El año de la valentía

Hace algunas semanas estuve en el cementerio de Montjuïc, ya lo expliqué en otro post. Hoy he recordado algo que me impacto muchísimo, y es que había unos nichos en los que la maleza había campado a sus anchas, rebentando las lápidas, llenándolo todo de verde de manera que resultaba imposible ver nada que no fuera un retazo de naturaleza salvaje.

En ese momento no lo supe apreciar pero luego me di cuenta de que era la imagen perfecta de que la vida siempre se abre paso, incluso en un cementerio. Brotando del sitio más insospechado y en el momento más impensable.

Atando cabos y pensando en el año que termina por fin, he llegado a una conclusión que formulo a modo de deseo (a algunos de vosotros ya os he hablado de esto así que perdón por la reiteración pero me apetecía compartirlo aquí también).

Mi deseo para este 2014 es, una vez más, que el año que viene siga escribiendo como una bellaca y que vosotros me leáis aún. Seguir vivos y bien, vaya. Algo sencillo pero increíblemente bello.

Y para este año me pega mucho el verbo declarar, ya que tengo la intuición de que va a ser un verbo clave. Intentad declararlo todo: vuestras ideas, el talento, la convicción, la honestidad, la generosidad, la curiosidad, la mirada nueva sobre las cosas, la capacidad de sorprenderos, el amor a quien os guste, el amor a quien os gustó. Declararlo todo como si os hubieran detenido en la aduana, sin miedo, porque sobre todo hay que declarar la valentía.

Éste va a ser el año de la valentía, lo acabo de decidir.



(Una versión de los Tachenko nada navideña que acabo de descubrir y que me ha encantado, por el subtexto precioso que se desprende de los gestos y de las miradas).

3 comentarios:

Carmen 24/12/13 01:42  

En Buenos Aires estuve en el cementerio de la Recoleta. Sentí algo parecido al ver tumbas del S. XIX completamente abandonadas, y atravesadas por yedras y flores.

Me encanta tu propósito. Hay que declararlo todo como antes de cruzar la aduana. Esa frase podría ser una canción.

Mi propósito de este año es abrazar, querer. Es una obviedad, pero la gente no sabe quererse bien. Mi propósito es cuidarme el corazón y cuidar el de los otros.

Y luchar. luchar cada día.

Feliz navidad con minúsculas. Lo que realmente te quiero desear es feliz vida, detective valiente.

Ya estoy de vuelta. El 2014 será el año de Madrid. Ven cuando quieras.

V.M. 24/12/13 17:41  

Pues que venga 2014, que me has contagiado con tu valentia y tengo que aprovecharlo!!
Felices fiestas!

Carol Blenk 25/12/13 21:05  

CARMEN, qué bien saber de ti y saber que sigues luchando, porque siempre has sido una gran luchadora. Gracias por tu deseo, es el más bonito de todos, desear una feliz vida es lo mejor, y ojalá se nos cumpla. Hoy estoy en modo místico, ya ves.

La gente no sabe quererse bien, qué cierto, tú siempre tan lúcida.

A Madrid iré muy pronto, si me vuelvo loca en el 2013 y si conservo un poco de lucidez en el 2014, por supuesto.

V.M., claro que sí, espera el 2014 con toda la valentía posible :)

Muchos besos.

Banda sonora del blog

Las canciones que aparecen en el blog

Follow by Email

Sección reivindicativa

De otro planeta

Carol

La pertenencia, Gema Nieto

Seguidores

Desaparecer