Francesca Woodman y morir en el intento

“Mi vida en este punto es como un sedimento muy viejo en una taza de café y preferiría morir joven dejando varias realizaciones… en vez de ir borrando atropelladamente todas estas cosas delicadas…”, se dice que escribió antes de morir Francesca Woodman a un amigo.

A mí siempre me encantaron sus fotos, tan imitadas ahora, tan vulgarmente copiadas por muchas modernillas cámara en mano. Aunque supongo que tiene ese halo maldito de los suicidas, de los que truncaron su vida por decisión propia y no ajena. Y dicen que tuvo un desengaño amoroso muy duro, que rechazaron su obra... Esas cosas jamás se saben porque la única persona que podría explicarlo ya no está.

Creo que tiene instantáneas muy inquietantes pero también algunas sumamente hermosas, como éstas, que son de mis preferidas:








Hoy me da un poco pena todo. Me han descartado en algo en lo que tenía un poco de ilusión a pesar de que en el fondo sabía perfectamente que era un imposible. A veces nos emocionamos con muy poco o nos agarramos a un clavo ardiendo y luego nos duelen las marcas del calor en las palmas de las manos.

2 comentarios:

V.M. 12/11/13 18:54  

Ánimos! Y intenta otra vez, nunca es demasiado tarde para nada (o casi nada!).

Carol Blenk 13/11/13 00:16  

V.M., muchas gracias, desde luego intentaré no rendirme porque tras la rendición no suele quedar nada bueno ni aprovechable.

Un beso.

Banda sonora del blog

Las canciones que aparecen en el blog

Follow by Email

Sección reivindicativa

De otro planeta

Carol

La pertenencia, Gema Nieto

Seguidores

Desaparecer