Me vi reflejado en ti

Hoy he estado con una amiga repasando hits de los 80 y, de rebote, ha sonado Slave to love, de Bryan Ferry. Hemos recordado inevitablemente la secuencia de Nueve semanas y media y esta noche he vuelto a pensar justo en ese fragmento del film.

La primera vez que la vi era muy joven, demasiado para ese tipo de película porque recuerdo que me dejó muy impactada la relación turbulenta de los protagonistas. Una pareja muy turbia, muy oscura, una historia enfermiza. Pero en el minuto 54:45, aproximadamente, que es justo cuando suena Slave to love, la relación se convierte en algo menos truculento y recuerdo que es un momento que se me quedó grabado en mi memoria adolescente. El típico fragmento que te hace creer en esas teorías de amor arrebatado y sincero que sobrevive a todo. De cuando eres muchísimo más joven y nada se ha vivido con esa intensidad.

Esta noche me he puesto la película y he vuelto a buscar ese punto. El diálogo es sencillamente sublime.

- ¿A las otras también las cuidabas igual que a mí? Responde...

[...]

- ¿Cómo sabías que...? ¿Cómo sabías que respondería como lo he hecho?

- Me vi reflejado en ti.


3 comentarios:

Anónimo 15/1/14 18:42  

oh, sí, cómo me gustaba verla a escondidas. Llámalo corporativismo, pero Slave to love y su baile sincronizado de hombros en Lunas de hiel (Polanski) también se merece un "sublime".
O qué?

arancha

Anónimo 15/1/14 18:43  

y antes de eso iba un ¡cuidado, spoiler!

arancha

Carol Blenk 16/1/14 00:26  

ARANCHA, ¡por supuesto! Un sublime con mayúsculas, es uno de los momentos más increíbles... Y repetimos tema musical. Es maravillosa esa secuencia y ese beso. Todo, un diez.

Banda sonora del blog

Las canciones que aparecen en el blog

Follow by Email

Sección reivindicativa

De otro planeta

Carol

La pertenencia, Gema Nieto

Seguidores

Desaparecer