Elvis sigue siendo nuestro ángel de la guarda y eso es importante porque nos protegerá de todo lo malo, aunque nadie nos crea

Me fui a la cama a las 23:45. Concentración, respiración tranquila y profunda. No podía dormir, demasiado ruido en la calle: la parada de metro cercana, los borrachos soltando sus truenos al viento, los adolescentes agitados retrasando al máximo la vuelta al hogar. Y yo en otra casa, en una cama desconocida con sábanas limpias y frescas. Y yo en un dormitorio ajeno aunque extrañamente acogedor. Qué necesario el dormir de vez en cuando en camas lejanas para reencontrarse a una misma en la primera esquina de los insomnios. La 1:45 y decido soltar el móvil tras hacer el recorrido completo por las noticias de cultura, de tecnología e injusticias varias. Quiero irme a su habitación y pedirle que me abrace, que me ayude a sujetarme porque me estoy escurriendo por los límites del colchón y no quiero hacerme más daño. No me atrevo ni a respirar porque no deseo parecer una intrusa, porque sé que una cama ajena es un hogar exclusivo que merece respeto y distancia. Las cinco de la mañana y ella tampoco puede dormir. Pienso en Ciudad sin sueño, de Morente, no en ese instante sino ahora. Y entonces ella se tumba a mi lado y nos partimos el insomnio como si fuera un bizcocho recién hecho. Y luego me deja entrar en su cama, en su refugio, tras ese pequeño parapeto que parece que nos va a dar un par o tres de horas de sueño. Me desaparece el miedo a los ruidos callejeros y sus brazos me vuelven a acoger como si no hubieran pasado los años, pero ahora sin sexo, sin deseo, sin ninguna violencia ni pasión extrema. Siento que su piel es la misma de siempre, joven y morena, limpia, aunque conozco que también ha sufrido durante este tiempo, al igual que yo. Nos abrazamos todo lo que resta de noche como se abrazan los que se han amado de verdad durante muchos años.

2 comentarios:

Paola Vaggio 4/9/16 20:18  

Elvis :) Voy a pedirle cosas a elvis. Un abrazo

Carol Blenk 4/9/16 20:35  

PAOLA,

Elvis siempre está ahí ;)

Banda sonora del blog

Las canciones que aparecen en el blog

Follow by Email

Sección reivindicativa

De otro planeta

Carol

La pertenencia, Gema Nieto

Seguidores

Desaparecer