadie había sido sido capaz de responder a mi pregunta. Nadie. Ni en la tierra ni el infierno. Luego, cerraba los ojos y, una vez más tranquila, conseguía conciliar el sueño y sujetar un poco aquel exceso de ficción.

Como decían Los Enemigos...




Volví ayer por la noche. He sido incapaz, hasta ahora, de encender el ordenador. Sabía que tenía mil mails y tonterías varias esperándome, acechando el momento justo en que decirme Carol, no cierres los ojos, niña, septiembre ya está aquí hace días, plantándote cara, a ver si puedes soportarlo...

Y ahora, no sé si comprarme una casa de muñecas andaluza, si comenzar la colección de piedras preciosas (ojo al lapisázuli de la primera entrega) o atreverme a con las obras de Agatha Christie.

¿Quién necesita un calendario para saber que ya estamos en septiembre?

Por primera vez en mucho tiempo, reconozco que tengo miedo. Que me asusta no dar la talla, que tengo ese puñetero refrán "quien mucho abarca, poco aprieta" metido en la cabeza, sílaba a sílaba. Que dudo porque tal vez debería haber elegido otro camino y no éste.

- Carol, ¿has estado fuera?
- Sí.
- Joer, no lo parece, no estás nada morena.

Vale, estar de vacaciones supone volver supermorena. Ah, perdone usted. Soy demasiado inquieta para estarme quietecita bajo el sol, además, la playa no me mata. Bueno, las playas de Menorca sí. Porque son las más bellas del mundo.

En fin, hora de dormir.

Tal vez porque fueron su último regalo



Poco importa su nombre, nacionalidad, o el tiempo que hace que murió. De todos los objetos que he visto, el que más me ha impactado ha sido un par de botas. Pertenecen a una cría de cinco años que consiguió salvarse del naufragio del Titanic. Las botas se las había regalado su padre, que no pudo salvar la vida, y ella las guardó durante toda su vida. Eran un regalo. Las llevaba puestas en el momento del naufragio, durante la penosa noche, y una vez pasado todo. Las guardó toda su vida.

Algo tan sencillo como una cría que guarda un par de botas destrozadas durante años. Siempre he creído que los zapatos son importantísimos en la vida. Por eso, es una de las primeras cosas en las que me fijo.

Vencida por el surrealismo



Me ha encantado la exposición París y los surrealistas...

Nota: la obra de arriba es de Mimí Parent, la famosa corbata realizada con cabellos rubios titulada Masculino-Femenino (1959), un icono ya clásico del surrealismo.

And our lives are forever changed



Hoy he recordado un clip buenísimo de los Smashing Pumpkins. Es un claro homenaje a las películas de Méliès y la canción es magnífica.

que aquí alguien no descansa



que tengas buenas noches hoy
y malos sueños para quien prefiera
tenerte muerta que no tenerte nada
que yo te siento cerca y no quiero más nada
que destruir la fortaleza que tapia tu casa

que hoy tengas dulces sueños
que aquí alguien no descansa
pensando cómo rescatarte de tan siniestras garras
que a mí me gustaría ser el graduado que te secuestrara
y huir en autobuses y usar cruces como espadas

que hoy tengas dulces sueños
que aquí alguien no descansa
pensando cómo rescatarte de tan siniestras garras


Esta mañana me he quedado sola.
Me he puesto a leer blogs.
He desayunado.
He hecho la cama.
Me he duchado.
Me he inventado un peinado.
Un nombre y un número de móvil.
He marcado el número pero no existía.
He puesto el único CD de Los Planetas que tengo aquí.
Me han gustado algunas letras.
He entrado en blogger.
Me he puesto a fumar.
He intentado seguir la historia de Olga y Jon.
Me he quedado en blanco.
No he sabido cómo continuar.
Más o menos sé lo qué va a suceder pero no acierto a poner frases.
Iba a salir pero me ha dado pereza.
Hoy hace sol pero nada de calor.
Alguien que está cerca no piensa en mí.
Alguien que está lejos me piensa demasiado.
Y yo no me reflejo en los espejos.
Una mañana en el motor de un autobús.

Pregunto y titubeas



Él me descubrió las mejores tiendas de aquí. Me llevó a la Plaza Nueva y me hizo entrar en una tienda de nombre impronunciable. Ropa muy cool y fashion. A él todo le quedaba de muerte. Tenía un tipazo y una boca de anuncio. Nos metíamos juntos en el probador y me preguntaba: un poco justo, ¿no?. Yo me cabreaba y le ponía muecas. Te queda genial, tío, no seas tonto.

He ido a la Plaza Nueva. La tienda sigue allí. Ahora están de rebajas. Me he comprado unas converse por 25 euros (antes costaban 50, buena oferta). Pero él no estaba conmigo y no he sabido a quién pedirle opinión. La dependienta ni me ha mirado al cobrarme.

He salido con las converse puestas. Hacía frío y en mi maleta sólo hay camisetas de manga corta.

Una vez más, odio tener que elegir.

Amor, idiota



Anoche vi Amor idiota. Estupenda.

Me desperté varias veces a lo largo de la noche. Pensando que las historias de amor deberían acabar así, con un plano desde atrás y con los personajes alejándose despacio. Sin móvil, sin furgoneta y sin marido.

Cuando fumaba en el aeropuerto




Me asomo a la ventana y lo único que veo son montañas verdes y un cielo azulísimo. Colores limpios. Por la noche se ven las luces a lo lejos y no se oye absolutamente nada. Tan sólo mi respiración y el sonido de los trenes de largo recorrido. Siempre que los veo me imagino historias, me pregunto a dónde van, con quién, por qué.

El otro día en el aeropuerto vi un montón de gente sola. Me senté a comer cerca de la sala VIP y me di cuenta de que no era ni mucho menos la única que esperaba sola. ¿Por qué viaja tanta gente sola? Los solos nunca nos hablamos entre nosotros, jamás nos dirigimos la palabra.

- Perdona, ¿me das fuego?
- Te lo daría pero es que en el aeropuerto ya no se puede fumar.

Banda sonora del blog

Las canciones que aparecen en el blog

Follow by Email

Sección reivindicativa

De otro planeta

Carol

La pertenencia, Gema Nieto

Seguidores

Desaparecer