Sin Roma


A veces una piensa que las cosas están ahí para siempre, inmutables y eternas. Y no es así. Haces una apuesta y la pierdes, como las chicas de la película de Medem. Quiero creer que ellas acaban juntas, que la rusita de piernas de gacela no huye sino que se va con su amor. Quiero creerlo pero en el fondo todos tememos que no es así, que el miedo la paraliza y regresa a su vida. A la de antes de esa noche.

Y una se pregunta también si esa noche fue real, o si lo que es verdaderamente real es el día de antes o el de después.

Y al final, ¿qué es lo real? Lo real es que mi nevera sigue vacía y que no volveré a ir a Roma en mucho tiempo.

2 comentarios:

Maritornes 15/10/13 20:03  

A lo mejor vamos a Roma antes de lo que pensamos. Nunca se sabe

Carol Blenk 18/10/13 19:20  

Maritornes, pues es cierto eso, sí, los giros de la vida son afortunadamente imprevisibles.

Banda sonora del blog

Las canciones que aparecen en el blog

Follow by Email

Sección reivindicativa

De otro planeta

Carol

La pertenencia, Gema Nieto

Seguidores

Desaparecer