Las conductoras rubias de autobús son todas preciosas si llevan gafas de sol y tú también las observas con gafas de sol



Ayer jueves subí al autobús y ella conducía. Hoy, viernes, ha vuelto a llevarme a casa. Es halagador pensar que es una chica bonita la que te conduce a casa, sobre todo si en el autobús sólo hay tres viajeros, cuatro contigo.

La conductora rubia luce una melena sin un sólo rizo y siempre lleva gafas de sol, jamás le he visto los ojos. Me saluda con un hola y me mira fijamente por el retrovisor -lo intuyo, lo sé, lo asumo- mientras me siento en una posición cómoda para seguir observándola.

Nunca charla con los pasajeros ni masca chicle, como suelen hacer el resto de conductores. No parece feliz pero tampoco amargada. No sabría calcular su edad, que debe de estar entre los 28 y los 35. Formidable.

...........................................................................................................................................

Hoy ha tenido un desliz brevísimo y rubio: se ha acariciado un mechón de pelo justo cuando sonaba esta canción en mi cabeza. Creo que lo sabe todo.

2 comentarios:

carmenjuanromero 13/1/13 18:14  

Ay, ojalá lo sepa.

Carol Blenk 18/1/13 19:11  

CARMENJUANROMERO, ummm... quién sabe, a lo mejor algún día volvemos a coincidir y entonces... :)

Banda sonora del blog

Las canciones que aparecen en el blog

Follow by Email

Sección reivindicativa

De otro planeta

Carol

La pertenencia, Gema Nieto

Seguidores

Desaparecer