La voz de Najwa siempre será una de las más bonitas, sobre todo los lunes por la noche

Esas películas de bajo presupuesto cuya localización es en algún país europeo nórdico y civilizado, con nieve, siempre ha de nevar. Los protagonistas son hetero -eso es lo de menos- y se enamoran fatalmente aunque siempre se intuye, desde la primera secuencia, que no podrán terminar juntos. Mucho ruido alrededor, demasiadas historias secundarias entorpeciendo la principal, los típicos argumentos para justificar la ruptura y la distancia inevitables.

A mí hace ya tiempo que no me atraen las películas de final edulcorado y cerrado. Confío más en las de final feliz o triste pero abierto, ha de ser un desenlace sin cerrar porque si no es así no me lo creo. Me resulta más cercano a mi propia vida, supongo.



Lisboa es rara, es una ciudad en la que tengo recuerdos de cosas que no he vivido. Pero eso me hace ir despacito, más tranquila, con dos dedos, torpe, pero acertando las letras que quiero dar. Estoy tranquila, por fin. Al menos ya no siento que me muero por dentro. Eso es bueno. Y tengo ganas, pequeñas, de volver a empezar otra vez. Y olvidarme de que ésta y cualquier ciudad a veces está tan triste como yo. Y notar que estoy cambiando, aunque sólo sea un poco. Bueno, si es mucho, mejor. ¿Has visto qué egoístas nos volvemos cuando estamos solos?

3 comentarios:

V.M. 19/11/13 10:46  

A mí, depende del día... Unos para imaginarselos, otros para disfrutar de una historieta y nada más... ;)

Carol Blenk 20/11/13 18:23  

V.M., claro, justo así, es que al final todos los días son diferentes, por suerte ;)

V.M. 22/11/13 11:08  

Sí! Por suerte!! ;)

Banda sonora del blog

Las canciones que aparecen en el blog

Follow by Email

Sección reivindicativa

De otro planeta

Carol

La pertenencia, Gema Nieto

Seguidores

Desaparecer