En Roma nunca hay espacio para caminar pero tu alma es libre, te lo inspira Morrissey

Hay días en que pienso que si fuera chico me gustaría parecerme a Morrissey.


Aunque sólo lo siento así cuando me apetece imaginarme de cuarenta para arriba. Si cierro los ojos, me veo joven para siempre y entonces sólo puedo pensar en uno de los más bellos.


No tengo sueño y me he puesto a editar un vídeo. Ingredientes, un amanecer muy débil con una canción estupenda que acabo de recuperar gracias a que alguien ha buscado en Google un título que usé hace un año para uno de mis posts. Cuando lo he terminado me he quedado parada, ¿qué voy a hacer con él? Otro día le daré salida, aunque sólo sea por el tema musical.

Mi deformación profesional me ha hecho preguntarme quién se habría puesto a buscar justo esa frase en Google así que he ido a la entrada y, de repente, he comprobado que todo encaja, que tal vez las cosas no pasan porque sí sino que todo tiene un sentido más profundo.

Las horas me pasan sin tener tiempo de hacer todo lo que deseo hacer. Eso debe de ser una buena señal, como me dijo alguien no hace mucho, Carol, tú eres una chica de recursos, con inquietudes, jamás te vas a aburrir.

Reclamo el derecho al aburrimiento de vez en cuando.

Esta noche, mientras fumaba el penúltimo pitillo he recordado una canción de Morrissey que hacía siglos que no escuchaba. Tremenda, bastante melancólica, sublime en su voz. Sólo en su voz. Hay canciones que no podrían ser covers de otros. Como ésta.

Mi intuición me ha chivado que debía recordarla aquí esta noche porque lo mismo nos trae suerte en lo que nos preocupa como, por ejemplo, que yo pueda quedarme sin trabajo pasado mañana. Dicen que cuando explicas las pesadillas, éstas no se cumplen sino que se evaporan y desaparecen sin dejar rastro. Por eso quiero nombrar mi pesadilla del viernes para que no se cumpla, aunque comprendo que la mía es la de millones de personas. Y yo no voy a ser la más privilegiada.

La canción me la he puesto unas cuantas veces mientras leía la letra en inglés. Sigo adolesceando.

Versión original de Dear God please help me

Versión con orquesta, más dramática pero bastante interesante

Para acabar, esta estrofa me parece increíble, ¿cómo se puede expresar justo eso en tres líneas?

And now I am walking through Rome
And there is no room to move
But the heart feels free


O tal vez es que simplemente me he flipado. Demasiados estímulos antes de ir a dormir.

4 comentarios:

Anónimo 18/4/13 10:15  

Ya sabemos que el alma es libre...o no..independientemente del lugar donde se encuentre.
Pero Roma siempre donde al menos sentirse libre.
Y que decirte de Morrissey...es mejor escucharlo y sentirlo.
besos
saluditos extremeños

Carol Blenk 19/4/13 01:12  

Anónimo, pues sí, de acuerdo en lo del alma libre aunque a veces nos lo pongan dificilísimo.

Morrissey, muy grande, mucha su compañía.

Besos mil.

Ingrid 19/4/13 18:34  

A mí también me hace mucha compañía...
Besos, detective.

Carol Blenk 20/4/13 00:14  

Ingrid, me alegro de que compartamos a Morrissey ;-)

Besazos!

Banda sonora del blog

Las canciones que aparecen en el blog

Follow by Email

Sección reivindicativa

De otro planeta

Carol

La pertenencia, Gema Nieto

Seguidores

Desaparecer