And true love waits in haunted attics and true love lives on lollipops and crisps



Si pudiera hablar contigo te explicaría que hoy un chaval al que le doblo la edad ha intentado ligar conmigo, de una manera sutil, sí, pero clara. Se ha despedido de mí dejando un mensaje poético en una pizarra y me ha parecido algo hermoso, debo reconocer que me he sentido halagada a pesar de que mi rango imposibilita cualquier expresión pública relacionada con el afecto.

Te contaría que he pasado la mañana con Elena y su bebé, que hemos reído juntas y que, una vez más, me he dado cuenta de cuánto la quiero, a ella y a su cachorro. Que el amor no resta si es del verdadero así que ahora las quiero a las dos por igual. 

También te confesaría que hoy no he ido al gimnasio porque hacía demasiado frío y he preferido quedarme en el refugiocasa trabajando y poniendo algunas ideas en orden. Que he comprado unos billetes de tren, que he descubierto un libro que deseo tener y que mis vecinos acaban de venir de esquiar y yo, que jamás he ido a la nieve, he tenido que tragarme sus aventuras pijogélidas en el portal de mi edificio.

Puede que te dijera que te echo de menos y que es una catástrofe que esta noche no podamos cenar juntas, ni la de mañana, ni la de pasado, ni la del otro... Puede que me derrumbara mientras suena esa canción de Radiohead que no aparece en ningún disco de estudio, sólo en un directo. Puede que te explicara cómo me gustaría saber tocar la guitarra y montar un grupo y dedicarte algo desde un escenario aunque luego me diera vergüenza reconocer que tal vez ya no tengo edad para hacer esas adolescencias.

Puede que me atreviera a decirte que odio los verbos en condicional y que a veces fantaseo con la idea de que no vas a desaparecer y con que el solo de guitarra de Thom Yorke se alarga hasta el infinito y no se acaba nunca.

Luego me doy cuenta de que sólo tengo los bucles de YouTube o de Spotify para sobrevivir y que sólo soy una más de la lista de números que cuelgan en la entrada de las tiendas para saber cuándo te toca el turno.

Banda sonora del blog

Las canciones que aparecen en el blog

Follow by Email

Sección reivindicativa

De otro planeta

Carol

La pertenencia, Gema Nieto

Seguidores

Desaparecer