Gigantes

El autobús hoy ha cambiado el recorrido y me ha dejado en una calle desconocida, he tenido que andar más rato para llegar a casa y he pasado por rincones de mi ciudad que desconocía. Así te pasa en la vida a veces, que te dejan en un lugar algo inhóspito y te las has de apañar para regresar antes de que oscurezca.

Mientras caminaba, he reparado en la bolsa que llevaba con mi última compra: dos kilos de naranjas. ¿Debe significar algo eso? Pues tal vez debería buscar el sentido, como que siempre se conservan las tradiciones o que lo básico jamás se ha de descuidar.

He comido con mi madre en el último día del año. En las noticias salía la gente en la Puerta del Sol con esas ridículas pelucas de colorines y los cuernos de alce. Y he recordado que yo también lucí una peluca lila en un fin de año en Madrid, desde un balcón precioso. Y al ver a toda esa gente dando saltos y pidiendo sus deseos ante la cámara, se me ha puesto un nudo en la garganta y me he tenido que esconder en el cuarto de baño para llorar. Ha sido una melancolía muy triste. Fuimos muy felices en esa ciudad pero también en otras, lo cierto que en todas.

Como cuando me entró la cabezonería de buscar un piso nuevo porque quería una terraza para hacer barbacoas con los amigos. Y visitamos mil pisos pero ninguno nos gustó así que al final nos quedamos con el que teníamos porque nos dimos cuenta de que era perfecto, que a veces las cosas buenas las tienes delante de las narices pero te empeñas en buscar otras por pura ambición.

O cuando defendíamos a Mourinho y celebrábamos los goles del Madrid delante del mundo entero, colgando una bandera de Corea del Norte en el balcón, y nos nos importaba ir contracorriente porque sabíamos que estábamos en el bando de los buenos.

Tengo dos horas para llorar esta melancolía.

Fuimos dos personajes que se volvieron personas. Y fue hermoso, y fue precioso, y fue todo. Y necesito escribirlo porque el personaje necesita llorar también por lo perdido. Aunque en el fondo no se trata de una pérdida sino de un recuerdo, de una historia ganada.

Antes de esa historia yo odiaba estas fiestas, y ella consiguió que la Navidad estuviera en mi cara de manera que a partir de ese momento ahí se quedó. No volví a odiar estas fechas, me quedó una calma buena después de aquello. Y ahora siento gratitud por ello, porque sé que siempre estará ahí, conmigo, en un rincón de mí.

Es el día justo para cerrar algunos círculos. Para dar gracias por todo lo vivido porque no pudo ser mejor ni más perfecto y es por eso mismo que deseo que el último post del año sea de gratitud y de buenos recuerdos, no de pena negra.

Y tal vez no debería escribir sobre melancolías ahora pero tengo dos horas para mí, para pensar en todo por última vez, para fumar y empezar a emborracharme.

5 comentarios:

arancha O 31/12/13 19:09  

Oh, coño, qué suerte poder fumar. Mira que te leo hace años , pues hoy me has empezado a caer bien. A mí las buenas personas me caen muy bien. Las honestas y las humildes también. Las intrigantes sólo para un rato. Feliz, bueno,honesto,humilde y sexual año. Fuck yeah !

Blau 31/12/13 19:24  

Detective, a por la valentía y lo fácil. El 2014 es el gran año.
Viva el nuevo años.

S 1/1/14 11:50  

Precioso post Carol, y muy generoso, ojalá todo el mundo supiera quedarse con lo bueno de lo vivido, porque como bien dices es una historia ganada, no una pérdida.

A por el año nuevo...

fiorella 1/1/14 17:24  

Feliz año!!!.Quedarse con lo bueno...es lo mejor siempre.Un beso

Carol Blenk 1/1/14 23:44  

ARANCHA, qué bueno eso de que me leas hace años y que justo hoy te haya empezado a caer bien, ¿cuál es el motivo? ¿que soy fumadora? A mí me suele caer bien la gente que fuma, así de primeras, me dan confianza.

BLAU, la valentía y lo fácil, curioso binomio ese... El gran año, me gusta, me gusta :)

S, yo creo de verdad que todo suma o debería sumar, nunca restar. También te digo que las cosas desde la distancia de pueden examinar mejor que en carne viva.

FIORELLA, se trata de eso, justo sólo quedarse con lo positivo.

Los primeros besos del año para vosotros.

Banda sonora del blog

Las canciones que aparecen en el blog

Follow by Email

Sección reivindicativa

De otro planeta

Carol

La pertenencia, Gema Nieto

Seguidores

Desaparecer