El lado oscuro de la Navidad (parte... no lo recuerdo ya, hace demasiado tiempo para llevar bien la cuenta)

Hace muchos años solía escribir unos posts titulados El lado oscuro de la Navidad, recuerdo que disfrutaba mucho creándolos, hasta que un día los olvidé y dejé la serie. El año pasado volví a recordar aquellos escritos y sentí algo de nostalgia. A veces noto cierta añoranza al recordarme en el pasado, no porque fuera mejor o peor, no se trata de eso, creo que es más bien porque yo era algo más joven y me sentía más esperanzada.

No me gusta pensar que tengo el futuro escrito o trazado pero ahora admito que tanta incertidumbre me angustia un poco. Mantenerte sobre la cuerda floja puede ser divertido durante un tiempo; si la cosa se alarga, al final puedes llegar a interiorizar que ése es tu estado natural y lo asumes así, sin más.

Igual es que tengo ganas de bajarme ya del tren en la estación definitiva, cesar de hacer un transbordo tras otro.

Hoy es uno de esos días en lo que vuelvo a sentir el lado oscuro de la Navidad. Pero Elena ya no está para emborracharse conmigo en aquella taberna de los viernes por la noche. Faltan demasiadas canciones en la lista. Se han borrado muchas notas. Cada vez tengo más canas. Me da miedo ponerme lentillas. Ya no tengo buen tipo. Ewan se fue a vivir con la finlandesa que tenía el poder de saber con quien te habías liado tan sólo con mirarte a los ojos.

Le dije que, sobre todo, no se enamorara de ella, ni lo más mínimo. Que firmaría su condena, que sufriría un siglo entero, que iba a llorar por las mañanas, que fumaría más, que se volvería más guapo aún, que perdería kilos. Pero sé que Ewan se ha colgado de la finlandesa rubia sol y pálida. Mi pobre Ewan, mi gran amigo.

Y la finlandesa es una errante, una flecha que nunca apunta al mismo lugar.

Ewan, siempre nos enamoramos de quien no debemos y nos jodemos la vida. Tú y yo. Yo y tú.

A mi edad todavía me sangran las rodillas como si fuera una puta cría. Y eso, querido Ewan, pasa cuando te cuelgas de quien no debes. ¿Te acuerdas de cuando imaginábamos que la historia sucedía al revés y se enamoraban terriblemente de nosotros? ¿Te acuerdas? Yo sí. Y aún confío en que me escribas para contarme que a ti te ha pasado.

Y te echo de menos como me echo de menos a mí misma cuando escribía con los párpados.

El lado oscuro de la Navidad está ahí, acechando como un tipo miserable y vengativo...

Y suenan los Pixies tratando de rescatarme.

now there's a hole in the sky
and the ground's not cold
and if the ground's not cold
everything is gonna burn

Banda sonora del blog

Las canciones que aparecen en el blog

Follow by Email

Sección reivindicativa

De otro planeta

Carol

La pertenencia, Gema Nieto

Seguidores

Desaparecer