A los monstruos se les vence matándolos de hambre

Hoy me han dado una mala noticia de trabajo que me estoy intentando tragar a base de crema de orujo y pitillos. Preocupante es mi alcoholismo nocturno. Aunque también preocupante es el acompañado en otras ocasiones. A veces me caigo mal, no me soporto, y me soporto menos cuando me leo.

Estoy harta del exterior, hastiada de todas esas flechas que me apuntan y que trato de esquivar lo mejor que puedo. Una sólo se salva del exterior embalándose con una buena coraza, tratándote como si fueras la cristalería más cara.

El insomnio acarrea sueño a la hora de fregar los platos y eso es terrible. Pequeños dramas. A veces es tan nocivo no pensar como hacerlo en exceso.

Cuanto más has de cargar la batería del móvil, más está envejeciendo el dispositivo. Los objetos también se cansan de estar ahí, al pie del cañón, día tras día. Y me canso yo también de estar en guardia madrugada tras madrugada.

Puede parecer que estoy triste o abatida. Puede. Aunque eso no es lo que más pesa. Es el desengaño absoluto de no entender muchas de las tramas de mi historia. Como si el creador hubiera sido el guionista más inútil del equipo, el que trabajó drogado perdido y yo, heredera pasiva, recibí el guión en pleno pecho.

Mataría por escribir como lo hacía en el 2005. Con los dientes y con las pestañas bien fuertes. No podemos volver a lo que fuimos, por suerte o por desgracia.

Harta del exterior. Cabreada del exterior. Dándole patadas al exterior para que me deje en paz de una maldita vez.

El momento que salvo del día de hoy ha sido esta mañana con mi psicóloga, al decirle que ya he terminado la novela y que aparece en ella justamente una psicóloga. Nos hemos reído las dos, como entendiendo que ese personaje es un guiño. Me he apresurado a decirle que en el fondo esa psicóloga no tiene ningún peso narrativo, que está ahí un poco de florero. Y nos hemos reído todavía más.

La risa nos salva, por suerte.

2 comentarios:

Anónimo 9/9/13 22:14  

Un abrazo enorme desde el cansancio exterior.
La risa no se puede acabar y tampoco el saber que cuentas conmigo.
Yo también me emborracho( je,je.

También quiero decirte: TODO IRÁ BIEN,a pesar de los pesares...

La Orgullosa !

Carol Blenk 14/9/13 21:34  

Orgullosa, gracias una vez más por hacerme sonreír... Borrachera conjunta ya.

Besos mil.

Banda sonora del blog

Las canciones que aparecen en el blog

Follow by Email

Sección reivindicativa

De otro planeta

Carol

La pertenencia, Gema Nieto

Seguidores

Desaparecer