Carta para Sara, deseando que algún día vuelva a abrirse un blog, que la blogosfera ya no es lo que era sin ella



Querida Sara,
Te debo esta carta desde hace mucho tiempo, demasiado, tal vez. Finalmente me he decidido a escribirte hoy —precisamente hoy, 2 de octubre— porque es el aniversario de mi blog y he pensado que podría hacerte ilusión la coincidencia, ya sabes, yo soy mucho de azares y encuentros.
Ocho años de blog en los que he perdido y he ganado equipaje. Conocerte a ti, sin duda, ha sido una de las partes del equipaje más preciosas que he recogido en este trayecto. Ha habido etapas en las que hemos estado más cerca y otras más lejos, inevitablemente, pero eso no ha impedido que te tuviera siempre presente, como algo valioso. Dichosa la gente que te puede llamar para tomar una cerveza porque te tiene lejos; y sí, ya sé que Murcia —Andalucía, Extremadura y Murcia, unidas, algún día dominarán España, siempre lo digo y, si no, tiempo al tiempo— no es Australia pero es complicado coincidir a pesar de que últimamente nos hemos visto con bastante frecuencia.
Las personas como tú son un gran tesoro y poder contar contigo es algo que no se puede comparar con nada. Saber que siempre estás ahí, que te puedo escribir o llamar porque vas a entender mis cuitas como nadie es un alivio para el alma. Poca gente se comporta como tú, de una forma tan honesta, tan limpia y tan sincera. Ah, e inteligente, ya sabes, mi admiración está ahí, por todo lo que has conseguido, todo lo que has luchado y que te has ganado porque eres una tipa lista. Alguien que habla latín y griego merece que me quite el sombrero, aunque suene a copla la rima.
Te debía la carta, Sara. Te debía los halagos porque me has ayudado mucho durante este tiempo difícil. Pero también te la debía porque sí, porque hay sentimientos que jamás se han de dar por sobreentendidos y si mañana desaparezco a causa de un cataclismo, por ejemplo, todas estas palabras nunca llegarían hasta ti y resultaría imperdonable.
Va por ti el octavo aniversario de blog, para que siempre estemos en contacto como durante todo este tiempo. Y va por ti para pedirte que jamás cambies, porque si hubiera más personas como tú el mundo funcionaria mejor, eso está claro. Bueno, y también te dedico la celebración porque somos familia, cuñada.
Y nada, no me alargo más. Te dejo una foto de la Kitty, que te manda un beso emocionada y una canción que espero que te guste tanto como a mí.

4 comentarios:

neiren 4/10/12 13:08  

Yo conocí a esta chica cuando llegó a Barcelona. Me encantaba. Le perdí la pista y de repente me encuentro esto y sé perfectamente por qué le escribes. Le perdimos la pista hace años. Me alegra saber que sigue por ahí. Un saludo

Anónimo 5/10/12 18:58  

preciosa la carta

Pau, Valeria & co. 6/10/12 19:32  

Vaya sorpresa encontrar esto aquí. La echamos de menos.

nieves 9/10/12 15:03  

Brava.
Saludos
Nieves

Banda sonora del blog

Las canciones que aparecen en el blog

Follow by Email

Sección reivindicativa

De otro planeta

Carol

La pertenencia, Gema Nieto

Seguidores

Desaparecer