No perdamos los referentes, por favor (si algún día dejan de gustarme los Pixies, méteme un balazo en medio del pecho)


Quiero un tocadiscos, hoy lo he decidido. Tengo uno -en casa de mi madre- que forma parte de esas minicadenas ochenteras pero deseo algo mejor, con más calidad de audio y que no tenga esa estética anticuada.

He recibido una edición preciosa en vinilo de los Pixies así que es la excusa perfecta para comprarlo. Uno de los discos tiene un color anaranjado que me ha vuelto los ojos ácidos perdidos de la emoción y el otro es sencillamente hermoso.

Y la felicidad es eso. Caminar cuarenta y cinco minutos bajo el sol en busca de un paquete francés para, una vez en casa, destapar un puñado de canciones que sabes que jamás te van a soltar de la mano.

Tumbarte al sol de doce a una y levantarte sin mirar a nadie porque has decidido que ahora lo más importante es volver a caminar en línea recta.



now there's a hole in the sky
and the ground's not cold
and if the ground's not cold
everything is gonna burn...

2 comentarios:

Ingrid 3/7/13 08:32  

Qué bien, así luego podrás hacer guateques :-) Pero necesitas unos discos de guateque también, claro... de Massiel y eso. Esos ya son más difíciles de conseguir ;-)

besotes

p.s. ¡es muy bonito el disco naranja!)

Carol Blenk 4/7/13 01:40  

INGRID, sí, sí, tengo muchas ganas de montar un guateque pero hay que pensar muy muy bien la música :)

El disco naranja es precioso, la verdad es que es todo un objeto de culto, es como un santo grial musical!

Besazos mil!

Banda sonora del blog

Las canciones que aparecen en el blog

Follow by Email

Sección reivindicativa

De otro planeta

Carol

La pertenencia, Gema Nieto

Seguidores

Desaparecer