Post en directo de un miércoles, justo en ese momento increíble en el que se acaba la tarde y comienza el "vespre" en catalán, que tanto me emociona

Hoy, exactamente a las 19:31 horas de la tarde he tenido que levantarme, servirme media copa de vino, encenderme un pitillo y poner una canción. Incapaz de concentrarme, he creído oportuno dejar de trabajar en el último caso que trato de desentrañar.

Despistada, descentrada, desmemoriada, des-todo lo que se pueda pensar. Hoy miércoles sería un buen momento para dejarlo todo en pausa y perder la cabeza. Y no hay más. No habría nada más.

Siento que el presente es como el kilómetro cero de Madrid, como un beso con los labios sin pintar, como una lata de Coca-Cola estrujada, como una libreta llena de versos mal acoplados, como mi ordenador con nuevo fondo de escritorio, como un anillo reluciente, como un sujetador rojísimo que sale desbocado del cajón de mi armario.

El presente es eso. Una adolescencia preciosa que me llega loca perdida, saludándome desde un tren en marcha.

3 comentarios:

Paola Vaggio 3/4/14 13:28  

El vespre también es uno de mis momentos preferidos del día, sobre todo cuando empieza el buen tiempo.

Anónimo 4/4/14 11:58  

chica, qué placer leer post así...

Carol Blenk 4/4/14 13:10  

PAOLA, justo eso, sí, el vespre de la primavera, ya apuntando al verano, es delicioso. Para contemplar mirando al último rayo de sol del día.

ANÓNIMO, pues muchas gracias ;)

Besos mil.

Banda sonora del blog

Las canciones que aparecen en el blog

Follow by Email

Sección reivindicativa

De otro planeta

Carol

La pertenencia, Gema Nieto

Seguidores

Desaparecer