Los superhéroes suelen llorar el día de Navidad cuando nadie les ve



No me entiendo con ella, literalmente. No hay manera de que aprenda más de dos frases seguidas en castellano y yo, con mi inglés limitado, no puedo mantener una conversación coherente. En la comida de Navidad nos hemos comunicado básicamente con lenguaje corporal y con buena voluntad mas hay un punto en el que me canso de esforzarme y me tengo que marchar.

He caminado unos tres cuartos de hora eludiendo ciertas canciones de mi lista porque sé que deben mantenerse todavía congeladas y no me agrada tentar al destino.

Ha sonado la hipnótica The Reno Poem justo en el momento en que quedaba bien porque iba atravesando una avenida iluminada a rabiar, tanto que he tenido que sacar las gafas de sol a las siete y media de la tarde.

Me he sentido como un superhéroe destronado, al que han echado de la película porque se ha terminado el presupuesto y nadie se hace cargo del proyecto. El superhéroe que ha de abandonar su traje en el camerino porque era prestado. El superhéroe que, cansado de salvar vidas ajenas, se pregunta quién le va a salvar a él ahora, si es que alguien percibe que necesita ser salvado al menos una vez en su vida. Porque desearía saber qué se siente -una sola vez en su historia- cuando alguien te rescata de un incendio, un alud de nieve o una aburrida reunión de trabajo.

Y aquí estoy, cenando frutos secos, un gin-tonic y el primer pitillo del día. La noche del 25 de diciembre, cuando me pregunto cuántos solos o solas como yo estarán en sus casas bebiendo un gin-tonic, comiendo frutos secos y fumando el primer pitillo del día.

Sé que habrá alguien en todo el planeta que lo esté haciendo justo ahora, y eso me reconforta un poco.

La añoranza balear la suplo comiendo queso de Mahón.

3 comentarios:

V.M. 26/12/13 10:50  

Ohh... Si estuvieras más cerquita, te invitaría yo... creo que mi castellano aun me sirve de algo!
Feliz Fiestas, Carol! Un pitillo tbn suele ser buena compañía!

Duna Loves 26/12/13 20:15  

Al final los superhéroes acaban siendo personas como las demás y seguro que tras quitarse la capa después de un día duro también les apetece un gin-tonic y una buena conversación en el idioma que sea.

Felices fiestas :)

Carol Blenk 27/12/13 00:22  

V.M., gracias por la invitación, la intención es lo que cuenta :) Felices fiestas también para ti, por supuesto.

DUNA LOVES, exacto, personas corrientes con un punto de vulnerabilidad. Las buenas conversaciones son uno de los mejores placeres del mundo. Mucha felicidad también para ti.

Besos mil.

Banda sonora del blog

Las canciones que aparecen en el blog

Follow by Email

Sección reivindicativa

De otro planeta

Carol

La pertenencia, Gema Nieto

Seguidores

Desaparecer