De grupos desconocidos y tardes con el móvil desconectado



A veces me pregunto si volveré a convivir con alguien. Llevo cuatro años viviendo sola y me cuesta imaginarme compartiendo habitaciones, armarios, comida y películas con alguien. No es que me haya vuelto una antisocial sino que me he habituado a hacer lo que me da la gana y respondo sólo a mis mandatos. No sé si es algo bueno o malo. Las costumbres, cuando arraigan, tal vez pueden ser algo peligrosas.

He descubierto un grupo que me encanta, The Limiñanas, que me suenan a alimaña. Me recuerdan a la Velvet, a Serge Gainsbourg y a esos grupillos poperos franceses de los sesenta. Suenan a viejo pero a moderno, no sé si me explico. Me gusta que sean dos y que la chica toque la batería y que no tenga platillos.

Esta tarde me los he puesto en bucle y me he imaginado que tenía una novia rubia y que formábamos un grupo las dos, en plan Raveonettes, o The Limiñanas. Yo me las apañaba con el bajo, que debe de ser fácil de trapichear si no sabes nada de acordes, y con las percusiones. Haríamos versiones y tocaríamos gratis en bares pequeños durante las vacaciones de verano.

Pero nunca he tenido una novia rubia.



2 comentarios:

paola vaggio 22/2/17 12:11  

Qué buena BANDA de dos, me gusta. Gracias por el descubrimiento!
Yo he compartido piso tres meses y tampoco creo que esté preparada para convivir. Cuando te acostumbras a ser salvaje a solas..

Yo quiero una novia peligrosa, que robe coches y lleve pistola. (el color de pelo me da igual, en principio :P)

Carol Blenk 22/2/17 12:41  

PAOLA VAGGIO, está muy bien tu plan de novia, sobre todo lo de que lleve pistola, ¡eso también lo quiero yo! Esta banda de dos cada vez me gusta más :-)

Banda sonora del blog

Las canciones que aparecen en el blog

Follow by Email

Sección reivindicativa

De otro planeta

Carol

La pertenencia, Gema Nieto

Seguidores

Desaparecer