Que te regalen una postal en mano es precioso cuando cae en lunes pero el jueves ya se te ha desvanecido el efecto y necesitarías más dosis de autoestima o lo que sea para caminar más alto



He cenado leche con colacao y galletas. Qué cena más poco elegante. Qué escueta. Qué nada. Mi pereza me impide cocinar algo más complejo, de hecho, mi pereza vital ha logrado que hoy no recordara que tenía que ir a trabajar y me han llamado desde la oficina para recordarme que debía acudir, como cada mañana. Al abrir los ojos no sabía qué día de la semana era, podía ser martes o sábado, pero no jueves desde luego.

Es mi cuarto día con el parche. La gente me sigue mirando pero creo que ya empieza a darme igual. He aprendido a vivir con sólo el 50% del encuadre, mi perspectiva está más sesgada que nunca pero creo que incluso lo prefiero porque ahora sólo miro hacia la mitad del mundo que me interesa, la que sale en blanco y negro.

Hoy me ha dado por pensar en los flashbacks, los cinematográficos, no las analepsis literarias. Sobre todo en los que tienen como función explicar hechos del pasado sin los cuales no podemos comprender el presente.

Por ejemplo, el flashback de Casablanca. Lo peor que te puede pasar en la vida es que te dejen sin darte un motivo, como le sucede a Rick. Gracias a la retrospección, entendemos qué pasó realmente para que Ilsa se comportara de ese modo. Las historias no cambian el desenlace tan fácilmente.

Qué escalofrío me acaba de dar al ver que en lo que acabo de escribir hay una pista que conecta a Nat King Cole con Casablanca. Ha surgido sin pensarlo.

Y nadie sabrá cuál es la conexión secreta.

Banda sonora del blog

Las canciones que aparecen en el blog

Follow by Email

Sección reivindicativa

De otro planeta

Carol

La pertenencia, Gema Nieto

Seguidores

Desaparecer