Tarde o temprano, dolorosa frase



Es como si viviera en un loft porque sólo utilizo una habitación de mi casa, la más grande. He limpiado a fondo, he cambiado los muebles de sitio y me he construido yo misma una especie de lugar de trabajo/comedor/salón bastante bonito.

Esta noche he soñado que me compraba un piso en Madrid, creo que en la zona de las Salesas. Hace años me encapriché con ese barrio, tal vez porque una chica que me gustaba vivía en la calle Almirante y a mí me parecía de lo más total que una calle tuviera ese nombre. Ahora esa chica ya no vive allí, se ha vuelto tonta porque es famosa, qué cosas. Creo que ese barrio ahora ya no es lo que era, demasiado dinero en cada adoquín, en cada portal.

Me sentía ilusionada y contenta, el piso era diminuto, blanquísimo, nuevo, muy soleado, tanto que no me podía quitar las gafas de sol en ningún momento. Para acabar de redondear la historia, trabajaba dando clases de catalán a niños y eso era lo más, divertidísimo. Iba de un lado para otro en una bici azul cielo preciosa, con mis libros en el portaequipajes y un pañuelo azul al cuello (el pañuelo es real, es mi preferido). A los niños sólo les leía poemas en catalán y los tenían que recitar con un acento perfecto. Mi pequeña fechoría era que les enseñaba el catalán mallorquín porque es el que prefiero y, evidentemente, eso no les gustaba a mis jefes.

Creo que no era demasiado buena profesora pero los críos (lo recuerdo perfectamente) acababan adorando hablar en catalán y salían a la calle locos y despeinados de felicidad.

Fin del sueño.

O no. A lo mejor no es una idea tan loca. Mi hermana se ha ofrecido a dejarme dinero para que me vaya a probar fortuna a la capital, para que cambie de aires y me establezca en un sitio especial. Hasta que no vuelva de Francia no puedo pensar en eso.

Lo complicado de esta vida es que no te puedes plantear algunas cosas de verdad hasta que no resuelves otras. Es como un juego de superar etapas. Y algunos somos demasiado impacientes para aguantar sin hacer trampa y sin saltarnos las reglas.

(Últimamente me ha dado por beber una mezcla que me preparo yo misma y que sabe deliciosa: agua, hielo, un buen chorro de limón y hojas de hierbabuena. Necesito una tregua de alcohol).

"Puedo convertir un frutero en un drama", que dijo Dylan una vez. Pues eso.

Banda sonora del blog

Las canciones que aparecen en el blog

Follow by Email

Sección reivindicativa

De otro planeta

Carol

La pertenencia, Gema Nieto

Seguidores

Desaparecer