Los peores abandonos no son los que tienen lugar en un contenedor



(La imperfección vocal de Chet Baker es la más hermosa de la tierra, siempre me cala como ningún otro).

Eso de que abril era el mes más cruel, ya sabes, por el poema de T.S. Elliot, no es muy cierto, al menos en la vida de una tipa tan terrenal como yo. La experiencia me ha demostrado que es febrero el que manda, para bien y para mal. Febrero es un mes que puede ser muy jodido pero, al mismo tiempo, te puede lanzar de una patada al mismísimo cielo. Las mejores cosas y las peores me han pasado en febrero en los últimos años. Es por eso que me impone tanto, a pesar de que intento ignorarlo con todas mis fuerzas.

Anoche apenas dormí. El día anterior me emborraché y lo combiné con drogas blandas, exacto, todo un ejemplo. A veces sucede esto. A veces no sucede. A veces ni te enteras de que sucede y eso fue justo lo que me pasó. Fui feliz durante muchas horas y no fue impostado sino que realmente lo quise y lo conseguí. Eso me hace pensar que en ocasiones se puede lograr lo que uno ansía y ello te proporciona un vértigo extraño. Como lo de ser feliz ayer. De repente te encuentras fumando con un amigo y explicándole que te habías planteado ser madre, porque te apetece, porque te ilusiona, porque es algo contagioso y resulta que Elena también quiere ser madre y eso a ti te ha impactado mucho porque no se trata de una tipa cualquiera sino de Elena y cuando piensas en todas las batallas que habéis perdido y ganado juntas, te cuesta un poquito aún imaginártela con un cachorro entre los brazos. Los giros de la vida son así, algo más realistas que los de las películas.

Tengo la impresión de que la señora Blenk se está despidiendo de mí poco a poco. Lo llevo pensando desde hace varios días, puede que semanas, porque mi sentido del tiempo está algo descompasado últimamente. Me enseña labores de cuando era joven y todavía no vivía en este país. Por ejemplo, un pañuelo blanco digno de novela de Jane Austen, realmente precioso, con un trazado de hilos que me parece imposible de realizar de lo microscópica que es. O me narra anécdotas de cuando veraneaba junto a sus amigos de la infancia -bastante resumidas porque ella jamás se extiende- para terminar confesándome que era el amor imposible de los tres jóvenes más guapos del pueblo. Y que el verano pasado una amiga común le confesó que uno de ellos, el único que aún vive, jamás la olvidó. Es como si todo me lo explicara para que su historia no se pierda, para que no haya sido en vano como las narraciones que jamás se explican y que, por eso mismo, tienden a desaparecer. Prefiero no pensar en ello de lo duro que me parece.

Al volver a casa he sentido una punzada de tristeza porque en un contenedor de basura alguien había desparramado un montón de libros. Me he quitado las gafas de sol y allí estaban varios ejemplares de las mujeres alteradas de Maitena junto a las aventuras de los cinco, de Enid Blyton. He sentido el impulso de llevármelos a casa de la pena que me ha dado el verlos allí abandonados y, posiblemente, camino de ser triturados, toda una injusticia. A pesar de ello, me he vuelto a poner las gafas y me he marchado sintiéndome una miserable cobarde, incapaz de realizar un gesto heroico de salvación literaria.

Al fin y al cabo, no soy una superheroína, ni jamás lo seré. Ni lo fui.

4 comentarios:

Blau 10/2/14 23:00  

mmmm Detective, sé de un Bar donde se puede ser muy feliz con solo beber el vermut de la casa.

Quieres conocerlo? ;-)

V.M. 11/2/14 11:01  

Bueno... Pues si piensas ser madre, queriendo o no, serás un superheroe tiempo integral!

bekiddo 11/2/14 13:30  

Aquí, febrero, está siendo demasiado lento y frío. Aún así, sabemos con toda certeza, que lo superaremos.

Carol Blenk 13/2/14 17:43  

BLAU, ah, ¿sí? Me encanta el vermut ;)

V.M., creo que es un pensamiento pasajero, uf...

BEKIDDO, demasiado lento y frío, tú lo has dicho, siempre es un mes difícil. ¿Superarlo? Por supuesto, es el año de los valientes, jamás lo olvides...

Besos mil.

Banda sonora del blog

Las canciones que aparecen en el blog

Follow by Email

Sección reivindicativa

De otro planeta

Carol

La pertenencia, Gema Nieto

Seguidores

Desaparecer