Quiero una pastilla que me impida dormir porque necesito 24 horas al día, más que nunca



Nawja está cantando ahora mismo en la dos en un programa de esos modernos presentado por Alaska. Está muy cambiada, lleva el pelo rubio y me da la impresión de que está como muy curtida y triste pero me sigue pareciendo muy sexy. Creo que la han entrevistado pero me lo he perdido, sólo he llegado al final del programa. Ya tengo tele así que estoy aterrizando en la parrilla televisiva como quien lo hace en un país exótico. Aún no estoy acostumbrada a esa banda sonora.

Me gusta mucho este momento de la noche en que me preparo un café y me fumo el último pitillo escuchando una música cuidadosamente elegida. Es la hora en la que todo cuadra, la hora en la que todo sucede de manera casi matemática y regular, aunque no es una precisión fría sino más bien calmada.

A veces dejo la mente prácticamente en blanco, otras se me acelera y hago planes imaginariamente, sabiendo de antemano que serán complicados de cumplir pero no deseo renunciar a ellos. Por ejemplo, uno de ellos es ir a Rovaniemi, y lo llevo arrastrando desde hace siglos. Por aquello de estar esperando la casualidad de mi vida, supongo. La más grande. Qué pesada, escribiendo sobre los mismos tópicos durante años, pero es que es complicado innovar muchas veces. Pronto hará tres años que viajé a Finlandia y no llegué a Rovaniemi, fue imposible, seguramente el destino lo quiso así. No era mi año.

Me planteo ir sola. Como me propongo ir a conciertos sola pero al final siempre me echo atrás y me fastidia enormemente no ser capaz de hacerlo porque me siento pequeña y cobarde. Deberíamos ser capaces de hacerlo todo solos. Pues no. Sigo sin ser capaz de lograr estas metas.

El último disco de Najwa suena en bucle. Es muy electrónico. Muy de no pensar, de besar, de lamer, de enrollarte horas y horas con un cuerpo moreno desconocido y conocido a partes iguales, intrigante, eléctrico, impactante e inacabable.

4 comentarios:

arponauta 20/2/14 00:57  

estuve en Rovaniemi un abril de hace 26 años y sólo recuerdo un frío amanecer mirando patos al lado de un lago: una pata fue violada por varios patos. y yo escribía en un cuaderno con las manos heladas.
ese yo ya no existe, probablemente esa Finlandia tampoco. definitivamente aquellos patos murieron.

Síndrome Coleccionista 20/2/14 10:42  

Si, le hicieron una entrevista, pero creo que no te perdiste nada. A veces las personas enigmáticas es mejor dejarlas detrás de esa máscara. Luego te acercas y te parecen igual de humanas. Pese a eso a mi también me sigue gustando. Y mucho mejor en concierto. El disco no lo he escuchado aun pero has dicho eso de lamer y me han dado más ganas. Yo por las noches también tengo un ritual , pero distinto al tuyo. No fumo, asi que lo sustituyo por té. Ayer me compré con saber a manzana asada y otro a sabor tiramisu. Yo iba buscando otro, pero quizás al igual que otras cosas cuando lo buscas no lo encuentras y cuando dejas de hacerlo lo hallas al volver la esquina. Alguien con quien lamer y beber té de ciruela.

Blau 22/2/14 11:59  

Detective, a mi me costo mucho volver hacer cosas solas. No me gusta. Ni pensar en ir a un concierto, cine, restaurante conmigo mismamente.
Tengo unas ganas tremendas de volver a tener mi ritual nocturno.

Carol Blenk 24/2/14 19:58  

ARPONAUTA, vaya, qué recuerdo más inquietante tienes de Finlandia... Cada vez que se visita un lugar, por suerte, se renuevan los recuerdos. Mi Finlandia fue triste y alegre a partes iguales, por eso quiero volver, para renovar mi recuerdo. Y, por qué no, renovarlo.

SÍNDROME COLECCIONISTA, qué cierto eso que dices de que "las personas enigmáticas es mejor dejarlas detrás de esa máscara", tal vez no se cumpla en todos los casos pero creo que en la gran mayoría. Es bonito tener rituales, a mí me ayuda mucho a estar en calma conmigo o por lo menos a intentarlo. Tengo que volver a tomar té, en realidad es algo que me gusta porque tiene mucho de ritual.

BLAU, cuesta mucho pero al final siempre se consigue. Bueno, o casi siempre, yo nunca he sido capaz de ir al cine sola. No puedo, imposible. Lo hice una única vez y me siento incapaz de repetir. Retoma tu ritual nocturno, es bonito :)

Muchos besos.

Banda sonora del blog

Las canciones que aparecen en el blog

Follow by Email

Sección reivindicativa

De otro planeta

Carol

La pertenencia, Gema Nieto

Seguidores

Desaparecer