La muerte más bella es la que sucede en el espacio

Preparo una maleta y compruebo, desesperada y cansada, que la cremallera no cierra. Llenamos las maletas de "por si acaso" en un 50% o más del contenido. El resto lo compone lo que realmente necesitamos y nos vamos a poner. Te llevas cuatro pares de pantalones y al final te pones cada día vaqueros; o acabas desgastando -una vez más- tu camiseta favorita mientras que el resto de blusas se columpian aburridas en las perchas del hotel. Cargas con tres novelas a sabiendas de que no vas a leer ni un solo día.

Y así con la vida. Siempre pensando en el "por si acaso", teniéndolo en cuenta como si fuera lo principal. Qué desgaste. Qué poco productivo al final.

¿Para qué tanto? Aferrarse a lo antiguo, a lo de antes, a lo que ya no sirve porque crees que te va ayudar como si de una red se tratara y tú fueras un trapecista. Así funcionan las historias lineales, las que contienen giros previsibles y tópicos, pero no las que te harán sentir vivo.

Por eso tal vez me gustan tanto las historias de astronautas.

3 comentarios:

Síndrome Coleccionista 7/10/13 19:21  

Siempre dijeron que era bueno abandonar el lastre del globo para que subiera más y más en el cielo...

arponauta 7/10/13 20:10  

impresionante entrada, Carol, me ha removido entera, más de lo que ya estaba, gracias y beso.

Carol Blenk 8/10/13 17:36  

Síndrome Coleccionista, pues sí, eso habrá que hacer, subir más y más...

Arponauta, qué amable, gracias, a mí también me removió escribirlo. Supongo que es bueno.

Besos.

Banda sonora del blog

Las canciones que aparecen en el blog

Follow by Email

Sección reivindicativa

De otro planeta

Carol

La pertenencia, Gema Nieto

Seguidores

Desaparecer