Que me guíe el minotauro, por favor lo pido



Suelo apuntar en una libretita todas las películas que me interesan, ya sean recomendaciones de amigos o descubrimientos que hago detectiveando. Hoy he visto una película muy buena, muy indie, muy cierta: Joven y alocada (2012), de la chilena Marialy Rivas. Despertó bastante revuelo y fue premiada en Sundance, que suele ser una garantía. No voy a poner enlaces para verla online porque ahora esto está muy vigilado y sólo falta que me cierren el blog (vuelvo a recordar que convivo con un lince bebé clandestino, así que bastante dosis de ilegalidad tengo ya en mi propia casa).

(Reflexión: si esta película en lugar de ser chilena y modesta fuera americana y la hubiera firmado cualquier director modernillo seguro que ahora estaría súper valorada y sería archiconocida, pero no).

La historia de Daniela puede ser la de la muchas personas. Te crees que tu camino es uno y luego resulta que es otro bien diferente. Los sentimientos son muy complejos a veces y en momentos puntuales de la vida ello te puede hacer tambalear de la cabeza a los pies.

¿Y si de repente me gusta un chico? ¿Qué pasaría? Si empiezo a sentir que pienso en él por las mañanas al despertarme y justo cuando me voy a dormir. Si tengo ganas de preguntarle qué tal le ha ido el día o simplemente qué va a cenar. Es un chico. Y yo no soy hetero en absoluto. ¿O eso es lo que había pensado hasta la fecha? Si fantaseo con sus labios y con acariciar su espalda o si me imagino que vamos a cenar juntos y me enciende un cigarrillo mientras nos emborrachamos en una terraza.

Y todo se complica si el chico me parece atractivo. Y se lía aún más si él escribe que te mueres y si sabe siempre cómo encontrar la canción perfecta que me toque ahí, en el estómago, que es donde comienza todo.

Y el colmo de los dramas es saber que el chico -el chico hetero que te gusta a ti, chica bollo- tiene novia y que por ti no siente nada más que una conexión de amiga confidente especial.

Salir de un bollodrama para meterte en un heterodrama.

En resumen, los asuntos de los sentimientos son muy complejos y en estos momentos de mi historia siento -lo voy a confesar aquí y ahora- que cada día que pasa es como si fuera para mí el penúltimo. Y creo de verdad que esto es algo realmente hermoso.

Banda sonora del blog

Las canciones que aparecen en el blog

Follow by Email

Sección reivindicativa

De otro planeta

Carol

La pertenencia, Gema Nieto

Seguidores

Desaparecer