Y si lo de la luna fue un fraude...

Georges Méliès siempre me ha fascinado. Bueno, he de admitir que soy de esas personas que comienzan a ahondar en ciertas figuras o personajes y acaban admirando hasta el aire que respiran. Algo así me sucede con el gran maestro de la ciencia ficción.

La última vez que estuve en Madrid me pasé media mañana en la mejor y más completa exposición sobre Méliès que se ha montado nunca (que yo sepa) y me pareció increíble. Aún hay tiempo de verla, yo sería capaz de volver un solo día únicamente por repetir la visita.

Allí me senté a ver un fragmento de La invención de Hugo (Martin Scorsese, 2011) y, por supuesto, también me atrapó. Esta semana he conseguido ver la película y completar de alguna manera mi revisión de Méliès. Me ha emocionado aunque reconozco que no es el tipo de film que me llega pero estaba el genio francés presente y eso es lo que de verdad me interesaba.

Y ahora hundo mis dedos en mi manta nueva, que imita una piel de mamut o algo similar. Y siempre había soñado con una manta así, de las que te dan tanto calor que acabas con el termómetro estampado en la pared y el mercurio chorreando hasta dejar un reguero plateado fino.

¿A quién le importa Méliès un viernes a estas horas?

1 comentarios:

V.M. 11/11/13 18:40  

Algunos cementérios son más placenteros que cualquier otro sitio...

Banda sonora del blog

Las canciones que aparecen en el blog

Follow by Email

Sección reivindicativa

De otro planeta

Carol

La pertenencia, Gema Nieto

Seguidores

Desaparecer