No presiento certezas sino una ficción tras otra (el personaje suplanta cada vez mejor a la persona)

Los odiosos ocho a la sesión de las cuatro.
—¿Dos?
—No, una.

Sí, maldito imbécil, una entrada solamente. Voy al cine a que Tarantino me salve de mis demonios y, afortunadamente, lo consigue porque las buenas historias siguen teniendo ese poder sobre mí. Y las buenas bandas sonoras, claro, que aún estoy temblando de gusto al recordar la apertura de la película: nieve y Ennio Morricone. Superad eso. 

Y sé que las cosas son como son. Que a veces voy de listilla y de super tipa que se mueve por el mundo con chaleco antibalas, la que se sabe todos los trucos y todas las estrategias, pero sigo cometiendo los mismo errores o puede que no sean sólo errores sino que debería aceptar que no soy la que aparento ser y que las cosas, aunque son como son, me fastidian soberanamente cuando tomo conciencia de ellas.

Mis amigos se emparejan y tienen hijos. Ley de vida, instintos naturales, eso de la felicidad compartida. Y yo sigo pasando el tiempo con las mismas cosas que hace veinte años. Pongo la música alta, escribo aquí, dejo todos mis proyectos inacabados, jamás terminé el doctorado, lloro por la calle cuando el reproductor está en modo aleatorio y me apuñala sin compasión.

Qué difícil es todo, joder. Qué difícil es todo.

A veces siento que no avanzo. Que si nadie se queda a mi lado será por algo y que ese algo tal vez está en mí, en mi falta de madurez, en mis fantasías, en mis insomnios o en que sigo mirando por debajo de la cama antes de irme a dormir.

Si el monstruo te da miedo para qué le das de comer, o algo así cantaba Christina.

A pesar de que yo nunca le he dado de comer, de hecho, suelo dormir con la pistola bajo la almohada, siempre lista para meterle un balazo. Y un botellín de agua envenenada por si le ataca la sed y se la bebe sin que me percate.

No sé qué debo hacer, cómo seguir, no sé dónde está mi lugar ni si estoy haciendo lo correcto con mi vida. Tal vez eso no se sabe nunca.

Demasiados interrogantes. Mataría por una sola certeza.



Y mi cabeza gira locamente en sentido inverso al que lleva la órbita terrestre y eso me hace equivocarme una y otra vez...

4 comentarios:

noor 18/1/16 08:59  

Últimamente leo blogs en los que sus autoras andan algo perdidas, desorientadas, como si esta época del año, o alguna circunstancia estuviera impregnando todos los blogs que leo, bueno todos no , pero muchos sí, y reflejara también mi realidad.
Yo tengo claro que no haré lo correcto, pero haré lo que deseo, a veces es incompatible, lo que se debe y lo que se quiere.
Señora Blenk a ver si somos capaces de ver una puerta abierta.
Mis mejores deseos.
Besos

Maine 18/1/16 13:42  

Amiga, ése es el error. Ni balazos ni agua envenenada. Trátale con cariño y déjale un platito de leche cada noche. Al monstruo, me refiero. Es la única manera, créeme.

Me haría feliz servirte de consuelo. Cuando me leas, me refiero.


Anónimo 18/1/16 14:12  

"El vacío más útil LAO TSE
Treinta radios hacen el cubo de una rueda, pero lo útil para el carro es su nada (el vacío de su hueco).
Con arcilla se fabrican las vasijas, pero en ellas lo útil es la nada.
Se agujerean las casas para hacer puertas y ventanas..
En el ser está el interés pèro en el no-ser está la utilidad."

Quería comentarte, mi querida Blenk, que pienses en tu ser y en tu no-ser, si estás donde y con quien deseas
Mil quieros
Diley

Carol Blenk 18/1/16 18:21  

NOOR, así que es algo generalizado... Debe de ser por la época del año o tal vez porque este 2016 se parece demasiado al 2015, no sé. Has remarcado algo fundamental: lo que se quiere y lo que se debe hacer, gran dilema. Y, dolorosamente, no suelen coincidir los objetivos.

MAINE, ¿en serio? ¿Debo alimentar al monstruo? Si tú lo dices te haré caso sin dudarlo... No debería fiarme tanto de las letras de la rubia, ¿verdad?

DILEY, llevo todo el día pensando en tus palabras, es cierto lo que dicen pero el problema es que yo no soy nada mística y me cuesta aferrarme a eso, ojalá pudiera. Si fuera cristiana, hiciera yoga o votara a Podemos o al PP seguro que sería más feliz porque tendría algo en lo que creer. Los incrédulos tenemos esto...

Besos a miles.

Banda sonora del blog

Las canciones que aparecen en el blog

Follow by Email

Sección reivindicativa

De otro planeta

Carol

La pertenencia, Gema Nieto

Seguidores

Desaparecer