Je suis Charlie, y todos los lápices del mundo están llorando ahora mismo mientras siguen dibujando como los valientes

Lo que ha sucedido es terrible y no voy a comentarlo porque no es necesario. Todos nos hemos puesto frases significativas y dibujos representativos en nuestros perfiles, en nuestras cuentas de Instagram, de Facebook... Y ya está, y nos sentimos algo mejor porque es como vestirse un poco de duelo por los muertos.

Todos somos culpables, no obstante, de las pequeñas intolerancias cotidianas, y yo la primera, lo reconozco. Los que no toleran a los del Barça porque son del Madrid, los que odian al PP porque simpatizan con Podemos, los que se ríen de los vegetarianos sin entender cómo pueden rechazar un buen bocata de jamón. Las intolerancias de cada día, esas tal vez no causan muertos pero pueden doler muchísimo. Y a mí me estremece darme cuenta de que yo también tengo una parte de culpa.

El amor más fuerte que el odio.


Banda sonora del blog

Las canciones que aparecen en el blog

Follow by Email

Sección reivindicativa

De otro planeta

Carol

La pertenencia, Gema Nieto

Seguidores

Desaparecer