Empiezo a llevar una vida responsable y con corbata en el desayuno






Nunca he tenido una televisión propia. Prestadas, regaladas, pero jamás he comprado ninguna con mi dinero. He pasado cuatro meses sin tele y ha llegado el momento de adquirir una nueva, a pesar de que no la he echado demasiado en falta. Esta tarde la he pasado montando una mesa nueva -para la nueva tele, claro- y me he quedado embelesada mirando los tornillos y otras piezas cuyo nombre desconozco tras sacarlas de la caja. No me ha costado mucho montarla y me he sentido bien conmigo misma, un pequeño triunfo dominguero de esos que te hacen pensar que no eres tan torpe, que puedes arreglártelas y que si has podido con una mesa lo próximo tal vez sea algo más sofisticado.

Luego me he dado cuenta de que el mérito no era mío sino de las cabezas pensantes de Ikea. Ellos son los que trazan el plan por ti: las instrucciones, el número exacto de piezas, los agujeros en el lugar correcto. De eso se trata, de preparar previamente las estrategias para después saber cómo debemos actuar y no equivocarnos de camino.

Desde luego que escuchar buenos temas también ayuda a saber hacia dónde se ha de ir, como si tuviéramos el mejor de los mapas en las manos.

Empiezo a pensar
Que no hay un día
Que no quiera verte

2 comentarios:

Blau 3/2/14 13:49  

Carol, yo lo descubrí hace un año. Que gran sensación. Yo viví sin tv 6 meses.
Salud!

Carol Blenk 4/2/14 00:36  

Blau, qué importante es descubrir estas cosas, ¿verdad? ;)

Beso!

Banda sonora del blog

Las canciones que aparecen en el blog

Follow by Email

Sección reivindicativa

De otro planeta

Carol

La pertenencia, Gema Nieto

Seguidores

Desaparecer