Quiero ser cosmonauta pero creo que ya no estoy a tiempo

Ahora mismo hay tanto silencio en mi casa que puedo oír el tic tac del reloj de la cocina sincronizado con el teclear en el portátil. Septiembre me pesa toneladas de indiferencia y, curiosamente, de emoción.

Cierro los ojos y desaparece el ruido. Se esfuma todo.

De repente, ya es mañana y estoy desayunando en uno de mis sitios preferidos de Madrid, en la panadería de la calle Infantas (esquina con Barbieri), uno de los lugares más acogedores que conozco.

Siempre, siempre, siempre te preguntan cómo deseas la leche en el café: caliente, templada o fría. Me parece exquisito. La chica, dependiendo de la elección, te la escancia con una habilidad increíble.

Desayuno sola y me siento bien. Un breve pero intenso momento de felicidad.

Abro los ojos, vuelve a ser hoy, esta noche. Y mi pequeña casa sigue emitiendo los sonidos nocturnos del principio, el reloj, el teclado, y también percibo la nevera.

Comparo. No entiendo demasiado mi situación ahora mismo.

Y evito pensar. Cierro la cremallera de pensar. La subo hasta arriba y me meto en la cama.

Lo único que me dejo pensar es una canción para dormir.





7 comentarios:

arponauta 5/9/13 10:16  

el silenco de mi casa es (post)nuclear.

desayuno ahora mismo, sola y sin leche (siempre fría).

quizás estés a tiempo de leer Los autonautas de la cosmopista, yo estoy en ello.

beso perdido.

Blau 5/9/13 19:18  

Detective, no me agrada desayunar sola, las poquísimas veces que lo he hecho apresuro el momento. Debería mejorar eso de mí :-)

Carol Blenk 5/9/13 23:50  

ARPONAUTA, silencio postnuclear? suena brutal, aunque no sé si es bueno o malo. Siempre me pregunto qué desayuna la gente que no toma ni leche ni café, es una duda que me surge. Tomo nota del título, me ha parecido muy bonito.

BLAU, es súper importante saber desayunar solo, o comer o cenar. Si lo consigues, ya tienes medio camino hecho.

Besos.

arponauta 6/9/13 11:58  

(me falta una 'i' en 'silencio'.)

desayuno té :-)

el silencio (post)nuclear es inquietante, ni bueno ni malo, a veces una bendición, a veces el desasosiego. mi casa siempre tiene este silencio, en verano más si cabe.

Carol Blenk 6/9/13 13:07  

ARPONAUTA, claro, té, era previsible :)

Ya, el silencio es complicado, hay que saber gestionarlo. A mí depende del día puede salvarme o... destruirme. Todo es cuestión de saber por dónde irán los tiros ese día.

Beso.

Anónimo 9/9/13 22:09  

Que genial: "Y evito pensar. Cierro la cremallera de pensar. La subo hasta arriba y me meto en la cama.

Lo único que me dejo pensar es una canción para dormir."


La Orgullosa 2013

Carol Blenk 14/9/13 21:35  

Orgullosa, la imagen de la cremallera me gusta mucho, es que realmente es así como funciona a veces la mente.

Besazo.

Banda sonora del blog

Las canciones que aparecen en el blog

Follow by Email

Sección reivindicativa

De otro planeta

Carol

La pertenencia, Gema Nieto

Seguidores

Desaparecer