Siempre te recordaré, Natasha, siempre



De nuevo en casa. Y muy triste porque Natasha, mi querida planta carnívora, se ha muerto. Es la única que no ha sobrevivido a mi ausencia, la he encontrado con las hojas del todo ennegrecidas, con restos de insectos pegados a ella. No ha debido soportar el exceso de calor o tal vez la falta de agua, el caso es que he sentido una pena enorme. Hemos compartido muy poco tiempo juntas pero ha sido muy intenso y ella me ha escuchado muchos días en los que nadie ha estado tan cerca.

Siempre te recordaré, Natasha, siempre.

...................................................................................................................................................................

Estoy nerviosa, mañana tengo cita en una de esas peluquerías modernas en las que tipos tatuados hasta las cejas te peinan mientras suena Sidonie. Me han dicho que te cortan el pelo basándose en tu estilo de ropa así que me han recomendado que me vista en plan "con la ropa que te sientas mejor o más guapa". Qué estrés y qué tensión, me estoy jugando la estética del final del verano y no deseo meter la pata, justo ahora no, por favor.

La última semana en el convento ha sido una pesadilla. No puedo explicar lo que ha sucedido exactamente porque no me implica sólo a mí y siempre he sido muy discreta con las historias ajenas así que no puedo ventilar los trapos sucios de la familia Blenk. Lo único que puedo comentar es que las monjas se despidieron con una misiva escueta y clara:

Apreciada Mary Blenk:

Carolina Blenk no ha demostrado ningún tipo de avance ni mejoría durante estas semanas debido, sin duda alguna, a su total falta de interés y a su carácter extravagante e hiperbólico. 

Atentamente,

Sor Julia

La sra. Blenk ya tuvo cuidado de dejar la carta bien visible sobre el salpicadero del Mini para que yo la pudiera leer. No le hice ningún comentario al respecto, ¿de qué habría servido? Tal vez esperaba que le dijera algo pero nunca soy capaz de expresar mis sentimientos ante ella. La maldita barrera idiomática.

Estoy nerviosa. Por lo de mañana y porque dentro de cuatro días estaré haciendo la maleta de nuevo, en esta ocasión para viajar sola. Quiero huir de casa lo antes posible, antes de que me pille el final del verano.



Banda sonora del blog

Las canciones que aparecen en el blog

Follow by Email

Sección reivindicativa

De otro planeta

Carol

La pertenencia, Gema Nieto

Seguidores

Desaparecer