La vida era más fácil o al menos esa era la creencia a la que me aferraba



La vida era más fácil cuando estaban las Cocorosie cantando Terrible angels y todavía nos comprábamos los cedés. No existía Spotify ni otras maravillas pero existíamos nosotros tarareándonos las canciones para hacerlas presente.

La vida era más fácil cuando las Cocorosie aparecieron con sus bigotillos pintados y con sus juguetes infantiles relinchando y cantando como los gallos. Estaban loquísimas pero allí, de pie ante nosotros, nos ponían delante todo su universo extravagante.

La vida era más fácil con las Cocorosie de fondo porque podíamos escribir la historia desde cero, no como ahora, que me da tanto miedo herir a nadie que a veces me trago las palabras sin masticar, incluso las esdrújulas, que son las que más cuestan de digerir.

La vida era más fácil porque las Cocorosie te ayudaban a imaginar tu futuro perfecto pero también el imperfecto. En eso consistía ir avanzando, en ir escuchando canción tras canción y empezar siempre desde la primera sin llegar a cansarte.

2 comentarios:

Paola Vaggio 30/9/16 12:09  

La vida era más fácil, sin duda. Ayer lo comentaba con un amigo. La vida es más fácil si crees en esas fuerzas invisibles de la rutina y de la vida.

Carol Blenk 30/9/16 23:15  

PAOLA,

Pues tendremos que aferrarnos a esas fuerzas invisibles si nos hacen la vida más fácil. El otro día recordé que me compré ese cedé de las Cocorosie, cuando aún se compraban cedés...

Banda sonora del blog

Las canciones que aparecen en el blog

Follow by Email

Sección reivindicativa

De otro planeta

Carol

La pertenencia, Gema Nieto

Seguidores

Desaparecer