Día 7

Al quitar el mantel, tras la comida, se ha caído al suelo un vaso de agua. Como siempre digo -es mi refrán inventado favorito- una cagada de tres segundos implica un trabajo de media hora.

El vaso debía de ser de un duralex con aspiraciones de diamante, a juzgar por los cientos de pedacitos que he tenido que barrer.

La anécdota me ha hecho reflexionar. De qué forma nos vemos a veces obligados a emplear nuestro tiempo y nuestro esfuerzo en limpiar las acciones equivocadas de nuestra vida, como romper un simple vaso.

Hoy hace una semana de...

3 comentarios:

Paola Vaggio 10/8/12 20:21  

Te han echado bronca las monjas por lo del vaso?
La verdad es que sí, en la vida en general también se puede aplicar lo de una cagada de tres segundos implica un trabajo de mayor tiempo para solucionarla.

Por aquí está todo bien. Un beso, detective

Carol Blenk 10/8/12 23:04  

PAOLA, las monjas han sido muy benévolas aunque esta tarde he tenido que lavar a mano las cortinas de la cocina, un rollo. He aprovechado para hacer un poco la gitanilla con la manguera ;)

Besos, aviadora...

nieves 11/8/12 14:52  

De media hora cómo poco...a veces toda una vida. Ya te digo...
Saludisimos
Nieves

Banda sonora del blog

Las canciones que aparecen en el blog

Follow by Email

Sección reivindicativa

De otro planeta

Carol

La pertenencia, Gema Nieto

Seguidores

Desaparecer