Mi madre me compra semillas de sésamo para desayunar, como si yo fuera un pajarillo



Mediados de julio. Me veo a mí misma tumbada en una camilla. El anestesista es colombiano, muy guapo pero nada creído, y me habla de sus vacaciones en Andalucía, lugar que adora. El cuerpo no me pesa apenas nada, mi boca se relaja, mis miembros flotan. Me pregunto cuánto tiempo estaré allí y si habrá valido la pena operarme la miopía.

Puede que así vea con más claridad mi vida.

………………………………………………………………………………………

Confieso que no he leído Rayuela. Y estos días, por fin, me he decidido a leer esa gran obra, citadísima y subrayadísima. Si no la he leído antes no ha sido por ningún motivo en especial, tal vez porque siempre me ha dado algo de pereza. Cuando me hablan demasiado de algo en concreto, suelo alejarme de ello porque deja de sorprenderme o de llamarme la atención. Soy más de secundarios desconocidos.

No sé si es buena idea lo de cargar con Rayuela cerca de los cuarenta, siempre me dijeron que esa obra te marca cuando eres un adolescente torturado. Bueno, creo que aún tengo posibilidades porque siempre que he visitado París ha sido de soltera así que todavía puede hacerme daño, en caso de que algún día viaje bien acompañada.

………………………………………………………………………………………

A veces, al pasar por ciertas calles de Barcelona a solas, ya de noche, tengo miedo de perderme. Entonces recuerdo que dejé un rastro de semillas de sésamo para saber volver porque mi madre me las metió en el bolsillo de la cazadora con una nota secreta: para que nunca te pierdas, Carol.

Y logro volver a casa aunque bastante tarde, sacudiéndome el miedo poco a poco.


8 comentarios:

Ingrid 21/5/13 19:44  

¿Sabes? Yo tampoco he leído Rayuela :-) Y eso que también voy hacia los cuarenta... ;-)
Besos

Carol Blenk 21/5/13 19:55  

INGRID, ¿en serio? Si una chica culta e inteligente como tú no ha leído Rayuela eso significa algo, sin duda. A mí me hace feliz porque sé que voy a descubrir una obra de arte :)

Besazos!

J. Oliva 22/5/13 09:55  

Rayuela es una de mis novelas favoritas. te va a encantar, ya verás. La Maga podría perfectamente dejar migas de sésamo para encontrarse por las calles de París...

Anónimo 22/5/13 10:00  

¿Y qué libro no te marca cuando eres un adolescente torturado?

Disfrútalo :)

Carol Blenk 22/5/13 13:10  

JULIO, ¿sí? Ya tengo ganas de empezarlo, a ver si mis pequeñas obligaciones diarias me dejan un hueco para arrebujarme (adoro este verbo) tranquila a leer...

ANÓNIMO, jaja, ciertísimo, ¿existen los adolescentes no torturados? :)

Besazos gigantes!

Amicus 24/5/13 00:13  

Uf, Rayuela... lo intenté, te juro que lo intenté, pero hay un libro escondido para cada momento, y creo que elegí mal el suyo, seguro. No pude acabarlo.

Un abrazo, detective ;)

C 24/5/13 21:17  

No sé que hay aquí, que me gusta tanto. Creo que es tu voz...

Carol Blenk 26/5/13 20:59  

AMICUS, en secreto: a mí me está yendo genial para dormir ;) Pero voy a ser paciente, a ver si me engancha...

C, gracias por tu comentario.

Besos!

Banda sonora del blog

Las canciones que aparecen en el blog

Follow by Email

Sección reivindicativa

De otro planeta

Carol

La pertenencia, Gema Nieto

Seguidores

Desaparecer