El día que se muera Madonna me pienso vestir de negro, podéis reiros que me da igual (pero de esto no trata la entrada)



Cómo bailábamos en los noventa. Salvajes y poseídos del grunge y de los guitarrazos. Atormentados y completos al mismo tiempo.

Hoy he vuelto a cantar. Eso es sumamente importante.

Pensaba en cuánto me repatea que los cantantes o grupos que me gustan se vuelvan reivindicativos social o políticamente. Ya, ya, esto suena fatal pero es así de duro. Comparo los discazos del pasado de PJ Harvey o de Nacho Vegas -por citar un par- con sus últimos trabajos y realmente me parece que han bajado tanto de intensidad como de calidad. Claro que es sólo mi opinión y a ellos les debe parecer genial lo que hacen ahora.


Es que no hay color.

Aparte de estos cabreos musicales que me cojo así, casi sin pretenderlo, hoy he iniciado una nueva investigación. Al regresar a casa he recogido la correspondencia y, al cerrar el buzón, me he dado cuenta de que había una placa nueva en uno de los buzones. El anterior vecino se ha debido de marchar y su lugar lo ha ocupado un nombre de chica. Lo he leído una sola vez y me ha parecido precioso. Uno de esos nombres sonoros y algo excéntricos, por eso lo he retenido sin esfuerzo en la memoria. Nada de Pérez, Martínez, Fernández o Gómez. Una chica sola en el edificio. En el bloque vivimos muy pocos así que tengo muy controlados los posibles cambios.

En mi placa no he puesto jamás el nombre porque siempre me habían recomendado no hacerlo. Una chica que vive sola nunca ha de dar pistas, es peligroso, mejor poner familia de o no poner nada. Y así lo hice, sólo puse el número de piso y la puerta. Además, siendo detective es lo que más me conviene.

Nada más cerrar la puerta de casa he encendido el ordenador y he tecleado su nombre completo en Google. Sabía que encontraría algo, una cuenta en Twitter, un dato en el BOE, un comentario en un foro, tal vez una recomendación en Booking. Ha habido suerte. He hallado nada más y nada menos que su profesión, qué fuerte, resulta que es una tipa algo famosa en los medios de comunicación. No puedo decir nada más. 

He respirado hondo, me he sentido emocionada y nerviosa con el descubrimiento porque, además, he podido acceder a un par de fotos suyas. Me ha parecido increíblemente atractiva.

Los casos nunca se me agotan, he pensado en voz alta.

(By the way, PJ está buenísima en este concierto)

Banda sonora del blog

Las canciones que aparecen en el blog

Follow by Email

Sección reivindicativa

De otro planeta

Carol

La pertenencia, Gema Nieto

Seguidores

Desaparecer