What comes after this momentary bliss



Cuando era pequeña, recuerdo que mi padre me enseñó a comer unas flores pequeñas de color blanco que arrancaba de las ramas de algunos árboles. No acierto a saber si eso pasó una sola vez o si me llevó a comer aquellas flores en varias ocasiones. Sabían muy dulce, creo que había que arrancar los pétalos porque eran lo único comestible. Hace unos días, en una ciudad lejana a la mía, me pareció reconocerlas pero no fui capaz de probarlas, sentí miedo de que no fueran las mismas.

Llevo un buen rato frente al ordenador buscando "flores pequeñas blancas que se comen", "flores comestibles blancas" y frases similares. Puede que la que estoy buscando sea la acacia blanca pero tampoco estoy demasiado segura.

Qué poético me parece que uno de los pocos recuerdos que tengo de mi padre sea que me enseñó la existencia de unas flores que se comen y que saben a perfume. Era algo muy sinestésico.

...................................................................................................................................................................

A veces me gustaría ser una especie de Ben Brooks en chica. Llevar los brazos tatuados y firmar  novelas mientras bebo una cerveza tras otra. Lucir el polo Fred Perry que lleva en las fotos, el que siempre voy buscando. Sería una tipa insoportable, no hay duda.

...................................................................................................................................................................

Ayer conocí a mi nuevo compañero de trabajo. Me pareció muy guapo y también muy gay. AD me dijo que a ella también le había gustado pero sigue avisándome de que el año que viene nos van a echar, finalmente, y que el nuevo será nuestro sustituto. 

AD siempre mete miedo, yo me río de ella y me dice que sí, que esta vez será la definitiva. Y así nos van pasando los años, en la cuerda floja, como las funambulistas sonámbulas.

A mí cada vez me da menos miedo el trabajo.

...................................................................................................................................................................

Esta tarde debería trabajar en mis casos atrasados y estudiar para prepararme el examen del First de inglés. No me apetece ni una cosa ni la otra. No me encuentro bien. Llevo toda la semana con un catarro molesto y hoy no paro de toser. Grandes problemas de (ham)burguesa.

Creo que hoy sería el día ideal para emborracharse. Pero nisiquiera tengo fuerzas para eso.

...................................................................................................................................................................

Siento que debo decidirme. Tomar un camino. Explicarme. Contestarme. Abrir una puerta nueva o fugarme por el tejado pero salir de aquí. Estoy dejando de ser quien soy (quien era) para convertirme en un trozo de hielo y no quiero eso. Cuando eres hielo no hay riesgo, no hay dolor, no hay cuenta atrás, todo es muy fácil. Pero también se renuncia al posible futuro, al posible error, a construir algo, aunque sepas que se va a derrumbar o que no durará demasiado. También renuncias al amor, tal y como lo concibo. Nunca he sido madera, no deseo convertirme en eso, aunque me siga equivocando, a pesar de que me vuelva a ir mal, me siento una traidora de mí misma. No me reconozco. Y duele.

Help me to name it. Como quien arroja una baliza de emergencia desde una barquita en medio del océano.

 

 




8 comentarios:

arponauta 8/5/16 13:32  

pan y quesito las llamábamos en mi barrio, sí, de las acacias.
ser (de) hielo no es nada fácil, se sufre igual y peor.
no para de llover.

Carol Blenk 8/5/16 13:53  

ARPONAUTA, ¿pan y quesito? Me parece un nombre genial. ¿Tú también las comías? Es que no conozco a nadie que sepa de este tema...

Nunca he sido de hielo así que ignoro cuánto se sufre o no, pero me encantaría conocer alguna vez a un hielo que se deshiele y que me cuente.

Aquí tenemos una llovizna tristilla y ligera :)

PD: Igual nunca te lo he dicho pero tienes uno de los blogs más elegantes e interesantes que conozco. Y lo mejor de todo es que no vas de nada por la vida, no como otros/as :)

arponauta 9/5/16 12:58  

sí, comía pan y quesito y volvería a comerlo pero hace mucho que no lo encuentro.
gracias por tus palabras :-) me hacen sonreír.
(lástima no haberte sonreído en directo en la fiesta de farala.)
sigue lloviendo. beso.

Carol Blenk 9/5/16 13:18  

ARPONAUTA, sí, me supo mal lo de la fiesta, a veces voy tan de incógnito que ni yo me reconozco... No te preocupes, la próxima vez que visite Madrid a ver si recuperamos ese momento :)

Besos.

Anna Pont 10/5/16 23:56  

¡Ánimo con todo! (Con los tatuajes, beber cerveza y el polo Fred Perry también) ;)

Carol Blenk 11/5/16 11:46  

ANNA PONT, lo intentaré, sobre todo lo del polo, estoy enamoradísima de esa prenda :)

Paola Vaggio 11/5/16 21:49  

hola :D

El Polo Fred Perry te quedaría genial. Mejor que a Ben Brooks!

Comprendo lo del hielo. Es como que a ciertas edades nada es como era antes? Vamos a tener que aprender.


;)

Me lo ha dicho... ya sabes quien.

Carol Blenk 12/5/16 11:27  

PAOLA ;)

Jajajajaja, bueno, pero es que Ben Brooks tiene mucho tirón, no estoy a la altura...

Lo del hielo es muy complejo de explicat pero sí, tiene relación con eso de que a cierta edad muchas cosas te resbalan y has perdido un poco la inocencia, no sé algo así.

Cuidado, si ... te dice algo, sal corriendo como una bala, no sea que acabes con el pelo rapado :)

Banda sonora del blog

Las canciones que aparecen en el blog

Follow by Email

Sección reivindicativa

De otro planeta

Carol

La pertenencia, Gema Nieto

Seguidores

Desaparecer