La importancia de saber con quién te "enrolas"



Let's all meet up in the year 2000
Won't it be strange when we're all fully grown
Be there 2 o'clock by the fountain down the road
I never knew that you'd get married...


En dos horas he quedado con la primera chica a la que quise de verdad, a mis veintipico, cuando aún pensábamos que en el 2000 la vida sería más fácil montados en coches y patines voladores. Hace siete u ocho años que no nos vemos así que estoy algo nerviosa, bueno, algo no, lo cierto es que lo estoy mucho. Esos nervios de no saber qué ponerte, de hallar el punto justo entre no ir demasiado tirada ni que parezca que vas de boda, ese punto ideal de simular que no te has arreglado pero que todas tus prendas estén perfectamente calculadas.

Y mientras me pregunto qué tal estará físicamente, si seguirá teniendo el mismo delicioso acento mallorquín, si le seguirá gustando la misma música, las mismas comidas... De los veintipico a los cuarenta y pico pasan tantas cosas que no sé si seremos capaces de elaborar un resumen coherente y ordenado o nos explicaremos nuestras vivencias a trompicones.

Siempre he creído que existen dos tipos de ex: con las que jamás te volverías a enrollar y con las que sí. No voy a especificar a qué tipo pertenece ésta ya que creo que ha quedado bastante claro. Tal vez debería cambiar el verbo enrollar por enrolar, que me gusta mucho también: alistarse, inscribirse en la lista de tripulantes de un barco. Enrolarte con una chica, suena genial.

Cielo santo, acabo de caer en la cuenta de que al poco de abrir el blog le pasé mi dirección así que existe una posibilidad entre mil de que ella me lea. Joder. Pues es demasiado tarde, me tengo que duchar y no pienso borrar esta entrada después de haber perdido el tiempo escribiéndola. Que lo que pasa en el blog se queda en el blog, oye.

4 comentarios:

Blau 7/9/16 18:22  

Detective, eso de "delicioso acento mallorquín" es muy mucho evidente jajaja. Ahora, discrepo en tu apreciación de los tipos de ex, no me vuelvo a enrollar, enrolar o empotrar con exes existiendo en el mundo mundial más de 7.000.000.000 personas.

Carol Blenk 8/9/16 20:17  

BLAU,

Jajajajaja, lo sé, lo sé ;)

Bueno, es que hay muchos factores a tener en cuenta: la belleza de la ex, lo sexy que sea, lo buena amante que haya sido contigo... Y, por supuesto, si te duele o no esa historia. Teniendo en cuenta eso, sigo discrepando contigo aunque sí, es evidente que existen millones de personas pero... algunas ex siempre serán especiales.

Anónimo 8/9/16 22:39  

Comparto, hay exes geniales.

Y se puede preguntar qué tal fue el encuentro?

Cris

Carol Blenk 10/9/16 19:58  

CRIS,

Claro que se puede preguntar ;)

El encuentro fue muy muy especial, pude comprobar que ella está casi como cuando teníamos veintipico, igual de preciosa. Recordamos mil situaciones y... hubo algunas confesiones conmovedoras y emocionantes. Un diez sobre diez, vamos.

Banda sonora del blog

Las canciones que aparecen en el blog

Follow by Email

Sección reivindicativa

De otro planeta

Carol

La pertenencia, Gema Nieto

Seguidores

Desaparecer